Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urología

ABSTRACTS

Evaluación de biomarcadores séricos y de la proteinuria para la detección temprana de daño renal en perros con Dirofilariosis (Dirofilaria immitis)

Carretón E, Falcón-Cordón Y, Rodon J, Matos JI, Morchón R, Montoya-Alonso JA.
Vet Parasitol. 2020 Jun 1;283

  • La glomerulonefropatía asociada a la Dirofilaria immitis es relativamente frecuente en los perros infectados.
  • Dada la importancia y la escasez de estudios centrados en su prevalencia y diagnóstico, el objetivo de este era determinar la prevalencia de la proteinuria y los indicadores funcionales de la tasa de filtración glomerular en perros con Dirofilariosis y discutir su utilidad en la detección de la insuficiencia renal.
  • En un laboratorio de referencia se analizaron, para suero y orina, los siguientes parámetros de 47 perros infectados Dirofilaria immitis: urea, creatinina, proteínas plasmáticas, SDMA y ratio creatinina/proteína en orina (UPC). Se evaluaron además los perros para detectar la presencia/ausencia de microfilarias, hipertensión pulmonar y sistémica, y se evaluó la carga parasitaria.
  • Los resultados mostraron que el 19,1 % de los perros presentaban proteinuria (UPC > 0,5) y el 17 % presentaba una proteinuria limítrofe (UPC 0,2-0,5). La creatinina y la SDMA estaban elevadas (>1,8 mg/dl y ≥18 μg/dl, respectivamente) en el 4,2% de los perros. La UPC estaba aumentada significativamente en los perros con una alta carga parasitaria y en los perros con microfilariemia (p < 0,05). Los perros con hipertensión pulmonar también mostraron un mayor aumento de la proteinuria, lo que probablemente se debió a la cronicidad de la infección. No se encontraron diferencias significativas respecto a la presión arterial sistémica. A pesar de las limitaciones de este estudio, la proteinuria o proteinuria limítrofe estaban presentes en el 36,2 % de los perros con Dirofilariosis, y esto podría deberse a la enfermedad glomerular.
  • El estudio concluye que, la detección de la proteinuria, junto con otros biomarcadores renales en los protocolos de diagnóstico, podría ayudar a identificar las alteraciones renales o el riesgo de daño renal en la Dirofilariosis.
ABSTRACTS

Prevalencia y factores asociados con cultivos de orina positivos en gatos hipertiroideos que se presentaron para terapia de yodo radioactivo

Keebaugh AE, DeMonaco SM, Grant DC, Panciera DL.
J Feline Med Surg. 2020 Jun

  • Estudios previos han reportado que en gatos hipertiroideos las infecciones del tracto urinario son relativamente comunes, con tasas de prevalencia que oscilan entre el 12% y el 22%. Entre los factores que se asocian con estas infecciones del tracto urinario se encuentran la edad, la disminución del peso corporal y los sedimentos urinarios activos.
  • El propósito de este estudio fue investigar la prevalencia de los cultivos de orina positivos (COP) en gatos hipertiroideos y los factores de riesgo asociados a los COP. De forma prospectiva se realizaron cultivos de orina en muestras de cistocentesis a un total de 197 gatos hipertiroideos que se presentaban a terapia de yodo radioactivo. También se evaluaron los datos relativos a los signos clínicos, el historial de medicamentos, la edad, el peso, concentraciones sanguíneas de nitrógeno ureico, creatinina, tiroxina y análisis de orina.
  • La prevalencia de COP en esta población de gatos hipertiroideos fue del 5,1% y todos los gatos eran subclínicos. La bacteriuria microscópica se asoció significativamente con un COP (60%) en comparación con un cultivo de orina negativo (1,6%). La edad, el peso, la gravedad específica de la orina <1.020, el pH de la orina, la hematuria, la piuria, la concentración de tiroxina, la raza y el sexo no se asociaron con tener un COP.
  •  La prevalencia de COPs en esta población de gatos fue menor que estudios previos de gatos con hipertiroidismo. Los gatos con COP eran subclínicos en el momento del cultivo, independientemente de las anomalías en los sedimentos de orina. Se necesitarían más estudios para determinar la importancia clínica de la bacteriuria subclínica en gatos con hipertiroidismo
ABSTRACTS

Características clínico-patológicas y patológicas de gatos con enfermedad renal proteinúrica

Rayhel LH, Quimby JM, Cianciolo RE, Cléroux A, McLeland SM, Franken T.
J Feline Med Surg. 2020 May 27

  • El objetivo de este estudio fue describir las causas, las características clínico-patológicas y la evolución de la nefropatía con pérdida de proteínas en felinos (proteinuria secundaria a la enfermedad glomerular [PLN]).
  • Se revisaron retrospectivamente las muestras de necropsia/biopsia de riñón de los gatos proteinúricos enviados al Servicio Internacional de Patología Renal Veterinaria. Los diagnósticos histopatológicos fueron categorizados según el componente de la enfermedad primaria. Se compararon las variables clínico-patológicas en el momento del diagnóstico, el desarrollo de hipoalbuminemia, anemia, hipertensión, azotemia y derrame/edema, y la supervivencia entre los gatos con glomerulonefritis por inmunocomplejos (ICGN) y otras causas de PLN
  • El 58% (n = 31/53) de los gatos proteinúricos tuvieron ICGN y el 74% (n = 31/42) de los gatos con PLN tuvieron ICGN. Los gatos con enfermedades glomerulares distintas a la ICGN tuvieron un valor medio de ratio proteína:creatinina en orina mayor que los gatos con ICGN (14,5 vs 6,5; P <0,001). El inicio de la PLN se produjo a una edad temprana; la edad media en el momento del diagnóstico fue de 3,5 años en los gatos con ICGN frente a 1,3 años en los gatos con otras enfermedades glomerulares (P = 0,026). El desarrollo de complicaciones como la hipoalbuminemia, la anemia, la hipertensión, la azotemia y el derrame/edema fueron comunes, independientemente de la causa de la PLN, y no fueron diferentes entre la ICGN y los gatos con otras enfermedades glomerulares. Los gatos machos estaban sobrerrepresentados en el grupo de ICGN (P = 0,003). El tiempo medio de supervivencia (MST) para todos los gatos con PLN fue de 94 días (rango 3-1848 días). La supervivencia no fue diferente entre los gatos con ICGN y los gatos con otras enfermedades glomerulares. El MST en los gatos con ICGN que desarrollaron efusión fue más corto (94 días) que en los gatos que no la desarrollaron (700 días; P = 0,035). La MST en los gatos con ICGN que recibieron medicamentos inmunosupresores fue más larga (244 días) que en los gatos que no los recibieron (17 días; P = 0,039).
  • Valorando estos datos en conjunto, se sugiere que la sospecha clínica de un proteinuria glomerular debería ser mayor en los gatos machos jóvenes con mayores valores de proteinuria, y donde la enfermedad inmunomediada sea común. Se necesitan más estudios para determinar si la identificación temprana de la enfermedad glomerular y la inmunosupresión en casos de gatos con ICGN podría mejorar la evolución
ABSTRACTS

El hipertiroidismo no es un factor de riesgo para la bacteriuria subclínica en gatos: Un estudio de cohorte prospectivo.

Peterson ME, Li A, Soboroff P, Bilbrough GE, Rishniw M.
J Vet Intern Med 2020 Apr 11

  • La bacteriuria subclínica se entiende como un urocultivo positivo en ausencia de signos clínicos de infección del tracto urinario (ITU). Diversos estudios informan que los gatos hipertiroideos sufren ITUs (en su mayoría subclínicas) con tasas de prevalencia del 12% al 22%, por lo tanto, se podría considerar que el hipertiroidismo es una factor de riesgo para el desarrollo de la bacteriuria subclínica, y existen recomendaciones de realizar un cultivo de orina cuando se evalúan los gatos hipertiroideos.
  • El objetivo del estudio era valorar la prevalencia de la bacteriuria subclínica (en base a un cultivo de orina positivo) en gatos con hipertiroidismo no tratado y comparar con la prevalencia en gatos eutiroideos de edad y sexo similares.
  • Se incluyeron prospectivamente, 393 gatos hipertiroideos presentados para tratamiento con yodo radiactivo y 131 gatos eutiroideos (≥7 años de edad) presentados para un examen de rutina. Se excluyeron los gatos con signos de enfermedad del tracto urinario inferior. A todos los gatos se les tomó muestra por cistocentesis para un análisis completo de orina y un cultivo. Se recogieron datos relacionados con la edad, el sexo, la condición corporal y las concentraciones séricas de tiroxina y creatinina, y se evaluaron los posibles factores de riesgo de la bacteriuria subclínica mediante una regresión logística
  • Los gatos hipertiroideos mostraron una baja prevalencia de bacteriuria subclínica (4,3%), que no difirió de la encontrada en los gatos eutiroideos (4,6%). De los factores evaluados, sólo el sexo femenino fue un factor de riesgo significativo (odds ratio [OR], 6.9; P = .002). Además, los cultivos de orina positivos se observaron con mayor frecuencia en muestras con concentración de orina diluida (<1.035), piuria, o bacteriuria microscópica.
  • Los autores concluyen que los gatos hipertiroideos no tienen riesgo de bacteriuria subclínica. En ausencia de signos en el tracto urinario inferior, la realización rutinaria de cultivos de orina cuando se evalúan gatos hipertiroideos, no aportaría ningún beneficio clínico.
ABSTRACTS

Un estudio prospectivo y aleatorio sobre la eficacia de dos protocolos de tratamiento para prevenir la recurrencia de los signos clínicos en 51 gatos machos con cistitis idiopática obstructiva

Nivy R, Segev G, Rimer D, Bruchim Y, Aroch I, Mazaki-Tovi M.
J Vet Intern Med. 2019 Sep;33(5):2117-2123

  • La obstrucción uretral (UO) es una complicación común de la cistitis idiopática felina (FIC) y no existen unas recomendaciones claras de tratamiento para prevenir sus recurrencias.
  • El objetivo del estudio era valorar el tratamiento con meloxicam para la prevención de la intensificación del cuadro clínico en gatos machos con cistitis idiopática obstructiva.
  • Se diseñó un estudio clínico prospectivo, aleatorizado que incluyó 51 gatos machos con UO asociada a FIC y que se incorporaron al estudio durante la hospitalización. Después del alta, los gatos fueron tratados con fenoxibenzamina y alprazolam durante 2 semanas, con (n=24) o sin (n=27) dosis bajas de meloxicam (0.025 mg / kg / día PO) y monitoreados durante 6 meses.
  • El número acumulado (%) de gatos con recurrencia de UO a los 10 días, 1, 2 y 6 meses después del alta fue 1 (2%), 2 (4%), 4 (8%) y 8 ( 16%), respectivamente. En general, 12 (24%) gatos experimentaron signos de recurrencia de FIC en 6 meses, con (n=8) o sin (n=4) UO concurrente. Con la adición de meloxicam, no se detectó ninguna diferencia en la incidencia acumulada de UO dentro de los 6 meses (odds ratio [intervalo de confianza del 95%], 0,63 [0,13-2,97]; p = 0,70). Todos los gatos estaban vivos a los 6 meses.
  • En este estudio no se detectaron beneficios clínicos añadiendo dosis bajas de meloxicam al tratamiento con fenoxibenzamina y alprazolam durante 2 semanas después del alta. Debido al bajo número de casos, este estudio tendría poco poder para identificar otras diferencias potenciales, y sus hallazgos deberían ser corroborados en estudios más grandes.
ABSTRACTS

Intención de usar las concentraciones séricas de fósforo y el producto calcio x fósforo como marcadores de la progresión de enfermedad renal crónica en gatos

Sławuta P(1), Kumiega E, Sikorska-Kopyłowicz A, Sapikowski G, Kurosad A.
Pol J Vet Sci. 2019 Dec;22(4):647-652

  • El objetivo de este estudio era determinar si la concentración sérica de fosfato (Pi) y el valor de Ca x P se correlacionaban con los estadiajes IRIS de la enfermedad renal crónica (ERC) en gatos y, por lo tanto, si pueden usarse como marcadores de la progresión de la enfermedad. Otro objetivo era evaluar si la concentración de Ca en sangre debe corregirse en función de la concentración de albúmina (Cacorr).
  • El estudio se realizó en 165 gatos divididos en cinco grupos: un grupo sano y unos grupos de estudio: I, II, III y IV de gatos asignados según el estadiaje IRIS. Se recogió sangre de todos los animales, y en base a los resultados obtenidos se calcularon el producto de Ca x Pi, Cacorr y el producto de Cacorr x Pi.
  • Aunque no se observaron diferencias entre los grupos I-III, sí que había una clara tendencia al alza en la concentración de Pi, en Ca x Pi y en Cacorr x Pi con la progresión de la ERC. En el grupo IV, la concentración de Pi y el valor de Ca x Pi, así como el valor de Cacorr x Pi, fueron significativamente más altos que los otros grupos. La concentración de Ca y los valores de éste corregidos con albúmina no difirieron significativamente.
  • Según este estudio, la concentración sérica de Pi y el producto Ca x P no se pueden usar como indicadores de la progresión de la ERC en gatos, pero sí se pueden utilizar como elementos adicionales en el diagnóstico de ERC en estadio IV de IRIS. Los resultados también sugieren que, en gatos, las concentraciones séricas de calcio no necesitan corregirse con la albúmina.
ABSTRACTS

Cistoscopia transuretral en perros con infecciones recurrentes del tracto urinario: estudio retrospectivo (2011-2018)

Llido M, Vachon C, Dickinson M, Beauchamp G, Dunn M.
J Vet Intern Med. 2020 Feb 26

  • Las infecciones del tracto urinario (ITU) son comunes en las perras. Las infecciones recurrentes requieren a menudo alguna investigación adicional por cistoscopia transuretral.
  • El objetivo del estudio era describir los hallazgos de la cistoscopia transuretral en perros presentados por infecciones recurrentes del tracto urinario (RUTI). Se recopilaron datos de forma retrospectiva a partir de los registros médicos y se incluyeron, la reseña del animal, hallazgos clínicos, cultivo de la pared de la vejiga, hallazgos cistoscópicos e histopatológicos.  La ITU se definió como: presencia de signos clínicos compatibles y al menos 2 de 3 de los siguientes criterios: (1) piuria, (2) urocultivo positivo, (3) resolución de signos clínicos con tratamiento con antibióticos. La recurrencia de ITU se definió como al menos 2 episodios de ITU en 6 meses o al menos 3 o más en 1 año. Se incluyeron 53 perros con RUTI.
  • La edad media de los perros en el momento de la presentación fue de 3,8 años con una mayoría (48/53) de perras, 40/48 de las cuales estaban esterilizadas. Las razas principales fueron Labrador (10/53), Pastor Australiano (4/53) y Schnauzer miniatura (3/53). El 68% (33/48) de las hembras tenían vulva hipoplásica o juvenil. La cistoscopia transuretral reveló anomalías en 45/53 de los casos: edema de la mucosa (19/53), remanente septo vestibulovaginal (15/48), folículos linfoides (8/53), uretra corta (6/53) y uréter ectópico (5 / 53). El cultivo de orina en el momento de la cistoscopia fue positivo en 13/49. los hallazgos más comunes en histopatología fueron el edema y la ulceración de la pared de la vejiga (25/39).
  • En los perros de este estudio, la RUTI ocurrió con mayor frecuencia en perras esterilizadas. La cistoscopia transuretral es un método útil en el diagnóstico y tratamiento de anomalías en perros con RUTI
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del tipo de un catéter urinario permanente en gatos con obstrucción uretral (Enero 2014 – Diciembre 2014):91 casos

Davidow EB.
J Vet Emerg Crit Care 2020 Feb 23

  • El objetivo del estudio era investigar la influencia del tipo de catéter urinario en la tasa de recurrencia de la obstrucción uretral (rUO) en gatos. Se realizó una búsqueda retrospectiva de los casos presentados en dos hospitales privados de referencia durante el 2014. Se incluyeron 91 gatos diagnosticados con obstrucción uretral y tratados mediante la colocación de un catéter uretral permanente de Argyle 3.5-Fr (AR) o 3.5-Fr de goma roja (RR).
  • En total, se identificaron 91 gatos que cumplieron los criterios de inclusión. Todos los gatos fueron tratados con fluidos intravenosos, buprenorfina, prazosina y un catéter uretral permanente con un sistema de recolección cerrado. No hubo diferencias estadística entre gatos con diferentes tipos de catéteres, en las condiciones basales, el tratamiento con medicamentos o el tiempo de cateterización. Para 91 gatos hubo seguimiento disponible a las 24 horas, 86 gatos a los 7 días y 84 gatos a los 30 días. No hubo diferencia estadística en la tasa rUO entre gatos con diferentes tipos de catéteres en ningún momento.
  • En este estudio no se encontraron diferencias en la tasa de rUO en gatos tratados por obstrucción uretral con un catéter 3.5 Fr AR o RR. La obstrucción uretral recurrente en este estudio a los 30 días fue del 11%. Por la naturaleza retrospectiva de este estudio, la incapacidad para detectar una diferencia podría deberse al pequeño tamaño de la muestra.
ABSTRACTS

Cambios postmortem del tracto urinario en gatos con obstrucción uretral

Mauro KD, Bradley CW, Drobatz KJ.
J Vet Emerg Crit Care 2020 Jan 27

  • El objetivo del estudio era reportar los hallazgos postmortem macroscópicos e histopatológicos del tracto urinario en gatos con obstrucción uretral (UO), y compararlos con la gravedad clínica de la enfermedad.
  • De forma retrospectiva se evaluaron los historiales médicos de gatos con un examen post mortem completo entre 2000 a 2014 de un hospital universitario. Se incluyeron 14 gatos
  •  Las lesiones de vejiga fueron moderadas a severas en 10 de 14 (71%) y leves en 4 de 14 (29%) gatos. Las lesiones vesicales fueron difusas en 8 de 14 (57%), multifocales en 3 de 14 (21%) y focales en 3 de 14 (21%) gatos. Se observó cistitis linfocítica en 11 de 14 gatos (78%) y cistitis neutrofílica en 10 de 14 (71%) vejigas. Las lesiones uretrales fueron moderadas a severas en 4 de 14 (29%), leves en 4 de 14 (29%), y no se identificaron lesiones uretrales en 6 de 14 (43%) gatos. Las lesiones ureterales fueron leves en 1 de 14 (7%), y no se identificaron lesiones ureterales en 13 de 14 (93%) gatos. En la histopatología, hubo lesiones renales moderadas a severas en 5 de 14 gatos (36%), lesiones renales leves en 6 de 14 (43%), y no se identificaron lesiones renales en 3 de 14 gatos (21%). Las lesiones renales fueron multifocales en 10 de 14 (71%) y regionales en 1 de 14 gatos (7%). En los riñones, el infiltrado inflamatorio más frecuente fue el linfoplasmocítico. La gravedad de las lesiones uretrales no se asoció con la gravedad de las lesiones de vejiga (P = 1.0). Se observó que la hipercalemia era paralela a la gravedad de la vejiga (P = 0.02) y las lesiones renales (P = 0.04). Debido al pequeño tamaño de la muestra y a que se eliminaron la mayoría de los gatos azotémicos, no se pudo determinar que existiera una asociación entre la gravedad de las lesiones de la vejiga y el grado de azotemia.
  • En los gatos con UO evaluados en este estudio se encontraron lesiones inflamatorias renales y urinarias considerables. La gravedad de estos hallazgos fue paralela a la gravedad de las concentraciones de potasio en la sangre.
ABSTRACTS

Resistencia antimicrobiana de patógenos bacterianos aislados de infecciones del tracto urinario

Yu Z, Wang Y, Chen Y, Huang M, Wang Y, Shen Z, Xia Z, Li G.
Vet Microbiol. 2020 Feb;241

  • Las infecciones del tracto urinario (ITU), mayoritariamente causadas por patógenos bacterianos, son algunas de las infecciones más comunes en los perros. Para que el tratamiento se eficaz, es importante identificar los patógenos bacterianos que son predominantes y su susceptibilidad a los agentes antimicrobianos.
  • En este estudio, se recolectaron 326 muestras de casos con infecciones urinarias u otras enfermedades del sistema urinario en el hospital universitario de Beijing, de 2016 a 2018. En total, se recuperaron 129 aislamientos bacterianos no duplicados de 103 muestras clínicas.
  • La proporción de positivos en hembras fue mayor que en machos. Las bacterias Gram-negativas predominantes fueron Escherichia coli y Klebsiella spp., y las Gram-positivas fueron Staphylococcus spp. Las pruebas de susceptibilidad antimicrobiana según la técnica de microdilución en caldo mostraron que el 39% de E. coli y el 51.5% de Staphylococcus spp. fueron resistentes a múltiples fármacos. Concretamente, los aislamientos de E. coli mostraron altas tasas de resistencia a ampicilina (40.5%), ceftazidima (59.5%) y florfenicol (42.9%), y una resistencia limitada a amikacina (2.38%), meropenem (7.14%) y polimixina E (7,14%). En cuanto a Staphylococcus spp., mostraron altas tasas de resistencia a la eritromicina (60,6%), trimetoprima-sulfametoxazol (54,6%) y penicilina (45,5%), pero bajas tasas de resistencia a la vancomicina (6,06%) y nitrofurantoína (6,06%). La tipificación basada en electroforesis en gel de campo pulsado (PFGE) identificó 31 patrones de PFGE entre los 43 aislamientos de E. coli.
  • Los resultados sugieren que diversas cepas bacterianas, muchas de las cuales son multi-resistentes, pueden causar infecciones urinarias en perros. Por lo tanto, se deben realizar pruebas de susceptibilidad a los antimicrobianos para obtener una guía de selección de terapia antibiótica de primera línea y para ayudar a prevenir la aparición y propagación de la resistencia antimicrobiana.