Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urología

ABSTRACTS

Incidencia y tratamiento del linfoma renal felino: 27 caso Williams AG, Hohenhaus AE, Lamb KE. s

Williams AG, Hohenhaus AE, Lamb KE.
J Feline Med Surg. 2021 Jan 19

  • El linfoma es la neoplasia hematopoyética felina más común. La incidencia del linfoma renal no se ha reportado como un subconjunto de una gran población de casos de linfoma felino. En estudios anteriores se ha reportado el linfoma renal tanto como entidad singular como componente de la enfermedad multicéntrica. La presentación clínica, la evaluación diagnóstica, la terapia y los resultados relacionados con el linfoma renal no se han comunicado desde Mooney et al en 1987. 
  • Este estudio retrospectivo trata de describir la incidencia del linfoma renal, los signos clínicos, el tratamiento y la supervivencia. 
  • A partir de una base de datos de gatos diagnosticados con linfoma entre enero de 2008 y octubre de 2017, se seleccionaron los gatos con linfoma renal para su análisis posterior. Los casos se clasificaron retrospectivamente según Mooney et al (1987) y Gabor et al (1998). Los datos recogidos incluían la edad, los signos clínicos, los datos clinicopatológicos, los hallazgos de diagnóstico por imagen, el/los método/s de diagnóstico del linfoma, el/los protocolo/s de tratamiento y el tiempo de supervivencia. Se realizaron análisis que comparaban la mediana de supervivencia en función del tratamiento administrado, el linfoma renal frente al linfoma multicéntrico, la afectación del sistema nervioso central, la presencia de azotemia, la anemia y el estadio IRIS (Sociedad Internacional de Interés Renal) en el momento del diagnóstico. 
  • De una población de 740 gatos con linfoma, 27 gatos tenían linfoma renal (incidencia, 3,6%), y 14 de esos gatos tenían linfoma multicéntrico. Se identificaron menos casos en estadio IV y V en este conjunto de gatos en comparación con Mooney et al; sin embargo, no todos los gatos fueron completamente estadificados. Para los gatos que murieron de forma secundaria al linfoma, la mediana de supervivencia (rango) para los gatos que recibieron corticosteroides solos en comparación con los que recibieron un protocolo basado en L-CHOP (L-asparaginasa, vincristina, ciclofosfamida, doxorrubicina, prednisolona) fue de 50 días (20-1027 días) en el grupo de corticosteroides y 203 días (44-2364 días) para el grupo de L-CHOP (P = 0,753) 
  • En este estudio, ni el estadio clínico ni otros factores fueron predictivos de la supervivencia. Se necesitarían estudios prospectivos para determinar el protocolo de quimioterapia óptimo.
ABSTRACTS

Infecciones del tracto urinario en perros con hipercortisolismo espontáneo: frecuencia, síntomas y patógenos implicados

Dupont P, Burkhardt W, Boretti F, Riond B, Reusch C, Willi B, Sieber-Ruckstuhl N.
Schweiz Arch Tierheilkd. 2020 Jul;162(7):439-450

  • Los perros con hipercortisolismo están predispuestos a desarrollar una bacteriuria asociada, con signos clínicos de cistitis o sin signos clínicos (bacteriuria subclínica). De acuerdo con las directrices actuales, los perros con bacteriuria subclínica no deben ser tratados con antibióticos porque no hay evidencia de que este tratamiento mejore los resultados y porque deben evitarse los tratamientos innecesarios. Antes de la publicación de estas directrices en 2019, los perros con hipercortisolismo y bacteriuria se trataban comúnmente con antibióticos independientemente de los signos clínicos. No existen muchos datos sobre la frecuencia de la cistitis bacteriana, la bacteriuria subclínica y el resultado del tratamiento antimicrobiano en perros con hipercortisolismo.
  • Los objetivos de este estudio fueron investigar a los perros con hipercortisolismo para detectar la presencia de cistitis bacteriana y bacteriuria subclínica, valorar los patógenos implicados y evaluar el resultado del tratamiento con antibióticos.
  • Se incluyeron 161 perros con propietario a los que se les había diagnosticado recientemente hipercortisolismo entre 2005 y 2015 y de los que se disponía de un cultivo bacteriano en orina.
  • De los 161 perros, 29 (18%) mostraron bacteriuria, que fue subclínica en 24 (83%) casos. El patógeno más comúnmente aislado fue Escherichia coli (58%). La bacteriuria no se asoció con el sexo o el estado de castración. En 14 perros, había datos de seguimiento, y 13 (93%) de ellos fueron tratados con antimicrobianos durante 14 a 28 días. El cultivo bacteriano de seguimiento (de 1 a 118 días después del cese de la terapia) fue negativo en 10 (77%) de los perros tratados. La obtención de un cultivo de seguimiento negativo no se asoció con el sexo, la edad o la duración del tratamiento. La bacteriuria persistió en tres perros tratados y en uno no tratado.
  • En este estudio, la prevalencia de cultivo urinario bacteriano positivo en perros con hipercortisolismo es menor que la reportada anteriormente. En la mayoría de los perros, la bacteriuria era subclínica. La mayoría de los perros tuvieron un resultado de cultivo bacteriano negativo después del tratamiento antimicrobiano; sin embargo, se detectaron bacterias más resistentes en la orina persistentemente positiva.
ABSTRACTS

Factores de riesgo para el crecimiento de bacterias en orina en perros con shunts portosistémicos congénitos: 66 casos (1997-2019)

Tinoco-Najera A, Steiner JM, Suchodolski JS, Lidbury JA.
J Small Anim Pract. 2021 Jan 25

  • Este estudio trata de identificar los factores de riesgo de crecimiento bacteriano urinario en perros con shunts portosistémicos congénitos confirmadas en los que se realizó un cultivo de orina cuantitativo.
  • Se diseñó un estudio transversal retrospectivo, donde se revisaron los registros médicos desde 1997 hasta 2019 y se identificaron e incluyeron 66 perros . Las variables de interés evaluadas incluyeron la edad, el sexo y el estado sexual, los signos clínicos de una infección del tracto urinario, la concentración de urea en sangre, las anomalías del análisis de orina, las anomalías ecográficas del tracto urinario y existencia de tratamientos previos.
  • La edad media de los perros era de un año (rango: 0,2-11,0 años). En 50 perros (75,7%) se identificaron anomalías en la ecografía del tracto urinario (cálculos quísticos y residuos quísticos). En el análisis de orina se identificaron piuria en 9 perros (13,6%), bacteriuria en 13 perros (19,7%) y hematuria en 26 perros (39,4%). La mediana de la gravedad específica de la orina fue de 1,021 (rango: 1,004-1,052). Dieciséis perros (24,2%) tuvieron un cultivo de orina cuantitativo positivo. Según el análisis multivariable, la bacteriuria (Odds ratio, 116; IC del 95%, 9,6-1393; P = < 0,001) fue la única variable que se asoció de forma significativa con un aumento de las probabilidades de obtener un urocultivo cuantitativo positivo.
  • El estudio concluye que en perros con shunts portosistémicos congénitos pueden ocurrir bacteriuria clínica y subclínica. En este grupo de perros, la bacteriuria fue el factor de más riesgo para el crecimiento bacteriano urinario.
ABSTRACTS

Factores de riesgo asociados a los trastornos de la homeostasis del calcio después del inicio de una dieta restringida en fósforo en gatos con enfermedad renal crónica.

Tang PK, Geddes RF, Chang YM, Jepson RE, Bijsmans E, Elliott J.
J Vet Intern Med. 2020 Dec 24

  • La restricción de fósforo en la dieta mejora la supervivencia de los gatos con enfermedad renal crónica. Sin embargo, la alimentación con una dieta restringida en fósforo puede alterar la homeostasis del calcio, lo que puede inducir hipercalcemia en algunos gatos.
  • El objetivo de este estudio era identificar los factores de riesgo asociados con el aumento de la concentración de calcio total (tCa) en plasma después de la transición a una dieta restringida en fósforo y explorar su papel en los trastornos mineral y óseo de la Insuficiencia Renal Crónica en los gatos.
  • Se planteó un estudio retrospectivo de cohorte transversal en el que se incluyeron 71 gatos geriátricos (≥9 años) eutiroideos con propietario con Insuficiencia Renal Crónica en etapas IRIS 2 a 3. Se evaluaron los cambios en la concentración de tCa en plasma en los primeros 200 días de transición de la dieta. Se exploraron los cambios en las variables clínico-patológicas asociadas con la Insuficiencia Renal Crónica a lo largo del tiempo y se trató de identificar los factores de riesgo para aumentar la concentración de tCa.
  • Las concentraciones plasmáticas más bajas de potasio (odds ratio [OR] = 1,19 (4.65 mg/dl) por cada 0,1 mmol/L (0,39mg/dl) de disminución; P = 0,003) y fosfato (OR = 1,15 (3,56mg/dl)por cada 0,1 mmol/L (0,31 mg/dl) de disminución; P = 0,01) permanecieron como factores de riesgo independientes para el aumento de la concentración plasmática de tCa. Las concentraciones de creatinina plasmática (β = 0,069 ± 0,029 mg/dL; P = 0,02), SDMA (β = 0,64 ± 0,29 μg/dL; P = 0,03), fósforo (β = 0,129 ± 0,062 mg/dL; P = 0,04), y el Factor de crecimiento fibroblástico FGF23 (β = 0,103 ± 0,035 pg/mL; P = 0,004) aumentaron significativamente en los gatos con aumentos de la concentración plasmática de tCa a lo largo del tiempo.
  • En los gatos con IRC de este estudio, una menor concentración plasmática de potasio o fósforo, o ambos, en el momento de la transición a una dieta restringida en fósforo está asociado de forma independiente con un mayor riesgo de aumento de la concentración plasmática de tCa. El aumento de la concentración plasmática de tCa se asocia con la progresión de la Insuficiencia Renal Crónica.
ABSTRACTS

Cambios en el tracto urinario postmorten en gatos con obstrucción uretral

Mauro KD, Bradley CW, Drobatz KJ.
J Vet Emerg Crit Care. 2020 Mar;30(2):187-193

  • El objetivo de este estudio era informar de los resultados macroscópicos e histopatológicos del tracto urinario a partir de necropsias en gatos con obstrucción uretral (OU), y compararlos con la gravedad clínica de la enfermedad.
  • Se planteó un estudio retrospectivo, observacional y descriptivo en un hospital universitario en el que se incluyeron 14 gatos con OU que tuvieron un examen postmortem completo entre 2000 a 2014
  • Las lesiones de la vejiga fueron moderadas-graves en 10 de 14 (71%) y leves en 4 de 14 (29%) gatos. Estas lesiones de la vejiga fueron difusas en 8 de 14 (57%), multifocales en 3 de 14 (21%), y focales en 3 de 14 (21%) gatos. Se observó cistitis linfocítica en 11 de 14 gatos (78%), y cistitis neutrófila en 10 de 14 (71%) vejigas. Las lesiones uretrales fueron moderadas-graves en 4 de 14 (29%), leves en 4 de 14 (29%), y no se identificaron lesiones uretrales en 6 de 14 (43%) gatos. Las lesiones ureterales fueron leves en 1 de 14 (7%), y no se identificaron lesiones ureterales en 13 de 14 (93%) gatos. Hubo lesiones renales histopatológicas moderadas y graves en 5 de 14 gatos (36%), lesiones renales leves en 6 de 14 (43%), y no se identificaron lesiones renales en 3 de 14 gatos (21%). Las lesiones renales fueron multifocales en 10 de 14 (71%) y regionales en 1 de 14 gatos (7%). El infiltrado inflamatorio más común en los riñones fue el linfoplasmacítico. La gravedad de las lesiones uretrales no se asoció con la gravedad de las lesiones de la vejiga (P = 1,0). Se detectó hiperpotasemia paralela a la gravedad de las lesiones de la vejiga (P = 0,02) y de los riñones (P = 0,04). No se pudo determinar que existiera asociación entre la gravedad de las lesiones de la vejiga y el grado de azotemia debido al pequeño tamaño de la muestra y a la no inclusión de los gatos más azotémicos. 
  • En este estudio se detectaron lesiones sustanciales de inflamación renal y de la vejiga urinaria en gatos con UO. La severidad de estos hallazgos era paralela a la severidad de las concentraciones de potasio en sangre.
ABSTRACTS

Comparación de los patrones clinicopatológicos de daño tubular en perros con lesión renal aguda causada por leptospirosis y por oras etiologías.

Zamagni S, Troìa R, Zaccheroni F, Monari E, Grisetti C, Perissinotto L, Balboni A, Dondi F.
Vet J. 2020 Dec;266:

  • En medicina humana, la lesión renal aguda (LRA) por leptospira se caracteriza por la afectación tubulointersticial y las pérdidas de electrolitos vía renal, lo que repercute en la presentación clínica y el tratamiento de los casos.
  • El objetivo de este estudio fue evaluar los resultados de pruebas bioquímicas en orina en perros con leptospirosis para identificar si hay patrones característicos del daño tubular asociado a esta enfermedad.
  • De forma prospectiva, se incluyeron perros con LRA intrínseca causada por la leptospirosis (n = 38) y por otras etiologías (n = 37). Se evaluaron en ambos grupos y se compararon estadísticamente las variables clínicas y clínico-patológicas, incluyendo pruebas bioquímicas en suero y orina, la excreción fraccionada de electrolitos (FE%) y la NGAL (neutrophil gelatinase-associated lipocalin).
  • Los perros con leptospirosis tenían una concentración de creatinina sérica significativamente más alta que los perros con LRA causada por otras etiologías. Las concentraciones séricas de potasio y glucosa fueron comparables entre los grupos. Los perros con LRA por leptospirois tuvieron un FE% significativamente más alto de potasio (mediana 100%, rango 20-480 vs. mediana 68%, rango 5-300; P = 0.048), así como una mayor magnitud de glucosuria (ratio glucosa/creatinina en orina, mediana 0. 64, rango 0-26 vs. mediana 0,22, rango 0-13; P = 0,023) y la frecuencia de la reacción positiva de glucosa en las tiras de orina (59% vs. 18%; P = 0,002), que los perros con LRA por otras etiologías. Los marcadores adicionales de daño tubular considerados en este estudio, incluyendo FE% de otros electrolitos y NGAL urinaria, no difirieron entre los grupos.
  • Los autores concluyen que cuando se compara con otras etiologías de LRA intrínseca, la LRA por leptospirosis canina se caracteriza por un aumento de la glucosuria y la kaliuresis.
ABSTRACTS

Resistencia antimicrobiana de los patógenos aislados a partir de infecciones del tracto urinario canino

Yu Z, Wang Y, Chen Y, Huang M, Wang Y, Shen Z, Xia Z, Li G.
Vet Microbiol. 2020 Feb;241

  • Las infecciones del tracto urinario (UTIs), frecuentemente causadas por patógenos bacterianos, son algunas de las infecciones más comunes en los perros. Para tratar eficazmente estas UTIs es importante identificar los patógenos bacterianos más predominantes y su susceptibilidad a los agentes antimicrobianos.
  • En este estudio, se recogieron 326 muestras de casos con infecciones urinarias u otras enfermedades del sistema urinario en el Hospital Veterinario de la Universidad de Beijing, desde 2016 hasta 2018. En total, se recuperaron 129 aislamientos bacterianos no duplicados de 103 muestras clínicas.
  • La proporción de muestras positivas provenientes de hembras fue mayor que la de machos. Las bacterias Gram-negativas predominantes fueron Escherichia coli y Klebsiella spp., y las Gram-positivas predominantes fueron Staphylococcus spp. Las pruebas de susceptibilidad antimicrobiana mediante la microdilución en caldo mostraron que el 39% de los aislamientos de E. coli y el 51,5% de los de Staphylococcus spp. eran multiresistentes a las drogas. Concretamente, los aislamientos de E. coli mostraron altas tasas de resistencia a la ampicilina (40,5%), la ceftazidima (59,5%) y el florfenicol (42,9%), pero una resistencia limitada a la amikacina (2,38%), el meropenem (7,14%) y la polimixina E (7,14%). En comparación, Staphylococcus spp. mostró altas tasas de resistencia a la eritromicina (60,6%), trimetoprima-sulfametoxazol (54,6%) y penicilina (45,5%), pero bajas tasas de resistencia a la vancomicina (6,06%) y la nitrofurantoína (6,06%). La tipificación realizada con electroforesis en gel de campo pulsado (Pulsed-field gel electrophoresis: PFGE) identificó 31 patrones de PFGE entre los 43 aislamientos de E. coli.
  • Los resultados de este estudio sugieren que múltiples cepas bacterianas, muchas de las cuales son multiresistentes a las drogas, pueden causar infecciones urinarias en los perros. Por lo tanto, sería necesario realizar pruebas básicas de susceptibilidad antimicrobiana para orientar la selección terapéutica clínica de primera línea y ayudar a prevenir la aparición y la propagación de la resistencia antimicrobiana.
ABSTRACTS

Complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía en perros azotémicos: 139 casos (2015-2019)

J Small Anim Pract. 2020 Dec 1
Perondi F, Stefanescu A, Marchetti V, Gori E, Pierini A, Vitalaru BA, Lippi I.

  • El objetivo del estudio era evaluar retrospectivamente la tasa de complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía en perros azotémicos, y las influencias de la duración del tubo de esofagostomía (o-tubo) y del abordaje terapéutico (médico versus hemodiálisis) en la tasa de complicaciones.
  • Se realizó una revisión retrospectiva de registros médicos para identificar perros azotémicos a los que se les colocó un o-tubo. Se recopilaron datos relacionadas con el o-tubo acerca de la duración del o-tubo (corto plazo versus largo plazo), el tiempo de cambio de tubo o, el abordaje terapéutico (médico versus hemodiálisis), la prevalencia de complicaciones menores (malposición, relacionadas con la sutura, inflamación, secreción muco-purulenta, absceso) y mayores (hemorragia, malposición, obstrucción, desplazamiento, vómito del tubo, alimentos provenientes del estoma). Se realizaron análisis de regresión logística para identificar los factores de riesgo de las complicaciones relacionadas con el o-tubo.
  • Se reportaron complicaciones relacionadas con el tubo en 74 de 139 perros (53%). Se reportaron complicaciones menores en 66 de 74 (89%) y complicaciones mayores en ocho de 74 (11%) perros. En los perros azotémicos, el tiempo de permanencia del o-tubo (odds ratio (OR) 1,03; intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,01 a 1,05), y el uso de la hemodiálisis (OR 40,12; IC del 95%: 9,18 a 175,20) fueron factores de riesgo para las complicaciones relacionadas con el o-tubo.
  • En este estudio, la mayoría de las complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía o fueron menores y fácilmente manejables, sin necesidad de hospitalización, extracción de los tubos o eutanasia. En perros azotémicos, el uso de la hemodiálisis se asoció fuertemente con un mayor riesgo de complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía, posiblemente como consecuencia de la presencia del vendaje en el cuello.
ABSTRACTS

Lesiones no renales de uremia en gatos domésticos

Ambrosio MB, Hennig MM, Nascimento HHL, Santos AD, Flores MM, Fighera RA, Irigoyen LF, Kommers GD.
J Comp Pathol. 2020 Oct;180:105-114

  • La uremia es un síndrome clínico causado por un aumento de toxinas en la corriente sanguínea como consecuencia de enfermedades intrínsecas del riñón o del tracto urinario inferior. Los gatos parecen estar más afectados por las enfermedades del tracto urinario que los perros, sobre todo teniendo en cuenta que la enfermedad renal crónica (ERC) es una de las condiciones más importantes en los gatos.
  • Teniendo en cuenta la falta de información existente sobre las lesiones sistémicas de uremia en los gatos, el objetivo de este estudio fue investigar la prevalencia y los aspectos clínicos y patológicos de las lesiones no renales en gatos urémicos, prestando especial atención a las diferencias entre los gatos y los perros.
  • Se investigaron las necropsias de gatos entre 2000 y 2019 (n = 1.330) por enfermedades del tracto urinario y lesiones no renales de uremia.
  • La prevalencia de gatos urémicos con lesiones no renales (n = 78) fue del 5,8%. Los animales machos adultos y ancianos fueron los más afectados. Los signos clínicos más comunes fueron anorexia, apatía y vómitos, y en la mayoría de los gatos urémicos se detectó enfermedad renal crónica. El edema pulmonar fue la lesión no renal más frecuentemente identificada. A diferencia de informes anteriores, se observaron gastritis hemorrágica y ulcerosa con cierta frecuencia, mientras que la mineralización de los tejidos blandos y la hiperplasia de las paratiroides fueron hallazgos poco comunes. No se observó osteodistrofia fibrosa.
  • En este estudio, los gatos con enfermedades del tracto urinario no presentaban una variedad tan amplia de lesiones urémicas no renales como las que presentan los perros urémicos y sólo en el 24,4% de los casos se observó una manifestación multisistémica de la uremia.
ABSTRACTS

Evaluación de la función plaquetar en gatos con y sin enfermedad renal: un estudio piloto

Benson KK, Quimby JM, Shropshire SB, Summers SC, Dowers KL.
J Feline Med Surg. 2020 Nov 16

  • Los objetivos de este estudio prospectivo eran determinar si los gatos con enfermedad renal crónica (ERC) estable y los gatos con crisis urémica tienen alterada la función plaquetar, y determinar la prevalencia de sangre oculta en las heces en los gatos con ERC.
  • Mediante agregometría de impedancia, se evaluó la función plaquetar en gatos normales (n=21), en gatos con ERC en las etapas IRIS 2 (n=11), 3 (n=10) y 4 (n=2) clínicamente estables, y en gatos con ERC que experimentan una crisis urémica (n=6). Se calculó el área bajo la curva (AUC) de la agregación plaquetar inducida a los 6 minutos para la solución salina, el difosfato de adenosina (AUCADP) y el ácido araquidónico (AUCASPI). Además, se compararon entre los grupos la AUC del hematocrito, el recuento de plaquetas y el volumen plaquetar medio (VPM). Se realizaron pruebas de sangre oculta en heces con el reactivo de guaiacol en muestras fecales y también se compararon los resultados entre los grupos.
  • A los 6 minutos, la AUCADP (P = 0.04) y AUCASPI (P = 0.05) fueron significativamente más altas en gatos con crisis urémica en comparación con gatos normales. El hematocrito fue significativamente mayor en los gatos normales cuando se comparó con los gatos en etapas IRIS 3 y 4 (P = 0.002) y con los gatos con crisis urémica (P = 0.0008), sin diferencia entre los grupos en cuanto al recuento de plaquetas o al VPM. La proporción de gatos con muestras positivas de sangre oculta en heces fue significativamente diferente entre los grupos (P = 0,0017); el 50% de los gatos con crisis urémica, el 33% de los gatos en etapas IRIS 3 y 4 y el 10% de los gatos en etapa IRIS 2 fueron positivos, mientras que ningún gato normal fue positivo. La proporción de gatos con aglutinación de plaquetas fue significativamente diferente entre los grupos (P = 0,03).
  • El estudio concluye que en gatos con Insuficiencia Renal Crónica que experimentan una crisis urémica puede haber una hiperreactividad plaquetaria. La etiología de las muestras positivas a sangre oculta en las heces de los gatos con Insuficiencia Renal Crónica no está clara y no parece estar relacionada con la disminución de la función de las plaquetas, como se observa en este estudio, y requeriría más investigación.