Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urgencias y cuidados intensivos

ABSTRACTS

Evaluación de la administración subcutánea frente a la intravenosa de apomorfina para la inducción de la emesis en perros.

J Am Vet Med Assoc. 2021 Aug 1;259(3):283-287
Fischer C, Drobatz KJ, Thawley VJ.

  • El objetivo del estudio era comparar de forma prospectiva la eficacia y los posibles efectos adversos de la apomorfina administrada por vía subcutánea (SC) o intravenosa (IV) para la inducción de la emesis en perros.
  • Se incluyeron 42 perros con propietario. Los perros, para los que la inducción de la emesis fue considerada apropiada por el clínico que los atendió, fueron aleatorizados prospectivamente para recibir apomorfina (0,03 mg/kg) bien por vía SC (n = 20) o IV (22). Los datos recogidos incluían si la emesis se había inducido con éxito, el tiempo transcurrido desde la administración del fármaco hasta la emesis, el número de eventos eméticos y los eventos adversos (por ejemplo, sedación, vómitos prolongados u otros).
  • De los 20 perros a los que se les administró apomorfina SC, 16 (80%) vomitaron. De los 22 perros que recibieron apomorfina IV, 18 (82%) vomitaron. Con respecto a la vía de administración, el número de perros en los que se indujo la emesis no difirió significativamente. La mediana del tiempo transcurrido hasta el primer episodio emético fue de 13,5 minutos (rango, 3 a 32 minutos) en el grupo de tratamiento SC y de 2 minutos (rango, 1 a 5 minutos) en el grupo de tratamiento IV; la diferencia fue significativa. No hubo diferencias significativas en el número de eventos eméticos o en la frecuencia de eventos adversos entre los 2 grupos.
  • En los perros de este estudio, la apomorfina administrada por vía SC o IV indujo de forma efectiva la emesis en perros. En comparación con la administración de apomorfina SC, el tiempo desde la administración del fármaco hasta la emesis asociado a la administración IV fue significativamente más corto, un hallazgo que tiene importancia clínica
ABSTRACTS

Factores clinicopatológicos asociados a la presencia de hipercapnia en el momento del ingreso en gatos hospitalizados con enfermedad renal crónica descompensada.

Donati PA, Londoño L, Benavides G, Mouly J, González S, Otero PE.
N Z Vet J. 2021 Jun 4:1-12.

  • El objetivo del estudio era evaluar las asociaciones entre algunas variables clinicopatológicas y la hipercapnia medida en gatos con enfermedad renal crónica (ERC) descompensada en el momento del ingreso en un hospital veterinario.
  • Se trata de un estudio retrospectivo y transversal de gatos (n=39) que se presentaron en un hospital veterinario de Argentina entre junio de 2015 y diciembre de 2017 con concentraciones de creatinina en sangre >1, 6 mg/dl, y resultados de ecografía abdominal compatibles con ERC. Los datos registrados incluyeron la presión parcial venosa de CO2 (PvCO2), pH sanguíneo, hematocrito y las concentraciones de glucosa, potasio, sodio, sodio corregido y calcio ionizado en sangre. Se evaluaron las asociaciones entre la presencia de hipercapnia (PvCO2 ≥ 44,7 mmHg) y las demás variables clinicopatológicas. Se comparó la duración de la hospitalización en los gatos con y sin hipercapnia
  • La población final del estudio estaba formada por 39 gatos. Once gatos (28,2%) tenían hipercapnia. En la evaluación de las asociaciones, dos variables independientes se asociaron con la presencia de hipercapnia en el momento del ingreso en gatos con ERC: la concentración de creatinina en sangre (OR=1,06 (IC del 95%=1,016-1,108); p=0,007) y el sodio corregido (OR=1,33 (IC del 95%=1,08-1,63); p=0,005). No hubo diferencias estadísticamente significativas en la duración de la estancia hospitalaria entre los dos grupos.
  • Según los datos del estudio, parece haber una asociación entre las concentraciones elevadas de creatinina y sodio corregido en sangre, y la hipercapnia en gatos con ERC. Esto sugiere que, durante la hospitalización, se requiere una evaluación minuciosa de los parámetros de gases sanguíneos y electrolitos. Se necesitarían más estudios prospectivos para evaluar los mecanismos responsables de esta asociación y la asociación de la hipercapnia con el desenlace de la enfermedad, incluyendo la mortalidad.
ABSTRACTS

Reacciones adversas de la donación de sangre felina: clasificación y descripción de las reacciones agudas y retardadas en una población de donantes.

Abreu TA, Oliveira AS, Ferreira RR, Correia SM, Morais MS, Soares R, Flamínio M, Mesa-Sanchez I, Gopegui RR, de Matos AJ.
J Feline Med Surg. 2021 Jun 8:

  • El objetivo de este estudio prospectivo era analizar la seguridad de la donación de sangre en gatos describiendo la frecuencia y la naturaleza de cualquier reacción adversa y sus causas, así como proponer medidas para disminuir la incidencia de reacciones adversas.
  • Se registraron de todas las reacciones adversas de los gatos donantes de sangre detectadas por el personal clínico durante e inmediatamente después de la donación. Los propietarios de los gatos también fueron encuestados por un veterinario o una auxiliar veterinaria 5 días después de la donación, utilizando un cuestionario predefinido para evaluar cualquier cambio clínico o de comportamiento. La recogida de datos se realizó entre enero de 2019 y marzo de 2020 a partir de los donantes de sangre inscritos en un programa de banco de sangre animal.
  • De 3690 donaciones de sangre de 1792 gatos donantes evaluados, se informaron reacciones posteriores a la donación en el 1,14% (n = 42): el 0,22% (n = 8) fueron reacciones agudas, que incluyeron debilidad, palidez, taquipnea y respiración con la boca abierta, y el 0,92% (n = 34) fueron reacciones retardadas tras la donación, de las cuales el 0,16% fueron cutáneas (hematomas y erupciones cutáneas, n = 6), el 0,68% fueron conductuales (n = 25) y el 0,08% fueron digestivas (emesis e inapetencia, n = 3).
  • La baja incidencia de reacciones posteriores a la donación en este estudio es alentadora, y sugiere que un protocolo bien establecido y un personal competente pueden ayudar a garantizar un alto nivel de seguridad en un programa de donación felina, que a su vez, aumente la confianza de los propietarios de gatos.
ABSTRACTS

Evaluación de la tiroxina total en suero en pacientes felinos críticamente enfermos.

Gori E, Pierini A, Bartolomeo E, Ceccherini G, Pasquini A, Marchetti V.
Vet Sci. 2021 Jan 27;8(2):21

  • Este estudio retrospectivo de casos y controles comparó las concentraciones séricas de tiroxina total (tT4) en gatos clasificados en dos grupos, gatos críticos hospitalizados y gatos no hospitalizados con enfermedades crónicas no tiroideas (grupo crónico). También se evaluó la relación entre la concentración sérica de tT4 de los gatos críticos y la inflamación sistémica (síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS)), la gravedad de la enfermedad (Acute Patient Physiologic and Laboratory Evaluation (APPLEfast)) y el pronóstico.
  • Se excluyeron los gatos con sospecha o diagnóstico previo de enfermedad tiroidea. Se evaluó la tT4 sérica en muestras de suero sobrantes en el momento del ingreso de los gatos críticos y en el grupo crónico. Se calculó la puntuación APPLEfast del grupo de gatos críticos en el momento del ingreso. El síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS) en los gatos críticos se determinó utilizando los criterios propuestos. Los gatos se dividieron en supervivientes y no supervivientes según el resultado del alta. Se incluyeron 49 gatos de forma retrospectiva.
  •  Veintisiete gatos murieron durante la hospitalización. El grupo crónico estaba compuesto por 37 gatos. El grupo de gatos críticos mostró una tT4 significativamente más baja en comparación con el en el grupo crónico (1,3 ± 0,7 frente a 2 ± 0,9; p < 0,0001). Entre el SIRS, el APPLEfast y la tT4, sólo la tT4 se asoció con la mortalidad (p = 0,04). El punto de corte de tT4 para la mortalidad fue de 1,65 μg/dL (sensibilidad 81%, especificidad 57%, odds ratio (OR) 5,6). Veinticinco gatos (51%) tenían un SIRS que no se pudo asociar a la tT4.
  • En base a estos datos, el estudio sugiere que el síndrome de enfermedad no tiroidea puede ocurrir en gatos críticamente enfermos y la evaluación de la tT4 en gatos hospitalizados podría añadir información valiosa para el pronóstico.
ABSTRACTS

Resultados post- cirugía para tratar la peritonitis séptica en 95 gatos en el Reino Unido.

Anderson T, Beever L, Hall J, Moores A, Llanos C, Adams R, Meakin L, Coppola M, Bowlt-Blacklock K, Holmes MA, Barnes D.
J Small Anim Pract. 2021 May 17

  • El objetivo del estudio era revisar la causa, el manejo y el desenlace en gatos con peritonitis séptica dentro del Reino Unido (2008 a 2018) e identificar si los factores pronósticos previamente descritos estaban asociados con la supervivencia en esta población de gatos.
  • Se revisaron los registros clínicos de 10 hospitales de referencia en el Reino Unido. Los datos recogidos incluyeron la reseña del animal, los datos clinicopatológicos y las técnicas utilizadas en su manejo. Se valoraron la albúmina sérica, la glucosa, el lactato y la concentración de calcio ionizado; la presencia de hipotensión intraoperatoria y la antibioterapia empírica correcta para determinar su asociación con la supervivencia. Se incluyeron 95 gatos.
  • La tasa de supervivencia global fue del 66%. El letargo (89%) y la anorexia (75%) fueron los signos clínicos más comunes, seguidos de dolor abdominal (44%) y vómitos (27%). La fuga de contenido gastrointestinal fue la fuente de contaminación más común. La presencia de una masa abdominal en el examen clínico no fue una factor predictivo de la presencia de neoplasia en la confirmación histolólogica y no confería un peor pronóstico. Los gatos que se presentaron con dehiscencia de una enterotomía/enterectomía previa no tenían un peor pronóstico que los que se presentaban con otras etiologías. La hipotensión intraoperatoria (odds ratio ajustada de 0,173; intervalos de confianza del 95%: 0,034 a 0,866; P=0,033) se asoció a la no supervivencia. Los gatos que sobrevivieron más allá de 1 día del postoperatorio tenían una mayor probabilidad de supervivencia (87,5%). Todos los gatos que sobrevivieron más allá de 6 días fueron dados de alta con éxito. 
  • Este estudio describe el mayor grupo de gatos con peritonitis séptica hasta ahora, con una tasa de supervivencia global del 66%. La presencia de una masa abdominal en el examen clínico o tener dehiscencia de una cirugía gastrointestinal previa no confirió un peor pronóstico.
ABSTRACTS

Diagnóstico de contusiones pulmonares con ecografía pulmonar y radiografía torácica en comparación con la tomografía computarizada torácica en perros con traumatismos por vehículos de motor: 29 casos (2017-2018).

Dicker SA, Lisciandro GR, Newell SM, Johnson JA.
J Vet Emerg Crit Care 2020 Nov;30(6):638-646.

  • El objetivo el estudio era determinar la precisión de la ecografía pulmonar (EP) utilizando el protocolo Veterinary Bedside Lung Ultrasound Examination (VetBLUE) y las radiografías torácicas de 3 vistas (TRX) en comparación con la tomografía computarizada torácica (TCT) para diagnosticar la presencia y la cuantificación de contusiones pulmonares (CP).
  • Se planteó un estudio de cohorte prospectivo realizado desde febrero de 2017 hasta junio de 2018 en centro privado de urgencias y referencia. Se inscribieron consecutivamente 32 perros que habían sufrido un traumatismo por vehículos de motor. Tres perros fueron excluidos del análisis estadístico. Todos los perros sobrevivieron hasta el alta hospitalaria. A las 24 horas de sufrir el traumatismo, se realizó a los perros una EP, TRX y TCT. Utilizando el protocolo VetBLUE, se puntuó la CP por EP según la presencia y el número de líneas B y líneas C, que indican agua pulmonar extravascular. Las radiografías torácicas y la TCT se puntuaron para CP según un patrón topográfico similar al del protocolo VetBLUE. La ecografía pulmonar y la TRX se compararon tomando la TCT como estándar para la presencia y cuantificación de la CP.
  • En la TCT, 21 de 29 (72,4%) perros fueron positivos y 8 de 29 (27,6%) perros fueron negativos para CP. Cuando se comparó la EP con la TCT, 19 de 21 perros fueron positivos para CP (90,5% de sensibilidad) y 7 de 8 perros fueron negativos (87,5% de especificidad) para CP. La puntuación para la CP de la EP se correlacionó fuertemente con la puntuación para la CP de la TCT (R = 0,8, P < 0,001). Cuando se comparó la TRX con la TCT, 14 de 21 perros fueron positivos para la CP (66,7% de sensibilidad) y 7 de 8 perros fueron negativos (87,5% de especificidad) para la CP. La puntuación de CP de la TRX se correlacionó fuertemente con la puntuación de CP de la TCT (R = 0,74, P < 0,001).
  • En esta población de perros con traumatismos por vehículos de motor, la EP tuvo una alta sensibilidad para el diagnóstico de CP en comparación con la TCT como prueba estándar. La EP proporciona un diagnóstico fiable de la CP después de un traumatismo. Se identificaron más pacientes con CP con la EP que con la TCT. Se necesitarían estudios adicionales para determinar si esta mayor sensibilidad es estadísticamente significativa.
ABSTRACTS

Evaluación multicéntrica de la cistocentesis descompresiva en el tratamiento de gatos con obstrucción uretral.

Reineke EL, Cooper ES, Takacs JD, Suran JN, Drobatz KJ.
J Am Vet Med Assoc. 2021 Mar 1;258(5):483-492

  • El objetivo de este estudio era Investigar si la cistocentesis descompresiva (CD) facilitaba el sondaje uretral (SU) de una forma más segura en gatos con obstrucción uretral (OU).
  • Se incluyeron 88 gatos machos con obstrucción uretral que fueron asignados aleatoriamente si se les había realizado una CD antes del SU ( grupo CD; n = 44) o sólo se les había realizado el SU ( grupo SU; 44). Se monitorizó el derrame abdominal mediante exámenes ecográficos seriados de la vejiga urinaria antes de la CD y el SU o antes del SU (gatos del grupo CD y SU, respectivamente), inmediatamente después del SU, y 4 horas después del SU. La puntuación total del derrame abdominal en cada punto de tiempo osciló entre 0 (sin derrame) y 16 (derrame extenso). Se registró la facilidad del SU (puntuación de 0 [paso fácil] a 4 [imposibilidad de paso]), el tiempo de colocación de la sonda urinaria y los acontecimientos adversos.
  • No se encontraron diferencias significativas en la mediana del tiempo para colocar la sonda urinaria en los gatos del grupo SU (132 segundos), en comparación con los gatos del grupo CD (120 segundos). La mediana de la puntuación para la facilidad del SU no fue significativamente diferente entre los gatos del grupo SU (puntuación, 1; rango, 0 a 3) y los gatos del grupo CD (puntuación, 1; rango, 0 a 4). La mediana del cambio en la puntuación del derrame abdominal total desde antes del SU y la CD hasta inmediatamente después del SU fue 0 y no fue significativa en los gatos del grupo de SU (rango, -5 a 12) y en los gatos del grupo de CD (rango, -4 a 8). La mediana del cambio en la puntuación del derrame desde inmediatamente después del SU hasta 4 horas después del SU no fue significativamente diferente entre los gatos del grupo de SU (puntuación, -1; rango, -9 a 5) y los gatos del grupo de CD (puntuación, -1; rango, -7 a 5).
  • Los autores concluyen que la cistocentesis descompresiva no mejora el tiempo de colocación de la sonda urinaria ni la facilidad del sondaje uretral en gatos con obstrucción uretral.

 

ABSTRACTS

Desenlace y tratamientos en perros con trombosis aórtica: 100 casos (1997-2014).

Ruehl M, Lynch AM, O'Toole TE, Morris B, Rush J, Couto CG, Hmelo S, Sonnenshein S, Butler A, Guillaumin J.
J Vet Intern Med. 2020 Sep;34(5):1759-1767

  • La trombosis aórtica (Aortic thrombosis, ATh) es una enfermedad poco común en perros, con un conocimiento limitado de los factores de riesgo, desenlaces y tratamientos.
  • El objetivo el estudio era describir los posibles factores de riesgo, el desenlace y los tratamientos en perros con ATh.
  • Se trata de un estudio retrospectivo multicéntrico de 2 instituciones académicas en el que se incluyeron 100 perros con propietario con un diagnóstico de ATh basado en un examen ecográfico (n=91) o una necropsia macroscópica (n=9). Los perros diagnosticados con ATh durante la necropsia no se les realizó una ecografía, pero mostraron signos clínicos compatibles con la trombosis aórtica
  • Con el diagnóstico conocido, 35/100 perros no eran ambulantes. Los perros fueron clasificados como agudos (n = 27), crónicos (n = 72), o desconocidos (n = 1). Cincuenta y cuatro perros tenían al menos una comorbilidad que se pensaba que predisponía a la ATh, y otros 23 tenían múltiples comorbilidades. Los 23 perros restantes sin comorbilidades obvias se clasificaron como crípticos Las enfermedades concurrentes potencialmente relacionadas con el desarrollo de la ATh incluían la nefropatía con pérdida de proteínas (NPL) (n = 32), neoplasia (n = 22), administración exógena de corticosteroides (n = 16), enfermedad endocrina (n = 13), e infección (n = 9). Los perros con NPL tenían una actividad de antitrombina sérica más baja que los que no tenían NPL (64% y 82%, respectivamente) (P = 0,04). Sesenta y cinco perros fueron hospitalizados y 41 fueron dados de alta posteriormente. Dieciséis fueron tratados como pacientes externos y 19 fueron eutanasiados en el momento del ingreso. Los tratamientos intrahospitalarios variaron, pero incluyeron trombolíticos (n = 12), solos o en combinación con trombectomía (n = 9). Cincuenta y siete perros sobrevivieron hasta el momento del alta. Dieciséis estaban vivos a los 180 días. Mediante un análisis de regresión, el estado de deambulación en el momento de la presentación se correlacionó significativamente con la supervivencia hasta el momento alta (P < 0,001).
  • Los autores concluyen que Los perros con ATh tienen un mal pronóstico, y los que no son ambulantes en el momento de la presentación tienen un peor desenlace. Aunque la presencia de condiciones comórbidas asociadas con la hipercoagulabilidad es común, en estos casos no siempre se identificó una causa subyacente para la ATh.
ABSTRACTS

Ingestión de chocolate en 156 perros

Weingart C, Hartmann A, Kohn B.
J Small Anim Pract. 2021 Mar 31

  • El objetivo de estudio era describir las características clínicas y el desenlace de los perros tras la ingestión de chocolate.
  • Se realizó una evaluación retrospectiva de los signos clínicos, los hallazgos clínico-patológicos, la terapia y el resultado de 156 perros tras la ingestión de chocolate. Se calculó la concentración de las metilxantinas teobromina y cafeína según la cantidad ingerida y el tipo de chocolate siguiendo las normas CliniPharm 1996, vetpharm. uzh.ch ( Chocolate con leche: teobromina 0,5 a 2 mg/g; cafeína 0,1 a 0,9 mg/g. Chocolate negro (55% de cacao): teobromina 5 a 8,5 mg/g, cafeína 0,5 a 2,6 mg/g. Chocolate amargo (>70% de cacao): teobromina 5,5 a 12,7 mg/g, cafeína 0,7 a 3 mg/g).
  • Ciento doce perros no presentaron signos clínicos. Cuarenta y cuatro perros tenían signos clínicos de intoxicación por chocolate. Veintiocho de estos 44 perros ingirieron chocolate negro y amargo. Los motivos de presentación fueron agitación (33), temblores (22), vómitos (21), jadeo (11), poliuria/polidipsia (siete) y diarrea (dos). Los hallazgos clínicos más comunes fueron taquicardia sinusal (28), taquipnea/jadeo (14), hipertermia (10) y deshidratación (siete). Los hallazgos clínicos patológicos en 34 de los 44 perros consistieron en hiperlactatemia (23), hipopotasemia (16), hiperglucemia leve (16) y elevación leve de la alanina aminotransferasa (ALT) y la aspartato aminotransferasa (AST) (14). Tras la descontaminación (apomorfina, carbón activado) y el tratamiento sintomático (fluidoterapia, esmolol, diuresis forzada, sedantes), 43 de los 44 perros sobrevivieron.
  • El estudio concluye que, en los perros con posible intoxicación por chocolate, el tipo y la cantidad de chocolate y el momento de la ingestión son factores importantes. Los signos clínicos más comunes son los cardiovasculares, neurológicos y gastrointestinales. En esta serie de casos, el pronóstico tras la descontaminación y el tratamiento sintomático fue bueno, con una tasa de mortalidad inferior al 3%.
ABSTRACTS

Evaluación del tratamiento con una combinación de Micofenolato de mofetilo y prednisolona en perros con meningoencefalomielitis de etiología desconocida: un estudio retrospectivo de 86 casos (2009-2017).

Song JH, Yu DH, Lee HC, Hwang TS, Kim YJ, An SJ, Jung DI.
BMC Vet Res. 2020 Jun 12;16(1):192

  • La terapia combinada con glucocorticoides y fármacos inmunomoduladores complementarios ha sido generalmente aceptada como régimen de tratamiento estándar para la meningoencefalomielitis de etiología desconocida (MUE).
  • El objetivo del estudio era valorar si el tratamiento con Micofenolato de mofetilo (MMF) como agente complementario a los glucocorticoides sería un protocolo eficaz y bien tolerado en perros con MUE.
  • Se incluyeron 86 perros con MUE entre mayo de 2009 y junio de 2017 (59 hembras y 27 machos; edad media de 5,93 años; peso corporal medio de 3,83 kg). Se evaluaron retrospectivamente los registros médicos de los perros con MUE tratados con prednisolona y MMF para determinar la respuesta terapéutica, el tiempo de supervivencia y los efectos adversos relacionados con el tratamiento.
  • Se registró una respuesta parcial o completa en 75 perros. La mediana de supervivencia global desde el inicio del tratamiento fue de 558 días. La mediana de supervivencia fue significativamente mayor en los perros que mostraron una respuesta completa sin recaídas durante el periodo de tratamiento (desde el diagnóstico hasta la muerte). En los perros que no lograron una respuesta completa se registró una razón de riesgo de mortalidad significativamente mayor, de 4,546,. El intervalo entre el inicio de los signos clínicos y la presentación clínica no se asoció significativamente con la respuesta completa, la tasa de recaída y el tiempo de supervivencia. Los efectos adversos incluyeron trastornos gastrointestinales en 26 perros (30,23%), infecciones esporádicas en 17 perros (19,77%), y pancreatitis en siete perros (8,14%).
  • Los resultados sugieren que el tratamiento adjunto con Micofenolato de mofetilo para la meningoencefalomielitis de etiología desconocida es seguro y comparable a otros protocolos inmunosupresores. Para un manejo exitoso, el tratamiento debe centrarse en la consecución de la respuesta completa y en la prevención de la recaída.