Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urgencias y cuidados intensivos

ABSTRACTS

Evolución clínica largo plazo después de la cirugía del neumotórax espontáneo causado por ampollas y bullas pulmonares en perros: un estudio retrospectivo y multicéntrico (AVSTS Research Cooperative)

Howes CL, Sumner JP, Ahlstrand K, Hardie RJ, Anderson D, Woods S, Goh D, de la Puerta B, Brissot HN, Das S, Nolff M, Liehmann L, Chanoit G.
J Small Anim Pract. 2020 Jul;61(7):436-441

  • El objetivo del estudio era informar de las características clínicas y la tasa de recurrencia del neumotórax espontáneo secundario a ampollas y bullas pulmonares tras el tratamiento quirúrgico en una gran cohorte de perros, además de valorar los posibles factores de riesgo de recurrencia y describir el resultado final.
  • Se revisaron retrospectivamente las historias clínicas de los casos de neumotórax espontáneo, manejados quirúrgicamente entre 2000 y 2017 en varios centros veterinarios asociados a AVSTS (Association of Veterinary Soft Tissue Surgeons) . Se registraron las reseñas de los animales, la presentación clínica, las imágenes diagnósticas, la cirugía, los hallazgos de histopatología y la evolución de los pacientes. El seguimiento se realizó valorando los registros médicos de los pacientes y el contacto telefónico.  Se identificaron y revisaron los registros de 120 perros con neumotórax tratado quirúrgicamente, y 99 casos apropiados para análisis estadístico exploratorio.
  • La media de seguimiento fue de 850 días (rango: 9-5105 días). Las tasas de supervivencia a dos y cinco años fueron 88,4% y 83,5%, respectivamente. Hubo recurrencia en 14 de 99 perros (14,1%) con un seguimiento adecuado, con una mediana de tiempo hasta la recurrencia de 25 días (1-1719 días). El análisis de regresión sugirió un mayor riesgo de recurrencia en las razas gigantes (cociente de riesgo = 11,05, intervalo de confianza del 95%: 2,82-43,35) y con un aumento del peso corporal (CRI = 1,04, intervalo de confianza del 95%: 1,00-1,09). De los 14 perros con reincidencia, seis fueron sometidos a eutanasia, dos murieron por causas relacionadas con el neumotórax y seis se sometieron a un tratamiento adicional, de los cuales cinco se resolvieron.
  • La supervivencia a largo plazo de los perros con neumotórax espontáneo controlado quirúrgicamente de este estudio fue buena y se asoció con un bajo riesgo de recurrencia. Los perros de raza gigante y el aumento de peso corporal fueron las únicas variables identificadas en este estudio como posibles factores de riesgo de recurrencia. El resultado para los perros con recurrencia que se sometieron a una segunda intervención también fue favorable
ABSTRACTS

Prevalencia de periodo y tasas de mortalidad asociadas con la hipocolesterolemia en perros y gatos: 1.375 casos

Tan AWK, Epstein SE, Hopper K.
J Small Anim Pract. 2020 Aug 7

  • El principal objetivo del estudio era determinar la prevalencia de período de la hipocolesterolemia y las tasas de mortalidad asociadas en perros y gatos en un hospital universitario. Un objetivo secundario era identificar los trastornos asociados con la hipocolesterolemia.
  • Se revisaron los registros médicos de un período de 5 años con el objetivo de identificar hipocolesterolemias, determinar la gravedad de la hipocolesterolemia y su tasa de mortalidad asociada. Una vez identificados los registros médicos de animales con hipocolesterolemia moderada a severa (<2.59 mmol/L ó 100 mg/dl en perros, <1.81 mmol/L ó 70 mg/dl en gatos) fueron analizados más a fondo. También se identificaron animales con hipocolesterolemia adquirida en el hospital.
  • De todos los registros evaluados, entre 16.977 perros y 3.788 gatos tenían al menos una medida de colesterol, y la prevalencia de período de hipocolesterolemia fue del 7,0% en perros y del 4,7% en gatos. La tasa de mortalidad de los perros y gatos hipocolesterolémicos fue del 12% en ambas especies, lo que fue significativamente más alto que el de los animales con colesterol sérico normal. El grado de hipocolesterolemia se asoció significativamente con la mortalidad. Los perros, pero no los gatos, con hipocolesterolemia adquirida en el hospital tenían una tasa de mortalidad más alta que los que se presentaron con hipocolesterolemia. En ambas especies, las enfermedades de los sistemas hepático, gastrointestinal y linforeticulares fueron los más comúnmente asociados con la hipocolesterolemia. En cuanto a los procesos fisiopatológicos, las enfermedades infecciosas y neoplásicas fueron las más comúnmente asociadas. El linfoma estaba sobrerrepresentado entre los perros con neoplasia.
  • En este estudio, la hipocolesterolemia no se identificó como una anormalidad frecuente, pero se asoció con la mortalidad y podría ser un indicador de pronóstico negativo. No se esclarece si la hipocolesterolemia es simplemente un marcador de la gravedad de la enfermedad, o si tiene efectos fisiológicos activos que contribuyen a malos resultados clínicos.
ABSTRACTS

Pronóstico y etiología de las concentraciones sanguíneas de glucosa anormales en perros valorados en un servicio de urgencias veterinarias

Hagley SP, Hopper K, Epstein SE.
J Vet Emerg Crit Care 2020 Sep 8

  • El objetivo del estudio era determinar la prevalencia de las anomalías de la glucosa en perros no diabéticos que se presentaban en una sala de urgencias veterinarias y su asociación con enfermedades subyacentes, la administración previa de glucocorticoides y la mortalidad en general.
  • Se planteó un estudio monocéntrico y retrospectivo desde enero de 2013 hasta diciembre de 2014 en un Hospital Universitario. Se revisaron los registros médicos de los perros que tenían una concentración de glucosa en sangre medida dentro de las 6 horas de su ingreso en el hospital. Se identificaron 660 perros en los que se registraron los datos acerca de medicamentos administrados antes de la toma de muestras de sangre, la presencia de shock, el diagnóstico clínico final y la supervivencia. La hipoglucemia y la hiperglucemia se definieron como una glucosa en sangre <80 mg/dL y >120 mg/dL, respectivamente. Los pacientes diabéticos fueron excluidos del estudio.
  • Se encontró hiperglucemia en el 40,1% de los perros, e hipoglucemia en el 9,0%. La hiperglucemia se asoció más a menudo con enfermedades gastrointestinales, traumatismos, neoplasias y enfermedades respiratorias. Las enfermedades más comunes asociadas con la hipoglucemia fueron la sepsis, la enfermedad gastrointestinal y la neoplasia. Los perros en estado de shock o con hiperlactemia tenían valores de glucosa en sangre más altos que los perros con perfusión normal y concentraciones de lactato en plasma normales (P = 0,016 y P < 0,0001, respectivamente). La mortalidad fue mayor en los perros con hiperglucemia (33,2%, P = 0,03) o hipoglucemia (44,6%, P = 0,0024) en comparación con los que tenían normoglucemia (24,9%).
  • El estudio concluye que la disglucemia en los perros no diabéticos evaluados en una sala de urgencias está asociada con una tasa de mortalidad más alta que la de los perros de la misma población con normoglucemia. En esta población de perros, la hiperglucemia fue común y puede representar una respuesta al estrés.
ABSTRACTS

Una investigación preliminar sobre la asociación de la concentración sanguínea de cloro y la morbilidad y mortalidad en perros hospitalizados

Libin MB, Weltman JG, Prittie J.
Vet Med (Auckl). 2020 Jul 15;11:57-69

  • El objetivo de este estudio era valorar la concentración sanguínea de cloro y la lesión renal aguda (AKI) adquirida en el hospital (intrahospitalaria) en perros hospitalizados. Otros detalles valorados fueron la carga de cloro ajustada según el volumen de fuido administrado (VACL), la mortalidad intrahospitalaria y la duración de la estancia en la UCI.
  • Se trata de un estudio prospectivo y observacional realizado desde febrero de 2018 hasta julio de 2019. Se incluyeron 60 perros que ingresaron en la UCI y recibieron terapia de fluidos por vía intravenosa durante más de 24 horas. Las concentraciones de cloro corregido y creatinina se obtuvieron dos veces al día. Se registró el volumen total de fluido intravenoso y la carga total de cloro administrados. La VACL se calculó dividiendo el cloro administrado por el volumen de fluido administrado. La AKI intrahospitalaria se definió como un aumento de la creatinina de ≥ 0,3 mg/dL o del 150% desde el valor basal hasta el máximo medido. También se registró la supervivencia o la no supervivencia hasta el alta hospitalaria y la duración de la estancia en la UCI.
  • Quince de 60 pacientes desarrollaron una AKI intrahospitalaria. El valor máximo de cloro corregido medido fue significativamente diferente en el grupo con AKI (mediana 122.3 mmol/L) vs. el grupo sin AKI (mediana 118.1 mmol/L; p=0.0002). Seis de los 60 pacientes desarrollaron hipercloremia. Los pacientes hiperclorémicos fueron significativamente más propensos a desarrollar una AKI intrahospitalaria (p=0.03). Los pacientes hospitalizados ≥2 días en la UCI tuvieron una concentración máxima de cloro significativamente más alta comparado con aquellos con una estancia más corta (121.8 ± 5.9 mmol/L vs 117.5 ± 4.3 mmol/L; p=0.002). Ocho de 60 pacientes no sobrevivieron hasta el alta hospitalaria. Las concentraciones máximas de cloro corregido y creatinina no fueron significativamente diferentes entre los sobrevivientes y los no sobrevivientes. El VACL no fue significativamente diferente entre los grupos de perros con AKI o los que murieron.
  • El estudio concluye que la concentración máxima de cloro corregido fue significativamente más alta en perros con lesión renal aguda adquirida en el hospital, incluso entre los perros sin hipercloremia. Además, las concentraciones máximas de cloro corregido fueron significativamente más altas en los perros que estuvieron hospitalizados en la UCI más tiempo en comparación con los hospitalizados menos de dos días. No hubo diferencias significativas en el VACL en ninguno de los grupos.
ABSTRACTS

Evaluación del tamaño de la sección transversal del orificio uretral después de un procedimiento de uretrostomía perineal en gatos machos

Segal U, Shani J, Zemer O, Joseph R.
J Small Anim Pract. 2020 Jul 26

  • Los objetivos de este estudio fueron: 1) Evaluar el tamaño de la sección transversal del orificio uretral inmediatamente y 12 días después de un procedimiento de uretrostomía perineal. (2) Evaluar la correlación entre el tamaño de la sección transversal y la formación de estenosis durante un período de 6 meses después de la uretrostomía perineal.
  • Se incluyeron 24 gatos machos con enfermedad del tracto urinario inferior felino que no respondieron al tratamiento médico y se sometieron a una uretrostomía perineal. El tamaño de la sección transversal del orificio uretral se estimó por el mayor tamaño del catéter urinario (medida Fr) que era posible insertar fácilmente a través del sitio de la uretrostomía. Este tamaño se midió en tres momentos diferentes: Pre-operatorio , inmediatamente post-operatorio  y 12 días post-operatorio. Se evaluaron la recurrencia de la obstrucción urinaria y la formación de estenosis en el sitio de la uretrostomía durante un periodo de 6 meses después del procedimiento quirúrgico. Se calcularon las probabilidades de recurrencia de la obstrucción tomando como base un tamaño ≤ 8Fr y > 8Fr en inmediatamente post-operatorio.
  • La obstrucción urinaria y la estenosis del sitio de la uretrostomía ocurrieron en 5 de 24 (~20%) de los gatos operados en un promedio de 92 ± 25 días después de la uretrostomía perineal. El tamaño de orificio varió de 6 a 10 (mediana 10) Fr en inmediatamente post-operatorio y de 4 a 10 (mediana 8) Fr en 12 días post-operatorio. Hubo una disminución significativa de 0,15 ± 0,09 mm2 del área de la sección transversal del orificio uretral a los 12 días postoperatorio en comparación con las medidas tomadas inmediatamente después de la operación. Las probabilidades de obstrucción urinaria postoperatoria de los casos ≤ 8Fr en inmediatamente post-operatorio (área de sección transversal del orificio uretral intraoperatorio igual o superior a 5,5 mm2) y en los casos > 8Fr en inmediatamente post-operatorio fueron del 44 y del 6%, respectivamente. En todos los casos (tres gatos) en los que el catéter fue de 6Fr inmediatamente post-operatorio se documentó la recurrencia de la obstrucción.
  • El mayor tamaño del catéter urinario que es posible insertar durante la cirugía es un método simple para evaluar el tamaño de la sección transversal de la uretrostomía. Algo de contracción del diámetro del orificio uretral durante la fase de curación de la herida es esperable. La obstrucción urinaria postoperatoria es más probable en los casos en que el orificio es < 8Fr en inmediatamente post-operatorio.
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del uso de plasma fresco congelado en 121 gatos (2009-2016)

Lane WG, Sinnott-Stutzman VB.
J Vet Emerg Crit Care (San Antonio). 2020 Jul 9

  • El objetivo de este estudio era documentar las indicaciones para el uso de plasma fresco congelado (PFC) en gatos, las dosis administradas y la frecuencia de las reacciones adversas a las transfusiones (RAT).
  • En un gran centro veterinario urbano de urgencias veterinarias, se diseñó un estudio observacional retrospectivo (de enero de 2009 a noviembre de 2016) en el que se identificaron 121 gatos con propietario que recibieron PFC. Se registraron la reseña del anima, la(s) indicación(es) de la transfusión, dosis, proteínas plasmáticas totales pre y post transfusión, tiempo de protrombina, tiempo de tromboplastina parcial activada, posibles RAT, el proceso primario de la enfermedad y resultado final.
  • Después de la transfusión, hubo un aumento de la presión arterial por Doppler (media pre 99,5 ± 30,8 mm Hg; post 108,5 ± 32,5 mm Hg, P = 0,027). Los gatos tuvieron una probabilidad significativamente menor de estar predispuestos a coagulopatía después de la transfusión (P < 0,001). Las indicaciones más comunes fueron la sospecha de coagulopatía (n = 105, 83%), hemorragia (n = 45, 35%), e hipotensión (n = 32, 25%). La dosis media fue de 6 mL/kg (rango intercuartílico = 3 mL/kg) y se correlacionó negativamente con el peso corporal (r = -.598, P < 0.001). En 17 de 108 (16%, intervalo de confianza [IC] del 95%, 10-24%) gatos se identificaron posibles RAT a las transfusiones. El aumento de la temperatura corporal fue la RAT más común en 11 de 108 (10%, IC del 95%, 5-18%), seguido de taquipnea/disnea en 8 de 108 (7%, IC del 95%, 3-13%). Los procesos de enfermedad primaria más comunes incluyeron enfermedad hepática (n = 41, 34%), neoplasia (n = 19, 16%) y sepsis (n = 15, 12%). La mortalidad general fue del 54%. La mejora de los tiempos de coagulación se asoció con un aumento de las probabilidades de supervivencia (odds ratio = 2,4; IC del 95%, 1,1-5,3; P = 0,023).
  • En este estudio, las indicaciones clínicas para las transfusiones de PFC son comparables a las reportadas en los perros; sin embargo, la dosis de mL/kg es menor. La coagulopatía y la presión sanguínea mejoran significativamente en la post-transfusión. Las posibles RAT fueron tan frecuentes como las reportadas en transfusiones de glóbulos rojos en gatos y se clasificaron como leves.
ABSTRACTS

Xenotransfusión de sangre de perro a gatos: una revisión de 49 casos y sus resultados

Le Gal A, Thomas EK, Humm KR.
J Small Anim Pract. 2020 Mar;61(3):156-162

  • Este estudio trata de describir el uso de un protocolo de xenotransfusión y el resultado de la xenotransfusión en los gatos receptores, y evaluar si el dueño recordaba la xenotransfusión.
  • Se incluyeron los gatos a los que se les administraron xenotransfusiones en dos hospitales entre enero de 2016 y julio de 2018. Se registró el protocolo de la xenotransfusión, la causa de la anemia, el grupo de sangre, el hematocrito (PCV), el volumen de la transfusión, las reacciones a la transfusión, el PCV 12 horas después de la transfusión y la supervivencia hasta el momento del alta. También se preguntó a los propietarios de los gatos supervivientes para determinar si recordaban que se había realizado una xenotransfusión.
  • Cuarenta y nueve gatos se sometieron a una xenotransfusión. Las causas más comunes de anemia fueron la pérdida de sangre durante una cirugía (n = 17), anemia hemolítica inmunomediada (n = 14) y neoplasia (n = 14). La media de PCV antes de la transfusión era del 10%. La media de PCV 12 horas después de la transfusión fue del 25%.  Seis gatos (12%) tuvieron reacciones de la transfusión febriles no hemolíticas, y 10 gatos (20%) murieron o fueron sacrificados dentro de las 24 horas de la xenotransfusión. En 25 de los 39 gatos (64%), se produjo una reacción hemolítica retardada a la transfusión que se manifestó con ictericia en 15 gatos después de una mediana de 1,9 días y con suero hemolítico en 19 gatos después de una mediana de 2 días. De los 18 gatos vivos a la semana de ser dados de alta, 15 (83%) seguían vivos a una mediana de 173 días después de la xenotransfusión. Todos los propietarios contactados recordaron que sus gatos habían recibido una xenotransfusión.
  • Según los datos del estudio, la xenotransfusión de glóbulos rojos caninos a los gatos es posible, aunque debe esperarse una reacción hemolítica entre 1 y 6 días después de la transfusión.
ABSTRACTS

Síndrome de las vías respiratorias braquicefálicas: manejo de la complicaciones respiratorias post-operatorias en 248 perros

Lindsay B, Cook D, Wetzel JM, Siess S, Moses P.
Aust Vet J. 2020 May;98(5):173-180

  • A medida que aumenta el número de perros de razas braquicefálicas, hay un mayor incidencia de la corrección quirúrgica del síndrome de las vías respiratorias braquicefálicas (brachycephalic airway syndrome BAS).
  • El objetivo de este estudio fue describir la incidencia y las estrategias para el tratamiento de las complicaciones respiratorias postoperatorias de los perros braquicefálicos sometidos a la corrección quirúrgica de uno o más de los componentes del BAS. Se revisaron de forma retrospectiva los registros médicos de 248 perros braquicefálicos tratados quirúrgicamente por BAS para obtener información demográfica, los procedimientos realizados, las complicaciones postoperatorias y el tratamiento seguido, el tiempo de hospitalización y la necesidad de una cirugía posterior.
  • Las razas más comunes fueron Pugs, Cavalier King Charles Spaniels y Bulldog inglés. Los perros que experimentaron alguna complicación eran de mayor edad (la media fue de 5,5 años, en comparación con 4,1 años [P < 0,01]). En total, 58 perros (23,4%) tuvieron complicaciones que incluyeron: disnea manejada solamente con oxígeno suplementario (7,3%, n = 18), disnea que requirió anestesia y reintubación (8,9%, n = 22), disnea que requirió tratamiento con una traqueotomía temporal (8,9%, n = 22), neumonía por aspiración (4%, n = 10), y paro respiratorio o cardíaco (2,4%, n = 6). Cinco de los 22 perros que requirieron anestesia y reintubación empeoraron en las 12 o más horas después de la recuperación anestésica postoperatoria. La tasa de mortalidad general en este estudio fue del 2,4% (n = 6). La edad, existencia de patologías de las vías respiratorias concurrentes y la presentación en situación de emergencia fueron predictores significativos de complicaciones postoperatorias.
  • Los datos del estudio muestran la importancia de que exista una estrecha vigilancia veterinaria durante un mínimo de 24 h después de la cirugía. Se debería considerar realizar la intervención quirúrgica para los perros sintomáticos de BAS a una edad temprana y como un procedimiento electivo, para así reducir el riesgo de complicaciones postoperatorias.

 

ABSTRACTS

Análisis retrospectivo de 736 casos de vólvulo - dilatación gástrica

Song KK, Goldsmid SE, Lee J, Simpson DJ.
Aust Vet J. 2020 Jun;98(6):232-238

  • El objetivo del estudio era identificar los factores que influyen en la supervivencia de los casos confirmados de vólvulo - dilatación gástrica (VDG) presentados a los hospitales de referencia y de urgencias especializados.
  • Se buscaron las historias clínicas de los casos confirmados de VDG admitidos en dos centros de remisión y urgencias emergencia especializados entre julio de 1999 y julio de 2019. Se revisaron un total de 736 casos de VDG, de los cuales 460 fueron tratados quirúrgicamente y 276 perros fueron eutanasiados de forma humanitaria.
  • Los índices de supervivencia de los perros operados por cirujanos generales y especialistas fueron del 81,7% y 88,7%, respectivamente. Tanto la gastropexia incisional como la gastropexia con colgajo seromuscular fueron clínicamente efectivas en el tratamiento del VDG, sin diferencias significativas en las tasas de supervivencia. Las tasas de mortalidad intraoperatoria para los cirujanos generales y los especialistas fueron del 7,0% y el 2,9%, respectivamente. Las probabilidades de mortalidad en perros operados por cirujanos generales fueron 2,03 veces superiores que las de los cirujanos especialistas. Las probabilidades de mortalidad en perros presentados entre las 3:00 am y las 9:00 am fueron 3.57 veces superior a las de los perros presentados entre las 9:00 am y las 9:00 pm. Las probabilidades de mortalidad en los perros en los que la duración desde el momento de la presentación hasta la finalización de la cirugía fue de más de 3 h fueron 2,53 veces superiores a las de los perros en los que el tiempo transcurrido fue igual o inferior a 3 h.
  • Estos resultados sugieren que el tiempo de admisión está relacionado de forma estadísticamente significativa con la tasa de supervivencia. Así mismo, los perros operados por cirujanos especialistas tuvieron una tasa de supervivencia significativamente mayor en comparación con los operados por cirujanos generales. Se aconseja que los clínicos deberían intentar estabilizar y completar la corrección quirúrgica del VDG lo antes posible para disminuir la mortalidad.
ABSTRACTS

Factores que afectan la supervivencia en el momento del alta en 53 gatos diagnosticados de uroabdomen: un análisis retrospectivo de un único centro

Hornsey SJ, Halfacree Z, Kulendra E, Parker S, Kulendra N.
J Feline Med Surg. 2020 Jun 23

  • El objetivo de este estudio fue evaluar los resultados en gatos diagnosticados con uroabdomen en un solo centro de referencia.
  • Entre junio de 2003 y septiembre de 2016 se identificaron 53 gatos a los que se les había diagnosticado uroabdomen en un hospital clínico universitario. Los datos recopilados incluyeron la reseña del animal, los signos clínicos en la presentación, la etiología, la ubicación de la ruptura del tracto urinario, la presencia de lesiones concurrentes, el resultado del urocultivo, la presencia de urolitos y los valores de hematocrito, creatinina y potasio en la presentación. Se incluyeron tanto los gatos sometidos a tratamiento médico como quirúrgico, y se registró el uso de catéteres urinarios, tubos de cistotomía y drenajes abdominales. Se determinó si los pacientes sobrevivieron al alta o si se les practicó la eutanasia o murieron.
  • El 74% (n = 39) de los gatos sobrevivieron al alta. Las elevaciones de creatinina (P = 0,03) mostraron estar significativamente correlacionadas con la supervivencia en el momento del alta. El sexo, la edad, la ubicación de la ruptura, la presencia de urolitos, el resultado del urocultivo, la presencia de lesiones concurrentes, el potasio y hematocrito en la presentación no se asociaron con la supervivencia en el momento del alta. No hubo diferencias en la supervivencia entre los gatos que fueron tratados médica o quirúrgicamente.
  • Los autores concluyen que los gatos que desarrollan uroabdomen tienen una buena probabilidad de sobrevivir. En el momento de la presentación deben evaluarse los valores electrolíticos y bioquímicos, además de la presencia de lesiones concurrentes.