Patologías

Ehrlichiosis Canina

ETIOLOGÍA: Es una enfermedad de distribución mundial causada por la Rickettsia Ehrlichia canis, que se transmite a través de garrapatas del género Rhipicephalus sanguineus o bien por transfusión sanguínea de sangre infectada. La Ehrlichia no se transmite transgeneracionalmente dentro de las garrapatas pero sí transestadialmente. Es un microorganismo intracitoplasmático que infecta células mononucleares. Hay también otras dos especies de Ehrlichia que producen enfermedad en el perro. La Ehrlichia platys, que infecta las plaquetas provocando la trombocitopenia cíclica infecciosa, y la Ehrilichia ewingii, descubierta recientemente. La infección por Ehrlichia canis en su fase aguda provoca lesiones de vasculitis, aumento de la permeabilidad vascular, formación de inmunocomplejos y complicaciones como la CID. Dependiendo de la inmunidad del hospedador podemos encontrarnos con infecciones subclínicas o crónicas. En estos casos hay una respuesta a la estimulación antigénica persistente, con lo que aparecerán lesiones producidas por la respuesta inmunitaria continuada. En la fase crónica puede aparecer una hipoplasia severa de la médula ósea que puede ser irreversible.

 

↓ Descarga gratis la guía:

 

PRONÓSTICO: El pronóstico es bueno en la fase aguda, observándose una mejoría clínica a los pocos días de iniciar el tratamiento. El pronóstico es malo en casos severos de ehrlichiosis crónica.

 

SÍNTOMAS: La enfermedad aguda es estacional, presentándose la mayoría de casos en primavera y otoño, época de presencia de garrapatas, aunque la fase crónica de la enfermedad puede diagnosticarse durante todo el año. Los signos de infección aguda son: fiebre, depresión, anorexia, petequias, epistaxis, signos neurológicos, edema escrotal y linfadenopatía. Los signos de infección crónica incluyen petequias, epistaxis, palidez de mucosas, adelgazamiento, depresión, coagulopatía grave, lesiones oculares de uveítis anterior y desprendimiento de retina, dolor articular, cojeras, signos neurológicos centrales o periféricos.

 

TRATAMIENTO: Se usa la tetraciclina así como la [doxiciclina]. Especialmente si hay signos neurológicos, debemos tratar con doxiciclina por su mejor paso al SNC, durante 2 a 3 semanas. Las infecciones agudas responden rápidamente y en las crónicas los efectos supresivos en la médula ósea pueden tardar tiempo en normalizarse. También puede utilizarse el dipropionato de imidocarb, repitiendo la aplicación a los 15 días. En ocasiones pueden administrarse corticoesteroides como la [prednisona/olona] para tratar el componente inmunomediado de la enfermedad, especialmente en la fase crónica. La prevención debe realizarse con el control de las garrapatas. Los animales curados no quedan inmunizados y pueden volver a reinfestarse.

fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento