Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urgencias y cuidados intensivos

ABSTRACTS

Una investigación preliminar sobre la asociación de la concentración sanguínea de cloro y la morbilidad y mortalidad en perros hospitalizados

Libin MB, Weltman JG, Prittie J.
Vet Med (Auckl). 2020 Jul 15;11:57-69

  • El objetivo de este estudio era valorar la concentración sanguínea de cloro y la lesión renal aguda (AKI) adquirida en el hospital (intrahospitalaria) en perros hospitalizados. Otros detalles valorados fueron la carga de cloro ajustada según el volumen de fuido administrado (VACL), la mortalidad intrahospitalaria y la duración de la estancia en la UCI.
  • Se trata de un estudio prospectivo y observacional realizado desde febrero de 2018 hasta julio de 2019. Se incluyeron 60 perros que ingresaron en la UCI y recibieron terapia de fluidos por vía intravenosa durante más de 24 horas. Las concentraciones de cloro corregido y creatinina se obtuvieron dos veces al día. Se registró el volumen total de fluido intravenoso y la carga total de cloro administrados. La VACL se calculó dividiendo el cloro administrado por el volumen de fluido administrado. La AKI intrahospitalaria se definió como un aumento de la creatinina de ≥ 0,3 mg/dL o del 150% desde el valor basal hasta el máximo medido. También se registró la supervivencia o la no supervivencia hasta el alta hospitalaria y la duración de la estancia en la UCI.
  • Quince de 60 pacientes desarrollaron una AKI intrahospitalaria. El valor máximo de cloro corregido medido fue significativamente diferente en el grupo con AKI (mediana 122.3 mmol/L) vs. el grupo sin AKI (mediana 118.1 mmol/L; p=0.0002). Seis de los 60 pacientes desarrollaron hipercloremia. Los pacientes hiperclorémicos fueron significativamente más propensos a desarrollar una AKI intrahospitalaria (p=0.03). Los pacientes hospitalizados ≥2 días en la UCI tuvieron una concentración máxima de cloro significativamente más alta comparado con aquellos con una estancia más corta (121.8 ± 5.9 mmol/L vs 117.5 ± 4.3 mmol/L; p=0.002). Ocho de 60 pacientes no sobrevivieron hasta el alta hospitalaria. Las concentraciones máximas de cloro corregido y creatinina no fueron significativamente diferentes entre los sobrevivientes y los no sobrevivientes. El VACL no fue significativamente diferente entre los grupos de perros con AKI o los que murieron.
  • El estudio concluye que la concentración máxima de cloro corregido fue significativamente más alta en perros con lesión renal aguda adquirida en el hospital, incluso entre los perros sin hipercloremia. Además, las concentraciones máximas de cloro corregido fueron significativamente más altas en los perros que estuvieron hospitalizados en la UCI más tiempo en comparación con los hospitalizados menos de dos días. No hubo diferencias significativas en el VACL en ninguno de los grupos.
ABSTRACTS

Evaluación del tamaño de la sección transversal del orificio uretral después de un procedimiento de uretrostomía perineal en gatos machos

Segal U, Shani J, Zemer O, Joseph R.
J Small Anim Pract. 2020 Jul 26

  • Los objetivos de este estudio fueron: 1) Evaluar el tamaño de la sección transversal del orificio uretral inmediatamente y 12 días después de un procedimiento de uretrostomía perineal. (2) Evaluar la correlación entre el tamaño de la sección transversal y la formación de estenosis durante un período de 6 meses después de la uretrostomía perineal.
  • Se incluyeron 24 gatos machos con enfermedad del tracto urinario inferior felino que no respondieron al tratamiento médico y se sometieron a una uretrostomía perineal. El tamaño de la sección transversal del orificio uretral se estimó por el mayor tamaño del catéter urinario (medida Fr) que era posible insertar fácilmente a través del sitio de la uretrostomía. Este tamaño se midió en tres momentos diferentes: Pre-operatorio , inmediatamente post-operatorio  y 12 días post-operatorio. Se evaluaron la recurrencia de la obstrucción urinaria y la formación de estenosis en el sitio de la uretrostomía durante un periodo de 6 meses después del procedimiento quirúrgico. Se calcularon las probabilidades de recurrencia de la obstrucción tomando como base un tamaño ≤ 8Fr y > 8Fr en inmediatamente post-operatorio.
  • La obstrucción urinaria y la estenosis del sitio de la uretrostomía ocurrieron en 5 de 24 (~20%) de los gatos operados en un promedio de 92 ± 25 días después de la uretrostomía perineal. El tamaño de orificio varió de 6 a 10 (mediana 10) Fr en inmediatamente post-operatorio y de 4 a 10 (mediana 8) Fr en 12 días post-operatorio. Hubo una disminución significativa de 0,15 ± 0,09 mm2 del área de la sección transversal del orificio uretral a los 12 días postoperatorio en comparación con las medidas tomadas inmediatamente después de la operación. Las probabilidades de obstrucción urinaria postoperatoria de los casos ≤ 8Fr en inmediatamente post-operatorio (área de sección transversal del orificio uretral intraoperatorio igual o superior a 5,5 mm2) y en los casos > 8Fr en inmediatamente post-operatorio fueron del 44 y del 6%, respectivamente. En todos los casos (tres gatos) en los que el catéter fue de 6Fr inmediatamente post-operatorio se documentó la recurrencia de la obstrucción.
  • El mayor tamaño del catéter urinario que es posible insertar durante la cirugía es un método simple para evaluar el tamaño de la sección transversal de la uretrostomía. Algo de contracción del diámetro del orificio uretral durante la fase de curación de la herida es esperable. La obstrucción urinaria postoperatoria es más probable en los casos en que el orificio es < 8Fr en inmediatamente post-operatorio.
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del uso de plasma fresco congelado en 121 gatos (2009-2016)

Lane WG, Sinnott-Stutzman VB.
J Vet Emerg Crit Care (San Antonio). 2020 Jul 9

  • El objetivo de este estudio era documentar las indicaciones para el uso de plasma fresco congelado (PFC) en gatos, las dosis administradas y la frecuencia de las reacciones adversas a las transfusiones (RAT).
  • En un gran centro veterinario urbano de urgencias veterinarias, se diseñó un estudio observacional retrospectivo (de enero de 2009 a noviembre de 2016) en el que se identificaron 121 gatos con propietario que recibieron PFC. Se registraron la reseña del anima, la(s) indicación(es) de la transfusión, dosis, proteínas plasmáticas totales pre y post transfusión, tiempo de protrombina, tiempo de tromboplastina parcial activada, posibles RAT, el proceso primario de la enfermedad y resultado final.
  • Después de la transfusión, hubo un aumento de la presión arterial por Doppler (media pre 99,5 ± 30,8 mm Hg; post 108,5 ± 32,5 mm Hg, P = 0,027). Los gatos tuvieron una probabilidad significativamente menor de estar predispuestos a coagulopatía después de la transfusión (P < 0,001). Las indicaciones más comunes fueron la sospecha de coagulopatía (n = 105, 83%), hemorragia (n = 45, 35%), e hipotensión (n = 32, 25%). La dosis media fue de 6 mL/kg (rango intercuartílico = 3 mL/kg) y se correlacionó negativamente con el peso corporal (r = -.598, P < 0.001). En 17 de 108 (16%, intervalo de confianza [IC] del 95%, 10-24%) gatos se identificaron posibles RAT a las transfusiones. El aumento de la temperatura corporal fue la RAT más común en 11 de 108 (10%, IC del 95%, 5-18%), seguido de taquipnea/disnea en 8 de 108 (7%, IC del 95%, 3-13%). Los procesos de enfermedad primaria más comunes incluyeron enfermedad hepática (n = 41, 34%), neoplasia (n = 19, 16%) y sepsis (n = 15, 12%). La mortalidad general fue del 54%. La mejora de los tiempos de coagulación se asoció con un aumento de las probabilidades de supervivencia (odds ratio = 2,4; IC del 95%, 1,1-5,3; P = 0,023).
  • En este estudio, las indicaciones clínicas para las transfusiones de PFC son comparables a las reportadas en los perros; sin embargo, la dosis de mL/kg es menor. La coagulopatía y la presión sanguínea mejoran significativamente en la post-transfusión. Las posibles RAT fueron tan frecuentes como las reportadas en transfusiones de glóbulos rojos en gatos y se clasificaron como leves.
ABSTRACTS

Xenotransfusión de sangre de perro a gatos: una revisión de 49 casos y sus resultados

Le Gal A, Thomas EK, Humm KR.
J Small Anim Pract. 2020 Mar;61(3):156-162

  • Este estudio trata de describir el uso de un protocolo de xenotransfusión y el resultado de la xenotransfusión en los gatos receptores, y evaluar si el dueño recordaba la xenotransfusión.
  • Se incluyeron los gatos a los que se les administraron xenotransfusiones en dos hospitales entre enero de 2016 y julio de 2018. Se registró el protocolo de la xenotransfusión, la causa de la anemia, el grupo de sangre, el hematocrito (PCV), el volumen de la transfusión, las reacciones a la transfusión, el PCV 12 horas después de la transfusión y la supervivencia hasta el momento del alta. También se preguntó a los propietarios de los gatos supervivientes para determinar si recordaban que se había realizado una xenotransfusión.
  • Cuarenta y nueve gatos se sometieron a una xenotransfusión. Las causas más comunes de anemia fueron la pérdida de sangre durante una cirugía (n = 17), anemia hemolítica inmunomediada (n = 14) y neoplasia (n = 14). La media de PCV antes de la transfusión era del 10%. La media de PCV 12 horas después de la transfusión fue del 25%.  Seis gatos (12%) tuvieron reacciones de la transfusión febriles no hemolíticas, y 10 gatos (20%) murieron o fueron sacrificados dentro de las 24 horas de la xenotransfusión. En 25 de los 39 gatos (64%), se produjo una reacción hemolítica retardada a la transfusión que se manifestó con ictericia en 15 gatos después de una mediana de 1,9 días y con suero hemolítico en 19 gatos después de una mediana de 2 días. De los 18 gatos vivos a la semana de ser dados de alta, 15 (83%) seguían vivos a una mediana de 173 días después de la xenotransfusión. Todos los propietarios contactados recordaron que sus gatos habían recibido una xenotransfusión.
  • Según los datos del estudio, la xenotransfusión de glóbulos rojos caninos a los gatos es posible, aunque debe esperarse una reacción hemolítica entre 1 y 6 días después de la transfusión.
ABSTRACTS

Síndrome de las vías respiratorias braquicefálicas: manejo de la complicaciones respiratorias post-operatorias en 248 perros

Lindsay B, Cook D, Wetzel JM, Siess S, Moses P.
Aust Vet J. 2020 May;98(5):173-180

  • A medida que aumenta el número de perros de razas braquicefálicas, hay un mayor incidencia de la corrección quirúrgica del síndrome de las vías respiratorias braquicefálicas (brachycephalic airway syndrome BAS).
  • El objetivo de este estudio fue describir la incidencia y las estrategias para el tratamiento de las complicaciones respiratorias postoperatorias de los perros braquicefálicos sometidos a la corrección quirúrgica de uno o más de los componentes del BAS. Se revisaron de forma retrospectiva los registros médicos de 248 perros braquicefálicos tratados quirúrgicamente por BAS para obtener información demográfica, los procedimientos realizados, las complicaciones postoperatorias y el tratamiento seguido, el tiempo de hospitalización y la necesidad de una cirugía posterior.
  • Las razas más comunes fueron Pugs, Cavalier King Charles Spaniels y Bulldog inglés. Los perros que experimentaron alguna complicación eran de mayor edad (la media fue de 5,5 años, en comparación con 4,1 años [P < 0,01]). En total, 58 perros (23,4%) tuvieron complicaciones que incluyeron: disnea manejada solamente con oxígeno suplementario (7,3%, n = 18), disnea que requirió anestesia y reintubación (8,9%, n = 22), disnea que requirió tratamiento con una traqueotomía temporal (8,9%, n = 22), neumonía por aspiración (4%, n = 10), y paro respiratorio o cardíaco (2,4%, n = 6). Cinco de los 22 perros que requirieron anestesia y reintubación empeoraron en las 12 o más horas después de la recuperación anestésica postoperatoria. La tasa de mortalidad general en este estudio fue del 2,4% (n = 6). La edad, existencia de patologías de las vías respiratorias concurrentes y la presentación en situación de emergencia fueron predictores significativos de complicaciones postoperatorias.
  • Los datos del estudio muestran la importancia de que exista una estrecha vigilancia veterinaria durante un mínimo de 24 h después de la cirugía. Se debería considerar realizar la intervención quirúrgica para los perros sintomáticos de BAS a una edad temprana y como un procedimiento electivo, para así reducir el riesgo de complicaciones postoperatorias.

 

ABSTRACTS

Análisis retrospectivo de 736 casos de vólvulo - dilatación gástrica

Song KK, Goldsmid SE, Lee J, Simpson DJ.
Aust Vet J. 2020 Jun;98(6):232-238

  • El objetivo del estudio era identificar los factores que influyen en la supervivencia de los casos confirmados de vólvulo - dilatación gástrica (VDG) presentados a los hospitales de referencia y de urgencias especializados.
  • Se buscaron las historias clínicas de los casos confirmados de VDG admitidos en dos centros de remisión y urgencias emergencia especializados entre julio de 1999 y julio de 2019. Se revisaron un total de 736 casos de VDG, de los cuales 460 fueron tratados quirúrgicamente y 276 perros fueron eutanasiados de forma humanitaria.
  • Los índices de supervivencia de los perros operados por cirujanos generales y especialistas fueron del 81,7% y 88,7%, respectivamente. Tanto la gastropexia incisional como la gastropexia con colgajo seromuscular fueron clínicamente efectivas en el tratamiento del VDG, sin diferencias significativas en las tasas de supervivencia. Las tasas de mortalidad intraoperatoria para los cirujanos generales y los especialistas fueron del 7,0% y el 2,9%, respectivamente. Las probabilidades de mortalidad en perros operados por cirujanos generales fueron 2,03 veces superiores que las de los cirujanos especialistas. Las probabilidades de mortalidad en perros presentados entre las 3:00 am y las 9:00 am fueron 3.57 veces superior a las de los perros presentados entre las 9:00 am y las 9:00 pm. Las probabilidades de mortalidad en los perros en los que la duración desde el momento de la presentación hasta la finalización de la cirugía fue de más de 3 h fueron 2,53 veces superiores a las de los perros en los que el tiempo transcurrido fue igual o inferior a 3 h.
  • Estos resultados sugieren que el tiempo de admisión está relacionado de forma estadísticamente significativa con la tasa de supervivencia. Así mismo, los perros operados por cirujanos especialistas tuvieron una tasa de supervivencia significativamente mayor en comparación con los operados por cirujanos generales. Se aconseja que los clínicos deberían intentar estabilizar y completar la corrección quirúrgica del VDG lo antes posible para disminuir la mortalidad.
ABSTRACTS

Factores que afectan la supervivencia en el momento del alta en 53 gatos diagnosticados de uroabdomen: un análisis retrospectivo de un único centro

Hornsey SJ, Halfacree Z, Kulendra E, Parker S, Kulendra N.
J Feline Med Surg. 2020 Jun 23

  • El objetivo de este estudio fue evaluar los resultados en gatos diagnosticados con uroabdomen en un solo centro de referencia.
  • Entre junio de 2003 y septiembre de 2016 se identificaron 53 gatos a los que se les había diagnosticado uroabdomen en un hospital clínico universitario. Los datos recopilados incluyeron la reseña del animal, los signos clínicos en la presentación, la etiología, la ubicación de la ruptura del tracto urinario, la presencia de lesiones concurrentes, el resultado del urocultivo, la presencia de urolitos y los valores de hematocrito, creatinina y potasio en la presentación. Se incluyeron tanto los gatos sometidos a tratamiento médico como quirúrgico, y se registró el uso de catéteres urinarios, tubos de cistotomía y drenajes abdominales. Se determinó si los pacientes sobrevivieron al alta o si se les practicó la eutanasia o murieron.
  • El 74% (n = 39) de los gatos sobrevivieron al alta. Las elevaciones de creatinina (P = 0,03) mostraron estar significativamente correlacionadas con la supervivencia en el momento del alta. El sexo, la edad, la ubicación de la ruptura, la presencia de urolitos, el resultado del urocultivo, la presencia de lesiones concurrentes, el potasio y hematocrito en la presentación no se asociaron con la supervivencia en el momento del alta. No hubo diferencias en la supervivencia entre los gatos que fueron tratados médica o quirúrgicamente.
  • Los autores concluyen que los gatos que desarrollan uroabdomen tienen una buena probabilidad de sobrevivir. En el momento de la presentación deben evaluarse los valores electrolíticos y bioquímicos, además de la presencia de lesiones concurrentes.
ABSTRACTS

Traumatismo craneomaxilofacial en perros: Localización, morfología y etiología de las fracturas

Front Vet Sci. 2020 Apr 28;7:241
De Paolo MH, Arzi B, Pollard RE, Kass PH, Verstraete FJM.

  • El tratamiento del traumatismo craneomaxilofacial (CMF) en los perros requiere a menudo un enfoque multidisciplinar y un conocimiento profundo de las estructuras esqueléticas del área CMF involucradas.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo fue utilizar un gran número de estudios de Tomogafía Computerizada (TC) de perros evaluados por traumatismo CMF y describir la localización y morfología de la fractura en relación con los datos demográficos y la etiología del trauma.
  • Se evaluaron los registros médicos y los estudios de TC de 165 perros en un período de 10 años. Se registró la localización esquelética de las fracturas del área CMF, así como el grado de desplazamiento y la fragmentación de cada fractura. También se registraron los datos demográficos de los pacientes y la etiología del trauma. Las mordeduras de animales representaron la mayoría de los traumas (50%), seguidas de los traumas de origen desconocido (15%), los accidentes con vehículos (13%), y los traumas por objeto contundente (13%). Los perros pequeños, de menos de 10 kg, y los más jóvenes representaron la mayoría de los pacientes (41,8 y 25,5%, respectivamente). El hueso fracturado o región más probable de fractura era el hueso maxilar, seguido de las regiones premolar y molar de la mandíbula. En cualquiera de los pacientes se podían fracturar hasta 37 huesos o regiones, con un promedio de 8,2 huesos o regiones fracturadas por perro. La ubicación de las fracturas más comunes variaba según la etiología del trauma. En concreto, los accidentes de tráfico tendían a afectar más localizaciones y con una mayor probabilidad de fractura que otros tipos de traumatismo.
  • Una de las principales conclusiones de este estudio es que cada hueso de la región del CMF se fracturó en al menos un caso y que muchos de los casos tenían un gran número de regiones fracturadas. Por lo tanto, en estos casos, se resalta la necesidad de llevar a cabo una evaluación exhaustiva de toda la región CMF afectada, preferentemente mediante TC

 

ABSTRACTS

Tasa de mortalidad y factores de pronóstico en perros con anafilaxis severa: 67 casos (2016-2018)

Smith MR, Wurlod VA, Ralph AG, Daniels ER, Mitchell M.
J Am Vet Med Assoc. 2020 May 15;256(10):1137-1144

  • El objetivo de este estudio era determinar las tasas de mortalidad en los perros con anafilaxis grave e identificar posibles factores de pronóstico.
  • Se incluyeron  67 perros con sospecha de anafilaxis calificada como severa y se clasificaron según la evolución como sobrevivientes y no sobrevivientes. Se revisaron las historias clínicas y se recopilaron datos como la reseña del animal, hallazgos del examen físico, el tiempo de admisión en el hospital desde el inicio de los signos clínicos, los resultados de los análisis bioquímicos séricos, de pruebas de coagulación y los resultados de la ecografía abdominal. También se registró el tratamiento inicial dentro de las primeras 6 horas después del ingreso en el hospital, incluyendo específicamente el uso de epinefrina, difenhidramina, corticosteroides, antimicrobianos, plasma fresco congelado y suplemento de dextrosa.
  • La tasa de mortalidad general fue del 14,9% (10/67) para los perros con anafilaxis calificada como grave. En los no sobrevivientes, la concentración sérica de fósforo y el tiempo de protrombina (TP) fueron significativamente más altos, en comparación con los sobrevivientes. Los no sobrevivientes tenían temperaturas corporales más bajas que los sobrevivientes. Los siguientes factores se asociaron con la muerte, una concentración de fósforo sérico ≥ 12,0 mg/dl, hipoglucemia dentro de las 6 horas posteriores a la admisión en el hospital, una valor de TP alto, valores concurrentemente altos de TP y un tiempo parcial de tromboplastina (PTT) > 50% por encima del límite del rango de referencia, y la necesidad de dextrosa suplementaria. Las incidencias de coagulopatía y derrame peritoneal fueron inesperadamente altas (85,2% y 65,5% de los perros, respectivamente) pero no fueron indicativas de supervivencia.
  • A pesar de la mala condición clínica observada en el momento de la admisión en los perros con anafilaxis severa, la tasa de supervivencia con el tratamiento fue bastante alta. La coagulopatía y la presencia de derrame peritoneal fueron hallazgos comunes en perros con anafilaxis severa. La concentración de fósforo sérico ≥ 12,0 mg/dl, un valor alto de TP, los aumentos simultáneos de los valores de TP y PTT > 50% por encima de los límites del rango de referencia, la hipoglucemia dentro de las 6 horas posteriores al ingreso en el hospital y la necesidad de dextrosa suplementaria se asociaron con la muerte.
ABSTRACTS

Evaluación de la concentración de cortisol sérico como indicador pronóstico para la no supervivencia en el momento del alta hospitalaria en perros críticamente enfermos

Swales H, Batchelor DJ, O'Connell EM.
J Am Vet Med Assoc. 2020 May 1;256(9):1034-1040

  • El objetivo del estudio era investigar si la concentración de cortisol sérico (CS) es un indicador pronóstico útil para la supervivencia frente a la no supervivencia en el momento del alta hospitalaria en perros críticamente enfermos.
  • Se revisaron retrospectivamente los registros médicos de la base de datos de un hospital veterinario para identificar a los perros críticamente enfermos que fueron hospitalizados entre enero de 2010 y mayo de 2018 y a los que se les midieron las concentraciones de CS ≤ 3 días después de su admisión. Se identificaron 229 perros. Se compararon los resultados de las concentraciones de CS para los perros agrupados por supervivencia versus no supervivencia en el momento del alta hospitalaria, con sepsis versus sin sepsis, y otras variables de interés. Se evaluó el valor predictivo de la concentración de CS para la no supervivencia en el momento del alta hospitalaria (ratio Odd [OR], sensibilidad y especificidad) para los cortes determinados a partir de una curva ROC o límite de referencia.
  • La concentración media de CS fue mayor en los perros que no sobrevivieron al alta hospitalaria (8,5 μg/dL; rango intercuartílico [25º a 75º percentil], 4,8 a 11,8 μg/dL), en comparación con la concentración en los que fueron dados de alta vivos (4,5 μg/dL; rango intercuartílico, 2,5 a 6,9 μg/dL). El área bajo la curva ROC fue de 0,72 (intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,64 a 0,81) en cuanto a la concentración de CS para predecir la no supervivencia. El límite óptimo calculado de la concentración de CS fue de 7,6 μg/dL, en el que el OR, la sensibilidad y la especificidad para la no supervivencia fueron de 5,4 (IC del 95%, 2,7 a 10,9), 58% y 80%, respectivamente. Alternativamente, cuando se utilizó el valor superior del rango de referencia para la concentración de CS (5,8 μg/dL) como límite, el OR, la sensibilidad y la especificidad para la no supervivencia fueron de 3,6 (IC del 95%, 1,8 a 7,1), 67% y 64%, respectivamente.
  • Los resultados de este estudio indican que la concentración de CS podría utilizarse como parte de una evaluación general del pronóstico en perros críticamente enfermos.