Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urología

ABSTRACTS

Cambios postmortem del tracto urinario en gatos con obstrucción uretral

Mauro KD, Bradley CW, Drobatz KJ.
J Vet Emerg Crit Care 2020 Jan 27

  • El objetivo del estudio era reportar los hallazgos postmortem macroscópicos e histopatológicos del tracto urinario en gatos con obstrucción uretral (UO), y compararlos con la gravedad clínica de la enfermedad.
  • De forma retrospectiva se evaluaron los historiales médicos de gatos con un examen post mortem completo entre 2000 a 2014 de un hospital universitario. Se incluyeron 14 gatos
  •  Las lesiones de vejiga fueron moderadas a severas en 10 de 14 (71%) y leves en 4 de 14 (29%) gatos. Las lesiones vesicales fueron difusas en 8 de 14 (57%), multifocales en 3 de 14 (21%) y focales en 3 de 14 (21%) gatos. Se observó cistitis linfocítica en 11 de 14 gatos (78%) y cistitis neutrofílica en 10 de 14 (71%) vejigas. Las lesiones uretrales fueron moderadas a severas en 4 de 14 (29%), leves en 4 de 14 (29%), y no se identificaron lesiones uretrales en 6 de 14 (43%) gatos. Las lesiones ureterales fueron leves en 1 de 14 (7%), y no se identificaron lesiones ureterales en 13 de 14 (93%) gatos. En la histopatología, hubo lesiones renales moderadas a severas en 5 de 14 gatos (36%), lesiones renales leves en 6 de 14 (43%), y no se identificaron lesiones renales en 3 de 14 gatos (21%). Las lesiones renales fueron multifocales en 10 de 14 (71%) y regionales en 1 de 14 gatos (7%). En los riñones, el infiltrado inflamatorio más frecuente fue el linfoplasmocítico. La gravedad de las lesiones uretrales no se asoció con la gravedad de las lesiones de vejiga (P = 1.0). Se observó que la hipercalemia era paralela a la gravedad de la vejiga (P = 0.02) y las lesiones renales (P = 0.04). Debido al pequeño tamaño de la muestra y a que se eliminaron la mayoría de los gatos azotémicos, no se pudo determinar que existiera una asociación entre la gravedad de las lesiones de la vejiga y el grado de azotemia.
  • En los gatos con UO evaluados en este estudio se encontraron lesiones inflamatorias renales y urinarias considerables. La gravedad de estos hallazgos fue paralela a la gravedad de las concentraciones de potasio en la sangre.
ABSTRACTS

Resistencia antimicrobiana de patógenos bacterianos aislados de infecciones del tracto urinario

Yu Z, Wang Y, Chen Y, Huang M, Wang Y, Shen Z, Xia Z, Li G.
Vet Microbiol. 2020 Feb;241

  • Las infecciones del tracto urinario (ITU), mayoritariamente causadas por patógenos bacterianos, son algunas de las infecciones más comunes en los perros. Para que el tratamiento se eficaz, es importante identificar los patógenos bacterianos que son predominantes y su susceptibilidad a los agentes antimicrobianos.
  • En este estudio, se recolectaron 326 muestras de casos con infecciones urinarias u otras enfermedades del sistema urinario en el hospital universitario de Beijing, de 2016 a 2018. En total, se recuperaron 129 aislamientos bacterianos no duplicados de 103 muestras clínicas.
  • La proporción de positivos en hembras fue mayor que en machos. Las bacterias Gram-negativas predominantes fueron Escherichia coli y Klebsiella spp., y las Gram-positivas fueron Staphylococcus spp. Las pruebas de susceptibilidad antimicrobiana según la técnica de microdilución en caldo mostraron que el 39% de E. coli y el 51.5% de Staphylococcus spp. fueron resistentes a múltiples fármacos. Concretamente, los aislamientos de E. coli mostraron altas tasas de resistencia a ampicilina (40.5%), ceftazidima (59.5%) y florfenicol (42.9%), y una resistencia limitada a amikacina (2.38%), meropenem (7.14%) y polimixina E (7,14%). En cuanto a Staphylococcus spp., mostraron altas tasas de resistencia a la eritromicina (60,6%), trimetoprima-sulfametoxazol (54,6%) y penicilina (45,5%), pero bajas tasas de resistencia a la vancomicina (6,06%) y nitrofurantoína (6,06%). La tipificación basada en electroforesis en gel de campo pulsado (PFGE) identificó 31 patrones de PFGE entre los 43 aislamientos de E. coli.
  • Los resultados sugieren que diversas cepas bacterianas, muchas de las cuales son multi-resistentes, pueden causar infecciones urinarias en perros. Por lo tanto, se deben realizar pruebas de susceptibilidad a los antimicrobianos para obtener una guía de selección de terapia antibiótica de primera línea y para ayudar a prevenir la aparición y propagación de la resistencia antimicrobiana.
ABSTRACTS

Evaluación de factores de pronóstico para la recuperación de las funciones urinaria y defecatoria en gatos con luxación sacrocaudal

Couper E, De Decker S.
J Feline Med Surg. 2020 Jan 6

  • El objetivo de este estudio fue evaluar los resultados y los factores pronósticos para gatos con luxación sacrocaudal.
  • Se planteó un estudio retrospectivo donde se revisaron los registros médicos y radiografías de gatos con luxación sacrocaudal. De estos registros se valoró la reseña del animal, presentación clínica, lesiones traumáticas concurrentes, detalles del tratamiento, resultado y tiempo de supervivencia. La gravedad de los signos neurológicos se calificó de 1 a 5, según unos sistemas de clasificación para gatos con luxación sacrocaudal. El grado de desplazamiento vertebral se calculó en radiografías de seguimiento. La evolución final se obtuvo de exámenes neurológicos seriados y entrevistas telefónicas. Para ser incluidos en el estudio, a los gatos se les tenían que haber dado un mínimo de 30 días para recuperar la función urinaria.
  • En total se incluyeron 70 gatos. Cincuenta y cinco de 61 gatos (90%) recuperaron la función urinaria voluntaria. Un mayor grado de afectación neurológica se asoció con una menor probabilidad (P = 0.01) y una mayor duración (P = 0.0003) para recuperar la función urinaria. No se encontraron asociaciones significativas entre la evolución de la función urinaria y la edad, el sexo, el tono anal, la sensación perineal, la sensación de la base de la cola, el grado de desplazamiento sacrocaudal craneocaudal o dorsoventral, la lesión ortopédica concurrente, la amputación de la cola, la función defecatoria en el momento del diagnóstico y la supervivencia. Los gatos que recuperaron la función defecatoria tuvieron tiempos de supervivencia más largos que aquellos que no recuperaron la función defecatoria (P = 0.03). La evolución final de la función defecatoria no se asoció significativamente con ninguna otra variable.
  • De acuerdo con estudios previos, en este estudio se observa que el grado neurológico es el indicador pronóstico más importante para los gatos con luxación sacrocaudal. La determinación de la gravedad de los signos neurológicos también puede ayudar a informar a los propietarios sobre el período de tiempo en el que se espera que regrese la función urinaria. La incontinencia fecal puede ser un factor pronóstico más importante de lo que se sospechaba anteriormente.
ABSTRACTS

Influencia de variables preanalíticas y analíticas en la medición de la gravedad específica urinaria canina y felina por refractometría

Mösch M, Reese S, Weber K, Hartmann K, Dorsch R.
J Vet Diagn Invest. 2019 Dec 26

  • La gravedad específica de la orina (USG), medida generalmente por refractometría, es un indicador trascendental de la capacidad de concentración renal. Existen pocos estudios que hayan evaluado refractómetros con escalas separadas para orina canina y felina. Ciertas variables como el contenido de proteínas o el tiempo de almacenamiento pueden influir en la USG.
  • En este estudio se comparan los efectos de medir la USG con un refractómetro con escala única o escalas separadas para orina canina y felina, se investiga la variabilidad entre observadores e intraobservadores y se mide la concordancia entre la orina entera y el sobrenadante. Se valoran ciertas asociaciones como la correlación entre la USG y la osmolalidad, la influencia de la proteína urinaria en la USG y la osmolalidad, y el impacto del tiempo de almacenamiento de hasta 6 meses. Se examinaron 252 muestras caninas y 126 felinas.
  • Se observaron valores USG más altos en el refractómetro de escala única que en el refractómetro de escala dual, con una diferencia media (sesgo) de <0.001 para las muestras caninas y 0.003 para las muestras felinas. La variabilidad inter e intraobservador fue aceptable. Hubo una buena correlación entre la USG de la orina entera y el sobrenadante. Las correlaciones entre la USG y la osmolalidad fueron excelentes (0,98-0,99, p <0,001). Una proteinuria de hasta 1 g / L no tuvo un efecto importante en la USG ni en la osmolalidad. El tiempo de almacenamiento no tuvo un efecto significativo en la USG.
  • Los autores concluyen que la diferencia entre los refractómetros evaluados es clínicamente irrelevante, y por lo tanto, el uso de un refractómetro con escalas felinas y caninas separadas es innecesario. Para la medición de USG se pueden usar tanto la orina entera como el sobrenadante almacenados hasta 6 meses. La influencia de la proteinuria <1 g / L en la USG y la osmolalidad es insignificante.
ABSTRACTS

Análisis retrospectivo del diagnóstico y resultado final en 45 gatos con trastornos de micción presentados como incontinencia urinaria

Lonc KM, Kaneene JB, Carneiro PAM, Kruger JM.
J Vet Intern Med. 2019 Dec 20

  • A diferencia de los perros, las causas y los resultados de la incontinencia urinaria (IU) en los gatos son en gran parte desconocidos.
  • El objetivo del estudio era determinar causas, identificar condiciones comórbidas y evaluar los resultados de los gatos con trastornos de micción que se presentan como IU.
  • De forma retrospectiva, se realizaron búsquedas en los registros médicos de los gatos presentados desde enero de 2006 hasta diciembre de 2017 utilizando 45 palabras clave relacionadas con la IU. Para confirmar un diagnóstico se utilizaron la historia clínica, el motivo de consulta y los hallazgos en el examen físico. Los casos se clasificaron según las localizaciones funcionales y anatómicas. En total, 45 gatos con cumplieron los criterios de inclusión de IU
  • La causa más común de IU fueron los trastornos de la médula espinal fue (n = 18), seguida de trastornos uretrales (n = 17), de vejiga (n = 9) y ureterales (n = 1). Las proporciones de trastornos de la fase miccional y de la fase de almacenamiento fueron similares (53% y 47%, respectivamente). Sin embargo, en gatos machos y en gatos jóvenes (p <0,03) se observaron con mayor frecuencia los trastornos de la fase miccional. Se detectó infección del tracto urinario en 11 de 28 (39%) gatos. En 38/45 casos estaba disponible el resultado final, 16 gatos (42%) recuperaron la continencia, 3 (8%) mejoraron con el tratamiento y 19 (50%) permanecieron incontinentes o fueron sacrificados. La enfermedad de la médula espinal tenía una probabilidad significativamente mayor de estar asociada con los malos resultados finales en comparación con los trastornos de la vejiga o la uretra (p <0,04).
  • En este estudio, la incontinencia urinaria en gatos se asoció con una variedad de trastornos congénitos y adquiridos que afectaban ambas fases de la micción con una frecuencia similar. Los gatos incontinentes con trastornos de la médula espinal eran los más comunes y justifican un pronóstico más reservado que los gatos con trastornos de la vejiga o la uretra.
ABSTRACTS

Resultados clínicos en 28 gatos a los 12-24 meses después de uretrostomía

Sousa-Filho RP, Nunes-Pinheiro DC, Sampaio KO, da Silva EC, Cavalcanti GA, Mori da Cunha MGM.
J Feline Med Surg. 2019 Dec 6

  • El objetivo de este estudio fue evaluar y comparar, los resultados clínicos a largo plazo y la calidad de vida de gatos sometidos a uretrostomia perineal (PU) o uretrostomía prepúbica (PPU).
  • Se siguieron, durante un mínimo de 1 año del postoperatorio, a 28 gatos (PU, n = 22; PPU, n = 6) que se sometieron a una uretrostomía. Para el estudio se valoraron los registros médicos, encuestas a los dueños de los gatos, y pruebas de laboratorio como la dimetilaginina sérica simétrica (SDMA), creatinina sérica, análisis de orina, gravedad específica de orina (USG), la ratio proteína de orina: creatinina (UPC) y urocultivo.
  • Las principales indicaciones para la uretrostomía fueron cateterismos múltiples y traumas uretrales. Las tasas generales de complicaciones de PU y PPU fueron 31.8% y 83.3%, respectivamente. La infección recurrente del tracto urinario (ITU) y la dermatitis por efecto irritante de la orina fueron menos frecuentes en gatos con PU que en gatos con PPU (ITU 22.7% vs 66.6%; dermatitis 4.5% vs 83.3%). La bacteriuria estuvo presente en 77.2% y 100% de los gatos PU y PPU, respectivamente. Las tasas de satisfacción del propietario fueron excelentes en el 81.8% de los casos de PU y el 33.3% de los casos de PPU.
  • En este estudio, una proporción de los gatos que se sometieron a uretrostomía mostró bacteriuria, infecciones urinarias recurrentes y niveles elevados de SDMA. La PU está asociada con una mayor satisfacción de los propietarios, menores ITU sintomáticas y dermatitis periestoma que en la PPU. Aunque la PPU tiene importancia como procedimiento de rescate, su indicación debería limitarse a los casos en los que no se pueden realizar técnicas estándar para PU, debido a la posibilidad de complicaciones recurrentes y una menor satisfacción del propietario.
ABSTRACTS

Ocurrencia de bacterias multirresistentes en la orina de perros sanos y perros con cistitis

Yamanaka AR, Hayakawa AT, Rocha ÍSM, Dutra V, Souza VRF, Cruz JN, Camargo LM, Nakazato L.
Animals (Basel). 2019 Dec 5;9(12).

  • Los objetivos de este estudio eran valorar la existencia de microorganismos, el perfil de susceptibilidad a los antimicrobianos y la presencia de bacterias multirresistentes (MDR) en la orina de 41 perros clínicamente sanos sin haber recibido antibiótico los 3 meses anteriores y 73 perros con diagnóstico de cistitis basado en la presencia de poliuria, estranguria,, hematuria, o sus combinaciones y sin haber recibido antibióticos recientemente. Se recogieron las orinas por cistocentesis, se realizaron cultivos y pruebas de susceptibilidad antimicrobiana. Los aislamientos se clasificaron según su perfil de resistencia, para evaluar la presencia de bacterias MDR.
  • En el 24.39% de los perros en el grupo de control y en el 60.27% de los perros en el grupo de cistitis hubo cultivos positivos. El grupo de cistitis se asoció con un mayor riesgo de cultivos bacterianos positivos que el grupo control (odds ratio = 7.5; intervalo de confianza del 95% = 2.81-22.40). Los principales aislamientos obtenidos en ambos grupos fueron Staphylococcus spp., Escherichia coli, Proteus spp. Y Enterobacter spp. En ambos grupos, un alto porcentaje de aislamientos fueron resistentes a la ampicilina. La resistencia más baja obervada por los aislamientos en ambos grupos fue al meropenem. Entre los dos grupos, solo fue diferente la resistencia a las quinolonas. Las proporciones de aislamientos de MDR fueron 70% (7/10) y 65.91% (29/44) en los grupos de control y cistitis, respectivamente.
  • Los resultados de este estudio muestran la existencia de bacterias MDR en la orina, tanto de los perros sanos como de los perros con cistitis. En este estudio, la resistencia a los medicamentos fue alta, lo que refuerza la importancia de focalizarse en un tratamiento efectivo contra las infecciones del tracto urinario en nuestras mascotas, para así minimizar la propagación de la resistencias bacterianas y su impacto en la salud pública.
ABSTRACTS

Estudio piloto sobre los efectos secundarios y de las concentraciones en suero y orina de la amoxicilina-ácido clavulánico en gatos azotémicos y no azotémicos

Benson KK, Quimby JM, Dowers KL, Sieberg LG, Daniels JB, Langston CE, Lunghofer PJ, Gustafson DL.
J Feline Med Surg. 2019 Oct 29

  • Los objetivos de este estudio fueron determinar la frecuencia de los efectos secundarios y las concentraciones séricas y urinarias de amoxicilina-ácido clavulánico en gatos con y sin enfermedad renal crónica azotémica (azCKD).  
  • A los propietarios de los gatos, a quienes se les había recetado ácido amoxicilina-clavulánico, se les realizó una encuesta sobre la aparición y el tipo de efectos secundarios, y si, como resultado, se modificó el tratamiento. Los gatos se definieron como azCKD (con diagnóstico clínico de ERC, concentración de creatinina sérica> 2.0 mg / dl, gravedad específica de orina [USG] <1.035) y sin azCKD (concentración de creatinina sérica <2.0 mg / dl). Se obtuvieron muestras de suero y orina de gatos con azCKD (n = 6) y sin azCKD (n = 6, concentración de creatinina sérica <1.8 mg / dl, USG> 1.035) que estaban recibiendo amoxicilina-ácido clavulánico. Se midieron las concentraciones de amoxicilina y el ácido clavulánico en suero y en orina.
  • Se recogieron 61 encuestas (11 gatos azCKD y 50 sin gatos azCKD). No se observaron diferencias significativas respecto a la presencia de efectos secundarios o el tipo de efectos secundarios entre los grupos; sin embargo, más gatos azCKD tuvieron más de un efecto secundario de forma significativa (P = 0.02). Más dueños de gatos azCKD informaron que los efectos secundarios habían requerido una alteración en el plan de tratamiento (55% vs 12%; P = 0.008). En los gatos en que se midió, la amoxicilina en orina fue menor en gatos con azCKD (P = 0.01) de forma significativa mientras que en suero sólo hubo una tendencia a ser significativa (P = 0.07). La concentración sérica de amoxicilina se correlacionó positivamente con la creatinina sérica (P = 0.02; r = 0.62) y la concentración urinaria de amoxicilina se correlacionó negativamente con la creatinina sérica (P = 0.01; r = -0.65).
  •  Los datos de este estudio sugieren que los gatos con azCKD tienen farmacocinética alterada de la amoxicilina, lo que puede contribuir a una mayor incidencia de diversos y múltiples efectos secundarios.
ABSTRACTS

Efectos de la adición de glucosa a muestras de orina en la gravedad específica de la orina en perros y gatos

Behrend EN, Botsford AN, Mueller SA, Hofmeister EH, Lee HP.
Am J Vet Res. 2019 Oct;80(10):907-911

  • El objetivo de este estudio fue evaluar los efectos de la adición de glucosa a la orina de perros y gatos en la gravedad específica de la orina (USG) y determinar si la glucosuria afecta la evaluación de la capacidad de concentración renal.
  • Se seleccionaron muestras de orina de 102 perros y 59 gatos.  Se creó un pool de orinas para cada especie para crear muestras de diferentes USGs. Se añadió glucosa a una alícuota de cada pool (concentración final de 2.400 mg/dl) y luego se hicieron diluciones seriadas de cada pool. Se midió la USG en todas las muestras. La diferencia en la USG atribuible a la adición de glucosa se calculó restando la USG de la muestra no alterada (con glucosa) de la USG de la muestra después de la adición de glucosa.
  • La adición de glucosa a las muestras de orina aumentó la USG. Hubo una relación significativa entre la USG de la muestra no diluida y las diferencias en la USG cuando se agregaba glucosa para obtener concentraciones de 300, 600, 1,200 y 2,400 mg / dL en orina canina y concentraciones de 600, 1,200 y 2,400 mg / dL en orina felina Cuanto más concentrada era la orina antes de la adición de glucosa, menos cambio hubo en la USG. Los cambios en la USG atribuibles a la adición de glucosa no fueron clínicamente importantes.
  • En base a estos datos, se concluye que una glucosuria sustancial produce unas alteraciones mínimas en la gravedad específica de las muestras de orina canina y felina. Por lo tanto, la USG se puede usar para evaluar la capacidad de concentración renal, incluso en muestras con glucosuria. 
ABSTRACTS

Bienestar de los gatos a los 5-29 meses después de una uretrostomía perineal (2015-2017)

J Feline Med Surg. 2019 Aug 19
Slater MR, Pailler S, Gayle JM, Cohen I, Galloway EL, Frank KA, DeClementi C.

  • El objetivo de este estudio fue evaluar la calidad de vida a largo plazo en gatos después de haberles realizado una uretrostomía perineal.
  • Se valoraron retrospectivamente 74 gatos con obstrucciones urinarias a los que se les realizó una uretrostomía perineal en el Hospital veterinario de la ASPCA (American Society for the Prevention of Cruelty to Animals ) entre el periodo septiembre de 2015 y julio de 2017. Se revisaron los registros médicos para obtener información sobre el número de obstrucciones que habían tenido antes de la cirugía, problemas del tracto urinario en el momento de la cirugía y otros factores potenciales que pudieran influir en el bienestar del animal a largo plazo. Se encuestó a los propietarios por teléfono y mensajes de texto entre 5-29 meses después de la cirugía de su gato. 
  • En total, se incluyeron 105 dueños para las encuestas de los que respondieron 74. El 100% de las personas que respondieron informaron que la calidad de vida después de la cirugía era al menos la misma, si se comparaba con la calidad de vida del gato antes de demostrar problemas urinarios. El 48% informó que era mejor. En una escala de calidad de vida de 1-10 (10 = excelente), el 100% de los dueños de gatos que respondieron otorgaron al menos una puntuación de 7; El 75% puntuó 10. 
  • En este estudio, la valoración de calidad de vida en gatos entre 5-29 meses después de haber sufrido una cirugía de uretrostomía perineal fueron muy buenos. Debido a estos resultados, y a que la cirugía de uretrostomía perineal debería paliar futuros bloqueos, los autores sugieren considerar la uretrostomía perineal como una herramienta estándar para controlar las obstrucciones urinarias en gatos. En conjunto, las necesidades específicas del cliente y del paciente, incluyendo los riesgos, los costes y el bienestar de los gatos, son los que deberían decidir entre las opciones para el manejo de las obstrucciones urinarias en los gatos machos.