Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urgencias y cuidados intensivos

ABSTRACTS

Etiología y pronóstico de perros con concentraciones anormales de glucosa en sangre evaluados en una servicio de urgencias

Hagley SP, Hopper K, Epstein SE.
J Vet Emerg Crit Care. 2020 Sep;30(5):567-573

  • Este estudio determina la prevalencia de las anomalías de la glucosa sanguínea en perros no diabéticos que se presentan en una sala de emergencias veterinarias y su asociación con los procesos de la enfermedad subyacente, la administración previa de glucocorticoides y la mortalidad en general.
  • Se planteó un estudio retrospectivo en un hospital universitario en el que se revisaron las historias clínicas, del periodo enero de 2013 hasta diciembre de 2014, de perros con una concentración de glucosa en sangre medida en las 6 horas siguientes a su presentación e ingreso al hospital. Se registraron los medicamentos administrados antes de la toma de muestras de sangre, la presencia de shock, el diagnóstico clínico final y la supervivencia. La hipoglucemia y la hiperglucemia se definieron como una glucemia <80 mg/dL y >120 mg/dL, respectivamente. Los pacientes diabéticos fueron eliminados del análisis. Se incluyeron un total de 660 perros
  • Se encontró hiperglucemia en el 40,1% de los perros e hipoglucemia en el 9,0%. La hiperglucemia se asoció con mayor frecuencia a enfermedades gastrointestinales, traumatismos, neoplasias y enfermedades respiratorias. Las enfermedades más comunes asociadas a la hipoglucemia fueron la sepsis, la enfermedad gastrointestinal y la neoplasia. Los perros en shock o con hiperlactatemia tenían valores de glucosa en sangre más altos que los perros con perfusión y concentraciones de lactato en plasma normales (P = 0,016 y P < 0,0001, respectivamente). La mortalidad fue mayor en los perros con hiperglucemia (33,2%, P = 0,03) o hipoglucemia (44,6%, P = 0,0024) en comparación con los que tenían normoglucemia (24,9%).
  • Según los datos de este estudio, la existencia de disglucemia en perros no diabéticos evaluados en urgencias se asocia con una tasa de mortalidad más alta que la de los perros de la misma población con normoglucemia. La hiperglucemia en esta población de perros fue común y puede representar una respuesta al estrés.
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del uso de plasma congelado en gatos en 121 gatos: 2009-2016

Lane WG, Sinnott-Stutzman VB.
J Vet Emerg Crit Care. 2020 Sep;30(5):558-566

  • Este estudio documenta las indicaciones del uso de plasma fresco congelado (PFC) en gatos, las dosis administradas y la frecuencia de las reacciones adversas a la transfusión (RAT).
  • Se planteó un estudio observacional retrospectivo desde enero de 2009 hasta noviembre de 2016 en gran centro urbano de referencia y urgencias. Se incluyeron 121 gatos con propietario que recibieron PFC. Se registraron la reseña del animal, la(s) indicación(es), la dosis, la concentración sérica proteínas plasmáticas totales antes y después de la transfusión, el tiempo de protrombina, el tiempo de tromboplastina parcial activada, así como la posible aparición de RTA, los procesos patológicos primarios y el resultado final.
  • La presión arterial Doppler aumentó tras la transfusión (media pre: 99,5 ± 30,8 mm Hg; media post: 108,5 ± 32,5 mm Hg, P = 0,027). Los gatos eran significativamente menos propensos a sufrir coagulopatía después de la transfusión (p < 0,001). Las indicaciones más comunes fueron la sospecha de coagulopatía (n = 105, 83%), hemorragia (n = 45, 35%) e hipotensión (n = 32, 25%). La mediana de la dosis administrada fue de 6 mL/kg (rango intercuartil = 3 mL/kg) y se correlacionó negativamente con el peso corporal (r = -.598, P < 0.001). Se produjo una posible RTA en 17 de 108 (16%, intervalo de confianza [IC] del 95%, 10-24%) de las transfusiones evaluadas. El aumento de la temperatura corporal fue el más común en 11 de 108 (10%, IC del 95%, 5-18%), seguido de taquipnea/disnea en 8 de 108 (7%, IC del 95%, 3-13%). Los procesos patológicos primarios más comunes fueron la enfermedad hepática (n = 41, 34%), la neoplasia (n = 19, 16%) y la sepsis (n = 15, 12%). La mortalidad global fue del 54%. La mejora de los tiempos de coagulación se asoció con una mayor probabilidad de supervivencia (odds ratio = 2,4; IC del 95%, 1,1-5,3; p = 0,023).
  • Las justificaciones de los clínicos para las transfusiones de PFC manifestadas en este estudio son comparables a las reportadas en perros; sin embargo, la dosis de mL/kg es menor. La coagulopatía y la presión arterial mejoran significativamente tras la transfusión. Las posibles RTA fueron tan frecuentes como las reportadas en las transfusiones de concentrados de glóbulos rojos en felinos y se clasificaron como leves.
ABSTRACTS

Utilidad diagnóstica de la ecografía abdominal en la evaluación de perros con hemoabdomen no traumático: 94 casos (2014-2017).

Cudney SE, Wayne AS, Rozanski EA.
J Am Vet Med Assoc. 2021 Feb 1;258(3):290-294.

  • El objetivo de este estudio era evaluar la utilidad de la ecografía abdominal para detectar masas evidentes en perros con hemoabdomen no traumático. 
  • Se buscaron los registros médicos electrónicos en un centro veterinario, de 2014 a 2017, para identificar a los perros con hemoabdomen no traumático, a los que un radiólogo diplomado les hubiera realizado una ecografía abdominal y posteriormente se hubiera evaluado el abdomen macroscópicamente mediante cirugía o necropsia. Se incluyeron 94 perros con propietario en lo que se analizaron los informes de ecografía, cirugía e histología. 
  • En el 54% (51/94) de los perros se identificaron diferencias entre la ecografía y los hallazgos quirúrgicos o de necropsia. Las masas esplénicas fueron identificadas como la causa más común del hemoabdomen. La sensibilidad de la ecografía abdominal fue del 87,4%, 37,3% y 31,3% para las masas en el bazo, el hígado y el mesenterio, respectivamente. En cinco perros se identificaron más lesiones con la ecografía abdominal que las encontradas en la evaluación macroscópica; En ninguno de 6 perros con metástasis nodular difusa peritoneal se detectaron las lesiones por la ecografía abdominal. 
  • En esta muestra de perros, la utilidad de la ecografía abdominal para detectar lesiones identificables macroscópicamente en perros con hemoabdomen no traumático fue limitada. La sensibilidad más alta fue para identificar masas esplénicas y la más baja fue para identificar metástasis nodular difusa.
ABSTRACTS

Los perros con ruptura biliar en base a hallazgos ecográficos pueden tener los valores séricos de bilirrubina normales

Wilson K, Powers D, Grasperge B, Liu CC, Granger LA.
Vet Radiol Ultrasound. 2020 Dec 19

  • La ausencia de hiperbilirrubinemia puede hacer que la sospecha de ruptura biliar en perros disminuya. Este retraso en la sospecha y el tratamiento consecuente podría dar lugar a un aumento de las tasas de mortalidad.
  • El objetivo de este estudio observacional retrospectivo fue describir los resultados de la ecografía y la bilirrubina sérica en un grupo de perros con un diagnóstico ecográfico de sospecha de ruptura biliar.
  • Durante el período 2007-2019 se buscaron en los registros de un solo centro los casos que tenían informes ecográficos que describían la sospecha de ruptura biliar. Se registraron los resultados clínicos de cada uno de los casos.
  • Un total de 35 perros cumplieron los criterios de inclusión y, de éstos, en 30 perros se confirmó la ruptura de las vías biliares. Se descubrió que el 40% (12/30) de los perros con ruptura de vías biliares confirmada tenían valores de bilirrubina sérica dentro del rango de referencia normal. No se encontró ninguna diferencia estadística en los valores de bilirrubina sérica entre animales con tractos biliares rotos y no rotos. Se identificó que la leucocitosis y la neutrofilia eran estadísticamente significativas entre animales con los tractos biliares rotos y no rotos. Se encontró material mucinoso, similar a la "bilis blanca" que se encuentra en la literatura humana, dentro del derrame peritoneal de seis perros con ruptura biliar, tres de los cuales también carecían de pigmento biliar.
  • Los resultados de este estudio indicaron que la normobilirrubinemia puede estar presente en algunos perros con ruptura biliar y, por lo tanto, no debe utilizarse como motivo para excluir este diagnóstico diferencial.
ABSTRACTS

Comparación de los patrones clinicopatológicos de daño tubular en perros con lesión renal aguda causada por leptospirosis y por oras etiologías.

Zamagni S, Troìa R, Zaccheroni F, Monari E, Grisetti C, Perissinotto L, Balboni A, Dondi F.
Vet J. 2020 Dec;266:

  • En medicina humana, la lesión renal aguda (LRA) por leptospira se caracteriza por la afectación tubulointersticial y las pérdidas de electrolitos vía renal, lo que repercute en la presentación clínica y el tratamiento de los casos.
  • El objetivo de este estudio fue evaluar los resultados de pruebas bioquímicas en orina en perros con leptospirosis para identificar si hay patrones característicos del daño tubular asociado a esta enfermedad.
  • De forma prospectiva, se incluyeron perros con LRA intrínseca causada por la leptospirosis (n = 38) y por otras etiologías (n = 37). Se evaluaron en ambos grupos y se compararon estadísticamente las variables clínicas y clínico-patológicas, incluyendo pruebas bioquímicas en suero y orina, la excreción fraccionada de electrolitos (FE%) y la NGAL (neutrophil gelatinase-associated lipocalin).
  • Los perros con leptospirosis tenían una concentración de creatinina sérica significativamente más alta que los perros con LRA causada por otras etiologías. Las concentraciones séricas de potasio y glucosa fueron comparables entre los grupos. Los perros con LRA por leptospirois tuvieron un FE% significativamente más alto de potasio (mediana 100%, rango 20-480 vs. mediana 68%, rango 5-300; P = 0.048), así como una mayor magnitud de glucosuria (ratio glucosa/creatinina en orina, mediana 0. 64, rango 0-26 vs. mediana 0,22, rango 0-13; P = 0,023) y la frecuencia de la reacción positiva de glucosa en las tiras de orina (59% vs. 18%; P = 0,002), que los perros con LRA por otras etiologías. Los marcadores adicionales de daño tubular considerados en este estudio, incluyendo FE% de otros electrolitos y NGAL urinaria, no difirieron entre los grupos.
  • Los autores concluyen que cuando se compara con otras etiologías de LRA intrínseca, la LRA por leptospirosis canina se caracteriza por un aumento de la glucosuria y la kaliuresis.
ABSTRACTS

Complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía en perros azotémicos: 139 casos (2015-2019)

J Small Anim Pract. 2020 Dec 1
Perondi F, Stefanescu A, Marchetti V, Gori E, Pierini A, Vitalaru BA, Lippi I.

  • El objetivo del estudio era evaluar retrospectivamente la tasa de complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía en perros azotémicos, y las influencias de la duración del tubo de esofagostomía (o-tubo) y del abordaje terapéutico (médico versus hemodiálisis) en la tasa de complicaciones.
  • Se realizó una revisión retrospectiva de registros médicos para identificar perros azotémicos a los que se les colocó un o-tubo. Se recopilaron datos relacionadas con el o-tubo acerca de la duración del o-tubo (corto plazo versus largo plazo), el tiempo de cambio de tubo o, el abordaje terapéutico (médico versus hemodiálisis), la prevalencia de complicaciones menores (malposición, relacionadas con la sutura, inflamación, secreción muco-purulenta, absceso) y mayores (hemorragia, malposición, obstrucción, desplazamiento, vómito del tubo, alimentos provenientes del estoma). Se realizaron análisis de regresión logística para identificar los factores de riesgo de las complicaciones relacionadas con el o-tubo.
  • Se reportaron complicaciones relacionadas con el tubo en 74 de 139 perros (53%). Se reportaron complicaciones menores en 66 de 74 (89%) y complicaciones mayores en ocho de 74 (11%) perros. En los perros azotémicos, el tiempo de permanencia del o-tubo (odds ratio (OR) 1,03; intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,01 a 1,05), y el uso de la hemodiálisis (OR 40,12; IC del 95%: 9,18 a 175,20) fueron factores de riesgo para las complicaciones relacionadas con el o-tubo.
  • En este estudio, la mayoría de las complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía o fueron menores y fácilmente manejables, sin necesidad de hospitalización, extracción de los tubos o eutanasia. En perros azotémicos, el uso de la hemodiálisis se asoció fuertemente con un mayor riesgo de complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía, posiblemente como consecuencia de la presencia del vendaje en el cuello.
ABSTRACTS

Efectos el sildenafilo en la hemodinámica pulmonar en un modelo canino de hipertensión pulmonar embólica crónica

Akabane R, Sakatani A, Ogawa M, Nagakawa M, Miyakawa H, Miyagawa Y, Takemura N.
Res Vet Sci. 2020 Sep 2;133:106-110

  • Hasta ahora no se han valorado de una forma invasiva y cuantitativa los efectos de diferentes dosis de sildenafilo administrado por vía oral en la hemodinámica pulmonar de perros con hipertensión pulmonar (HP). 
  • En este estudio, se valoran los efectos del sildenafilo oral usando un modelo canino de HP embólica crónica (CEPH). Este modelo de CEPH fue creado inyectando repetidamente microesferas a través de un catéter en la arteria pulmonar bajo anestesia general a intervalos regulares semanales durante varios meses. Los perros con CEPH recibieron 1, 2 o 4 mg/kg de sildenafil por vía oral dos veces al día durante siete días. Después de estos siete días de administración de sildenafilo se obtuvieron medidas hemodinámicas, algunas invasivas, incluyendo la presión de la arteria pulmonar (PAP), la presión arterial sistémica (PAS), la presión de oclusión de la arteria pulmonar (pulmonary artery wedge pressure PAWP), la presión de la aurícula derecha (PAD) y el gasto cardíaco (CO) por medio de un cateterismo en el corazón derecho y mediciones oscilométricas de la presión arterial. 
  • En este estudio el sildenafilo fue bien tolerado. El sildenafilo administrado en dosis de 2 y 4 mg/kg disminuyó significativamente la PAP sistólica. Además, todas las dosis de sildenafilo disminuyeron significativamente la PAP media y diastólica. Además, 4 mg/kg de sildenafilo disminuyeron significativamente la PAP en comparación con 1 mg/kg. El sildenafilo también disminuyó significativamente la resistencia vascular pulmonar sin cambios notables en la PAS o la resistencia vascular sistémica. La PAWP, PAD, y el CO no aumentaron significativamente con ninguna dosis.
  • Los autores concluyen que la administración oral de sildenafilo a este modelo de CEPH disminuyó la presión de la arteria pulmonar de forma dosis- dependiente.
ABSTRACTS

Toxicosis por ingesta de uvas o pasas causante de lesión renal aguda y signos clínicos neurológicos en perros

Schweighauser A, Henke D, Oevermann A, Gurtner C, Francey T.
J Vet Intern Med. 2020 Sep 7

  • Se ha documentado, que la ingestión de uvas o pasas puede causar lesiones renales agudas (acute kidney injury AKI) en los perros, que cursa con un cuadro clínico dominado por signos gastrointestinales tempranos y el desarrollo rápido de uremia. En algunos informes se menciona la ataxia, pero no se profundiza en ella.
  • El objetivo de este estudio era evaluar las características clínicas, de laboratorio y patológicas de los perros a los que se les ha diagnosticado toxicosis por ingesta de uvas o pasas (grape or raisin toxicosis GRT) con especial atención en las manifestaciones renales y neurológicas, en comparación con un grupo de control de perros con AKI por otras causas.
  • Se realizó un estudio retrospectivo durante un periodo de 17 meses. Se identificaron e incluyeron 15 perros con propietario con y 74 perros de control, con AKI asociado a otras causas.
  • Todos los perros con GRT se presentaron con una severa AKI (grado 4, n = 5; grado 5, n = 10). Once perros (73%) tenían marcados signos clínicos cerebrales, cerebelosos o vestibulares. Estas manifestaciones neurológicas dominaban en el cuadro clínico de algunos perros, pero no se asociaron con la gravedad de la azotemia o la presencia de hipertensión sistémica. Ocho perros (53%) sobrevivieron, y cinco perros experimentaron una recuperación neurológica completa. No se pudo relacionar las causas de la muerte con las manifestaciones neurológicas. El examen patológico del cerebro de 4 perros no identificó ninguna anormalidad estructural del sistema nervioso central. Sólo 2 perros del grupo control (3%) mostraron signos neurológicos con convulsiones no relacionadas con la AKI; 42 perros del grupo control (57%) sobrevivieron.
  • Los autores proponen que los signos cerebrales, cerebelosos o vestibulares severos pueden ser una característica importante de la GRT y ser dominantes en el cuadro clínico temprano. Las características descritas sugieren una lesión cerebral funcional que es reversible y específica de la GRT, y no relacionada con la uremia.
ABSTRACTS

El índice de shock está asociado con la mortalidad en perros con traumatismos producidos por vehículos

Kraenzlin MN, Cortes Y, Fettig PK , Bailey DB.
J Vet Emerg Crit Care 2020 Oct 20

  • El objetivo del estudio era calcular y comparar el índice de shock (ratio entre ritmo cardíaco y la presión sanguínea sistólica;SI) en perros sanos y en perros con traumatismos producidos por vehículos (VT), determinar el valor pronóstico del SI en perros con VT, y evaluar la correlación entre el SI y la puntuación de triaje de trauma animal, la puntuación de la Escala de Coma de Glasgow modificada, y las concentraciones de lactato en perros con VT.
  • Se planteó un estudio retrospectivo en un centro de urgencias que comprendió el período de abril de 2016 a febrero de 2018. Se incluyeron 121 perros que se presentaron por VT y 60 perros de control sanos. Se midió el ritmo cardíaco y la presión sanguínea sistólica de cada paciente, se calculó el SI y se utilizó > 0.9 como indicativo de shock
  • El SI fue significativamente mayor en los perros con VT en comparación con los perros control sanos (mediana SI, 1.0 vs 0.75; P < 0.0001). El SI fue significativamente más alto en los perros que murieron versus los que sobrevivieron hasta el momento del alta (mediana, 1.27 vs 0.96; P = 0.017). El SI se correlacionó positivamente con la puntuación de triaje de trauma en animales (intervalo de confianza del 95%, 0,039-0,49; P = 0,019; r = 0,26) pero no con el nivel de lactato en plasma en el momento de la presentación (P = 0,068; r = 0,22) o con la Escala de Coma de Glasgow modificada (P = 0,85; r = -0,021, intervalo de confianza del 95%, -0,24 a 0,20).
  • El estudio sugiere que ya que el SI es fácil de calcular durante el triaje de un paciente con traumatismos, y su significativa relación con la mortalidad, un SI alto debería conllevar a monitorizaciones , diagnósticos e intervenciones adicionales.
ABSTRACTS

Hiperlipasemia en perros críticamente enfermos con y sin pancreatitis aguda: Prevalencia, enfermedades subyacentes, predictores y resultados.

Prümmer JK, Howard J, Grandt LM, Obrador de Aguilar R, Meneses F, Peters LM.
J Vet Intern Med. 2020 Sep 18

  • En medicina humana la hiperlipasemia es frecuente en personas gravemente enfermas sin pruebas de pancreatitis aguda (PA), y se ha asociado con un aumento de la morbilidad y la mortalidad.
  • El objetivo del estudio era evaluar la prevalencia de la hiperlipasemia en el momento del ingreso y su desarrollo durante la hospitalización en perros críticamente enfermos, explorar los factores asociados con la hiperlipasemia y evaluar la asociación con el resultado final.
  • Se planteó un estudio transversal retrospectivo de los registros clínicos y de laboratorio, y se incluyeron 1360 perros críticamente enfermos, con propietario, que se presentaron a urgencias y fueron ingresados en la unidad de cuidados intensivos, que tenían una actividad de lipasa medida (mediante DGGR,1,2-O-dilauril-rac-glicerol-3-glu-tárico-(6’-metilresorufina)-éster ) dentro de las 24 horas del ingreso.
  • En 216/1360 (16%) perros la actividad de la lipasa del DGGR se incrementó >x3 el límite superior de referencia en el momento de la admisión, de los cuales 70/216 (32%) tenían un diagnóstico clínico de AP. Otras condiciones primarias asociadas con la hiperlipasemia fueron las enfermedades renales, endocrinas e inmunológicas, y la obstrucción de las vías respiratorias superiores. Los predictores de hiperlipasemia en el momento del ingreso fueron la administración previa de glucocorticoides, los vómitos y el dolor abdominal, una edad mayor, las concentraciones plasmáticas de bilirrubina y creatinina, y la disminución del hematocrito. De los perros con mediciones repetidas durante la hospitalización, 78/345 (23%) tuvieron un aumento significativo de la lipasa, de los cuales 13/78 (17%) tenían un diagnóstico clínico de AP. Otras condiciones primarias asociadas con la hiperlipasemia intrahospitalaria fueron los trastornos renales y los trastornos inmunológicos. Los predictores del desarrollo de hiperlipasemia durante la hospitalización fueron la hemodiálisis, el aumento de las concentraciones de bilirrubina y creatinina en el plasma y la disminución del hematocrito. La hiperlipasemia tanto en el momento del ingreso como durante la hospitalización se asoció con una hospitalización más prolongada y una mayor mortalidad.
  • Los autores concluyen que la hiperlipasemia significativa medida mediante DGGR es frecuente en perros críticamente enfermos y está asociada con una variedad de condiciones no pancreáticas y evoluciones negativas.