Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urgencias y cuidados intensivos

ABSTRACTS

Evaluación multicéntrica de la cistocentesis descompresiva en el tratamiento de gatos con obstrucción uretral.

Reineke EL, Cooper ES, Takacs JD, Suran JN, Drobatz KJ.
J Am Vet Med Assoc. 2021 Mar 1;258(5):483-492

  • El objetivo de este estudio era Investigar si la cistocentesis descompresiva (CD) facilitaba el sondaje uretral (SU) de una forma más segura en gatos con obstrucción uretral (OU).
  • Se incluyeron 88 gatos machos con obstrucción uretral que fueron asignados aleatoriamente si se les había realizado una CD antes del SU ( grupo CD; n = 44) o sólo se les había realizado el SU ( grupo SU; 44). Se monitorizó el derrame abdominal mediante exámenes ecográficos seriados de la vejiga urinaria antes de la CD y el SU o antes del SU (gatos del grupo CD y SU, respectivamente), inmediatamente después del SU, y 4 horas después del SU. La puntuación total del derrame abdominal en cada punto de tiempo osciló entre 0 (sin derrame) y 16 (derrame extenso). Se registró la facilidad del SU (puntuación de 0 [paso fácil] a 4 [imposibilidad de paso]), el tiempo de colocación de la sonda urinaria y los acontecimientos adversos.
  • No se encontraron diferencias significativas en la mediana del tiempo para colocar la sonda urinaria en los gatos del grupo SU (132 segundos), en comparación con los gatos del grupo CD (120 segundos). La mediana de la puntuación para la facilidad del SU no fue significativamente diferente entre los gatos del grupo SU (puntuación, 1; rango, 0 a 3) y los gatos del grupo CD (puntuación, 1; rango, 0 a 4). La mediana del cambio en la puntuación del derrame abdominal total desde antes del SU y la CD hasta inmediatamente después del SU fue 0 y no fue significativa en los gatos del grupo de SU (rango, -5 a 12) y en los gatos del grupo de CD (rango, -4 a 8). La mediana del cambio en la puntuación del derrame desde inmediatamente después del SU hasta 4 horas después del SU no fue significativamente diferente entre los gatos del grupo de SU (puntuación, -1; rango, -9 a 5) y los gatos del grupo de CD (puntuación, -1; rango, -7 a 5).
  • Los autores concluyen que la cistocentesis descompresiva no mejora el tiempo de colocación de la sonda urinaria ni la facilidad del sondaje uretral en gatos con obstrucción uretral.

 

ABSTRACTS

Desenlace y tratamientos en perros con trombosis aórtica: 100 casos (1997-2014).

Ruehl M, Lynch AM, O'Toole TE, Morris B, Rush J, Couto CG, Hmelo S, Sonnenshein S, Butler A, Guillaumin J.
J Vet Intern Med. 2020 Sep;34(5):1759-1767

  • La trombosis aórtica (Aortic thrombosis, ATh) es una enfermedad poco común en perros, con un conocimiento limitado de los factores de riesgo, desenlaces y tratamientos.
  • El objetivo el estudio era describir los posibles factores de riesgo, el desenlace y los tratamientos en perros con ATh.
  • Se trata de un estudio retrospectivo multicéntrico de 2 instituciones académicas en el que se incluyeron 100 perros con propietario con un diagnóstico de ATh basado en un examen ecográfico (n=91) o una necropsia macroscópica (n=9). Los perros diagnosticados con ATh durante la necropsia no se les realizó una ecografía, pero mostraron signos clínicos compatibles con la trombosis aórtica
  • Con el diagnóstico conocido, 35/100 perros no eran ambulantes. Los perros fueron clasificados como agudos (n = 27), crónicos (n = 72), o desconocidos (n = 1). Cincuenta y cuatro perros tenían al menos una comorbilidad que se pensaba que predisponía a la ATh, y otros 23 tenían múltiples comorbilidades. Los 23 perros restantes sin comorbilidades obvias se clasificaron como crípticos Las enfermedades concurrentes potencialmente relacionadas con el desarrollo de la ATh incluían la nefropatía con pérdida de proteínas (NPL) (n = 32), neoplasia (n = 22), administración exógena de corticosteroides (n = 16), enfermedad endocrina (n = 13), e infección (n = 9). Los perros con NPL tenían una actividad de antitrombina sérica más baja que los que no tenían NPL (64% y 82%, respectivamente) (P = 0,04). Sesenta y cinco perros fueron hospitalizados y 41 fueron dados de alta posteriormente. Dieciséis fueron tratados como pacientes externos y 19 fueron eutanasiados en el momento del ingreso. Los tratamientos intrahospitalarios variaron, pero incluyeron trombolíticos (n = 12), solos o en combinación con trombectomía (n = 9). Cincuenta y siete perros sobrevivieron hasta el momento del alta. Dieciséis estaban vivos a los 180 días. Mediante un análisis de regresión, el estado de deambulación en el momento de la presentación se correlacionó significativamente con la supervivencia hasta el momento alta (P < 0,001).
  • Los autores concluyen que Los perros con ATh tienen un mal pronóstico, y los que no son ambulantes en el momento de la presentación tienen un peor desenlace. Aunque la presencia de condiciones comórbidas asociadas con la hipercoagulabilidad es común, en estos casos no siempre se identificó una causa subyacente para la ATh.
ABSTRACTS

Ingestión de chocolate en 156 perros

Weingart C, Hartmann A, Kohn B.
J Small Anim Pract. 2021 Mar 31

  • El objetivo de estudio era describir las características clínicas y el desenlace de los perros tras la ingestión de chocolate.
  • Se realizó una evaluación retrospectiva de los signos clínicos, los hallazgos clínico-patológicos, la terapia y el resultado de 156 perros tras la ingestión de chocolate. Se calculó la concentración de las metilxantinas teobromina y cafeína según la cantidad ingerida y el tipo de chocolate siguiendo las normas CliniPharm 1996, vetpharm. uzh.ch ( Chocolate con leche: teobromina 0,5 a 2 mg/g; cafeína 0,1 a 0,9 mg/g. Chocolate negro (55% de cacao): teobromina 5 a 8,5 mg/g, cafeína 0,5 a 2,6 mg/g. Chocolate amargo (>70% de cacao): teobromina 5,5 a 12,7 mg/g, cafeína 0,7 a 3 mg/g).
  • Ciento doce perros no presentaron signos clínicos. Cuarenta y cuatro perros tenían signos clínicos de intoxicación por chocolate. Veintiocho de estos 44 perros ingirieron chocolate negro y amargo. Los motivos de presentación fueron agitación (33), temblores (22), vómitos (21), jadeo (11), poliuria/polidipsia (siete) y diarrea (dos). Los hallazgos clínicos más comunes fueron taquicardia sinusal (28), taquipnea/jadeo (14), hipertermia (10) y deshidratación (siete). Los hallazgos clínicos patológicos en 34 de los 44 perros consistieron en hiperlactatemia (23), hipopotasemia (16), hiperglucemia leve (16) y elevación leve de la alanina aminotransferasa (ALT) y la aspartato aminotransferasa (AST) (14). Tras la descontaminación (apomorfina, carbón activado) y el tratamiento sintomático (fluidoterapia, esmolol, diuresis forzada, sedantes), 43 de los 44 perros sobrevivieron.
  • El estudio concluye que, en los perros con posible intoxicación por chocolate, el tipo y la cantidad de chocolate y el momento de la ingestión son factores importantes. Los signos clínicos más comunes son los cardiovasculares, neurológicos y gastrointestinales. En esta serie de casos, el pronóstico tras la descontaminación y el tratamiento sintomático fue bueno, con una tasa de mortalidad inferior al 3%.
ABSTRACTS

Evaluación del tratamiento con una combinación de Micofenolato de mofetilo y prednisolona en perros con meningoencefalomielitis de etiología desconocida: un estudio retrospectivo de 86 casos (2009-2017).

Song JH, Yu DH, Lee HC, Hwang TS, Kim YJ, An SJ, Jung DI.
BMC Vet Res. 2020 Jun 12;16(1):192

  • La terapia combinada con glucocorticoides y fármacos inmunomoduladores complementarios ha sido generalmente aceptada como régimen de tratamiento estándar para la meningoencefalomielitis de etiología desconocida (MUE).
  • El objetivo del estudio era valorar si el tratamiento con Micofenolato de mofetilo (MMF) como agente complementario a los glucocorticoides sería un protocolo eficaz y bien tolerado en perros con MUE.
  • Se incluyeron 86 perros con MUE entre mayo de 2009 y junio de 2017 (59 hembras y 27 machos; edad media de 5,93 años; peso corporal medio de 3,83 kg). Se evaluaron retrospectivamente los registros médicos de los perros con MUE tratados con prednisolona y MMF para determinar la respuesta terapéutica, el tiempo de supervivencia y los efectos adversos relacionados con el tratamiento.
  • Se registró una respuesta parcial o completa en 75 perros. La mediana de supervivencia global desde el inicio del tratamiento fue de 558 días. La mediana de supervivencia fue significativamente mayor en los perros que mostraron una respuesta completa sin recaídas durante el periodo de tratamiento (desde el diagnóstico hasta la muerte). En los perros que no lograron una respuesta completa se registró una razón de riesgo de mortalidad significativamente mayor, de 4,546,. El intervalo entre el inicio de los signos clínicos y la presentación clínica no se asoció significativamente con la respuesta completa, la tasa de recaída y el tiempo de supervivencia. Los efectos adversos incluyeron trastornos gastrointestinales en 26 perros (30,23%), infecciones esporádicas en 17 perros (19,77%), y pancreatitis en siete perros (8,14%).
  • Los resultados sugieren que el tratamiento adjunto con Micofenolato de mofetilo para la meningoencefalomielitis de etiología desconocida es seguro y comparable a otros protocolos inmunosupresores. Para un manejo exitoso, el tratamiento debe centrarse en la consecución de la respuesta completa y en la prevención de la recaída.
ABSTRACTS

Aspectos clínicos y desenlace del shock séptico en perros: 37 casos (2008-2015).

Summers AM, Vezzi N, Gravelyn T, Culler C, Guillaumin J.
J Vet Emerg Crit Care 2020 Dec 31

  • Este estudio describe las características de los perros con shock séptico, investiga marcadores de gravedad de la enfermedad y evalúa el impacto del tratamiento en el desenlace.
  • Se planteó un estudio retrospectivo en una unidad de cuidados intensivos de un hospital universitario. Se incluyeron 37 perros con shock séptico.
  • La mediana en la disfunción de los órganos fue de 3,24 ± 1,0, e incluyó disfunción cardiovascular (100%), respiratoria (73%), hematológica (68%), renal (49%) y hepática (32%). El tracto gastrointestinal fue la fuente más común de sepsis. La presión arterial media antes de la reanimación era de 50 ± 8 mm Hg. Todos los perros recibieron fluidos IV antes de una terapia vasopresora con un ritmo medio de 12,1 ± 11,0 mL/kg/h. Todos los perros recibieron antimicrobianos, administrados en una media de 4,3 ± 5,7 horas después del diagnóstico. Se administró dopamina o norepinefrina por vía intravenosa, respectivamente, en el 51,3% y el 37,8% de los perros con una duración media de la hipotensión de 2,6 ± 3,0 horas. La tasa de mortalidad fue del 81,1%. La probabilidad de sobrevivir fue mayor en los perros con una sonda de alimentación (P = 0,007) y con sepsis gastrointestinal (P = 0,012), y menor en los perros con disfunción respiratoria (P < 0,001). Las puntuaciones APPLEFull obtenidas (P = 0,014) y el tiempo transcurrido hasta la terapia antimicrobiana (P = 0,047) se identificaron como predictores de mortalidad. Se evaluaron combinaciones de tratamiento consistentes en 7 intervenciones que en medicina humana pueden mejorar los resultados en shock séptico. Los supervivientes recibieron 4,1 ± 1,3 de estas intervenciones, mientras que los no supervivientes recibieron 2,4 ± 1,4 (p = 0,003).
  • El estudio concluye que el shock séptico en perros presenta un pronóstico reservado. La terapia antimicrobiana temprana y la utilización de combinaciones de tratamiento pueden aumentar la supervivencia de los perros con shock séptico. Se debería investigar el impacto de ciertas intervenciones específicas en la supervivencia.
ABSTRACTS

Evaluación de los efectos de la administración de hidroxietil almidón (130/0,4) como infusión a velocidad constante sobre la presión osmótica coloide del plasma en perros hipoalbuminémicos.

Borrelli A, Maurella C, Lippi I, Ingravalle F, Botto A, Tarducci A, Bruno B.
J Vet Emerg Crit Care. 2020 Sep;30(5):550-557

  • El objetivo del estudio era evaluar los efectos de 2 infusiones de velocidad constante de hidroxietil almidón (HES) 130/0,4 en la presión coloide osmótica del plasma (PCO) en perros hipoalbuminémicos.
  • Se planteó un ensayo clínico prospectivo y aleatorio que incluyó 24 perros con propietario, hipoalbuminémicos euvolémicos (albúmina < 20 g/L [<2 g/dL]) con parámetros de perfusión normales que requerían terapia de fluidos IV. Además de los cristaloides, se administró HES 130/0,4 como infusión a velocidad constante durante 24 horas a 1 mL/kg/h (grupo 1, n = 15) o a 2 mL/kg/h (grupo 2, n = 9), para estabilizar la PCO del plasma. Antes de la infusión, se recogió una muestra de sangre para realizar un hemograma, una electroforesis de suero y pruebas serológicas para algunas enfermedades infecciosas. De forma seriada se evaluaron, al inicio (T0) y luego a las 6, 12 y 24 horas después del comienzo de la infusión, la PCO plasmática, la concentración de albúmina, el hematocrito y la concentración total de proteínas plasmáticas, y se intentó detectar diferencias estadísticamente significativas entre los 2 grupos.
  • No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en el hematocrito entre los 2 grupos; sin embargo, se identificó un alto nivel de variabilidad dentro de un mismo individuo. Entre todos análisis de laboratorio, el hematocrito disminuyó significativamente en el grupo 1 en T12 y T24 en comparación con T0 (P < 0,001) y la concentración total de proteínas plasmáticas aumentó significativamente en el grupo 2 en T12 y T24 en comparación con T0 (P < 0,008).
  • En este estudio no se encontró ningún efecto significativo en la PCO plasmática tras la infusión con HES 130/0,4 en dosis de 1 mL/kg/h y 2 mL/kg/h durante 24 horas a perros hipoalbuminémicos. Se podrían considerar las dosis concomitantes de cristaloides administradas, la enfermedad subyacente y el pequeño tamaño de la muestra como potenciales factores de confusión.
ABSTRACTS

Etiología y pronóstico de perros con concentraciones anormales de glucosa en sangre evaluados en una servicio de urgencias

Hagley SP, Hopper K, Epstein SE.
J Vet Emerg Crit Care. 2020 Sep;30(5):567-573

  • Este estudio determina la prevalencia de las anomalías de la glucosa sanguínea en perros no diabéticos que se presentan en una sala de emergencias veterinarias y su asociación con los procesos de la enfermedad subyacente, la administración previa de glucocorticoides y la mortalidad en general.
  • Se planteó un estudio retrospectivo en un hospital universitario en el que se revisaron las historias clínicas, del periodo enero de 2013 hasta diciembre de 2014, de perros con una concentración de glucosa en sangre medida en las 6 horas siguientes a su presentación e ingreso al hospital. Se registraron los medicamentos administrados antes de la toma de muestras de sangre, la presencia de shock, el diagnóstico clínico final y la supervivencia. La hipoglucemia y la hiperglucemia se definieron como una glucemia <80 mg/dL y >120 mg/dL, respectivamente. Los pacientes diabéticos fueron eliminados del análisis. Se incluyeron un total de 660 perros
  • Se encontró hiperglucemia en el 40,1% de los perros e hipoglucemia en el 9,0%. La hiperglucemia se asoció con mayor frecuencia a enfermedades gastrointestinales, traumatismos, neoplasias y enfermedades respiratorias. Las enfermedades más comunes asociadas a la hipoglucemia fueron la sepsis, la enfermedad gastrointestinal y la neoplasia. Los perros en shock o con hiperlactatemia tenían valores de glucosa en sangre más altos que los perros con perfusión y concentraciones de lactato en plasma normales (P = 0,016 y P < 0,0001, respectivamente). La mortalidad fue mayor en los perros con hiperglucemia (33,2%, P = 0,03) o hipoglucemia (44,6%, P = 0,0024) en comparación con los que tenían normoglucemia (24,9%).
  • Según los datos de este estudio, la existencia de disglucemia en perros no diabéticos evaluados en urgencias se asocia con una tasa de mortalidad más alta que la de los perros de la misma población con normoglucemia. La hiperglucemia en esta población de perros fue común y puede representar una respuesta al estrés.
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del uso de plasma congelado en gatos en 121 gatos: 2009-2016

Lane WG, Sinnott-Stutzman VB.
J Vet Emerg Crit Care. 2020 Sep;30(5):558-566

  • Este estudio documenta las indicaciones del uso de plasma fresco congelado (PFC) en gatos, las dosis administradas y la frecuencia de las reacciones adversas a la transfusión (RAT).
  • Se planteó un estudio observacional retrospectivo desde enero de 2009 hasta noviembre de 2016 en gran centro urbano de referencia y urgencias. Se incluyeron 121 gatos con propietario que recibieron PFC. Se registraron la reseña del animal, la(s) indicación(es), la dosis, la concentración sérica proteínas plasmáticas totales antes y después de la transfusión, el tiempo de protrombina, el tiempo de tromboplastina parcial activada, así como la posible aparición de RTA, los procesos patológicos primarios y el resultado final.
  • La presión arterial Doppler aumentó tras la transfusión (media pre: 99,5 ± 30,8 mm Hg; media post: 108,5 ± 32,5 mm Hg, P = 0,027). Los gatos eran significativamente menos propensos a sufrir coagulopatía después de la transfusión (p < 0,001). Las indicaciones más comunes fueron la sospecha de coagulopatía (n = 105, 83%), hemorragia (n = 45, 35%) e hipotensión (n = 32, 25%). La mediana de la dosis administrada fue de 6 mL/kg (rango intercuartil = 3 mL/kg) y se correlacionó negativamente con el peso corporal (r = -.598, P < 0.001). Se produjo una posible RTA en 17 de 108 (16%, intervalo de confianza [IC] del 95%, 10-24%) de las transfusiones evaluadas. El aumento de la temperatura corporal fue el más común en 11 de 108 (10%, IC del 95%, 5-18%), seguido de taquipnea/disnea en 8 de 108 (7%, IC del 95%, 3-13%). Los procesos patológicos primarios más comunes fueron la enfermedad hepática (n = 41, 34%), la neoplasia (n = 19, 16%) y la sepsis (n = 15, 12%). La mortalidad global fue del 54%. La mejora de los tiempos de coagulación se asoció con una mayor probabilidad de supervivencia (odds ratio = 2,4; IC del 95%, 1,1-5,3; p = 0,023).
  • Las justificaciones de los clínicos para las transfusiones de PFC manifestadas en este estudio son comparables a las reportadas en perros; sin embargo, la dosis de mL/kg es menor. La coagulopatía y la presión arterial mejoran significativamente tras la transfusión. Las posibles RTA fueron tan frecuentes como las reportadas en las transfusiones de concentrados de glóbulos rojos en felinos y se clasificaron como leves.
ABSTRACTS

Utilidad diagnóstica de la ecografía abdominal en la evaluación de perros con hemoabdomen no traumático: 94 casos (2014-2017).

Cudney SE, Wayne AS, Rozanski EA.
J Am Vet Med Assoc. 2021 Feb 1;258(3):290-294.

  • El objetivo de este estudio era evaluar la utilidad de la ecografía abdominal para detectar masas evidentes en perros con hemoabdomen no traumático. 
  • Se buscaron los registros médicos electrónicos en un centro veterinario, de 2014 a 2017, para identificar a los perros con hemoabdomen no traumático, a los que un radiólogo diplomado les hubiera realizado una ecografía abdominal y posteriormente se hubiera evaluado el abdomen macroscópicamente mediante cirugía o necropsia. Se incluyeron 94 perros con propietario en lo que se analizaron los informes de ecografía, cirugía e histología. 
  • En el 54% (51/94) de los perros se identificaron diferencias entre la ecografía y los hallazgos quirúrgicos o de necropsia. Las masas esplénicas fueron identificadas como la causa más común del hemoabdomen. La sensibilidad de la ecografía abdominal fue del 87,4%, 37,3% y 31,3% para las masas en el bazo, el hígado y el mesenterio, respectivamente. En cinco perros se identificaron más lesiones con la ecografía abdominal que las encontradas en la evaluación macroscópica; En ninguno de 6 perros con metástasis nodular difusa peritoneal se detectaron las lesiones por la ecografía abdominal. 
  • En esta muestra de perros, la utilidad de la ecografía abdominal para detectar lesiones identificables macroscópicamente en perros con hemoabdomen no traumático fue limitada. La sensibilidad más alta fue para identificar masas esplénicas y la más baja fue para identificar metástasis nodular difusa.
ABSTRACTS

Los perros con ruptura biliar en base a hallazgos ecográficos pueden tener los valores séricos de bilirrubina normales

Wilson K, Powers D, Grasperge B, Liu CC, Granger LA.
Vet Radiol Ultrasound. 2020 Dec 19

  • La ausencia de hiperbilirrubinemia puede hacer que la sospecha de ruptura biliar en perros disminuya. Este retraso en la sospecha y el tratamiento consecuente podría dar lugar a un aumento de las tasas de mortalidad.
  • El objetivo de este estudio observacional retrospectivo fue describir los resultados de la ecografía y la bilirrubina sérica en un grupo de perros con un diagnóstico ecográfico de sospecha de ruptura biliar.
  • Durante el período 2007-2019 se buscaron en los registros de un solo centro los casos que tenían informes ecográficos que describían la sospecha de ruptura biliar. Se registraron los resultados clínicos de cada uno de los casos.
  • Un total de 35 perros cumplieron los criterios de inclusión y, de éstos, en 30 perros se confirmó la ruptura de las vías biliares. Se descubrió que el 40% (12/30) de los perros con ruptura de vías biliares confirmada tenían valores de bilirrubina sérica dentro del rango de referencia normal. No se encontró ninguna diferencia estadística en los valores de bilirrubina sérica entre animales con tractos biliares rotos y no rotos. Se identificó que la leucocitosis y la neutrofilia eran estadísticamente significativas entre animales con los tractos biliares rotos y no rotos. Se encontró material mucinoso, similar a la "bilis blanca" que se encuentra en la literatura humana, dentro del derrame peritoneal de seis perros con ruptura biliar, tres de los cuales también carecían de pigmento biliar.
  • Los resultados de este estudio indicaron que la normobilirrubinemia puede estar presente en algunos perros con ruptura biliar y, por lo tanto, no debe utilizarse como motivo para excluir este diagnóstico diferencial.