Patologías

Enteritis Bacterianas

ETIOLOGÍA: Las enteritis provocadas por bacterias enteropatógenas son infrecuentes en el perro y el gato. Las más importantes son las provocadas por Salmonella, Campylobacter y Yersinia. La incidencia parece ser baja en la clínica práctica en estos animales pero son importantes por su potencial zoonótico para la especie humana.

 

↓ Descarga gratis la guía:

 

Salmonelosis: Se han identificado numerosos serotipos de Salmonella en las heces de perros y gatos. Especialmente en perros se ha detectado un porcentaje de portadores asintomáticos. La susceptibilidad a la infección está en función del estado inmunitario del animal siendo más probable en animales jóvenes enfermos y/o inmunosuprimidos.

 

Campylobacteriosis: Se ha demostrado la presencia de Campylobacter jejuni en heces de perros y gatos sanos. Parece ser que en el perro y el gato solamente provoca enteritis cuando hay otra enfermedad debilitante o situación ambiental adversa pero éstos pueden actuar como reservorios y por lo tanto como fuente de infección en la especie humana.

 

Yersiniosis: La infección por Yersinia enterocolitica se ha diagnosticado ocasionalmente en perros y es una zoonosis importante. La Yersinia pseudotuberculosis es la causante, en los gatos, de la pseudotuberculosis felina, enfermedad de pronóstico fatal en la que se producen lesiones piogranulomatosas generalizadas. El contagio es por la ingestión de pequeñas aves y roedores que son portadores de la bacteria.

 

PRONÓSTICO: Es una enfermedad autolimitante y generalmente los perros no suelen estar afectados a partir de los 18 meses de edad. Hay que tener en cuenta que el proceso puede ser cíclico, con recaídas que pueden poner nerviosos a los propietarios, por lo que deben ser informados de esta posibilidad.

 

SÍNTOMAS: Salmonelosis: La presentación más frecuente es un estado de portador asintomático. Cuando se declara la enfermedad, normalmente, se produce un cuadro de enterocolitis aguda, diarrea aguda con sangre, vómitos, tenesmos, anorexia, fiebre, depresión, dolor abdominal y deshidratación. En casos muy graves puede desarrollarse un cuadro de septicemia, shock endotóxico y CID. Puede asociarse también a cuadros de diarrea crónica o intermitente de intestino grueso. Normalmente van asociadas a otras enfermedades (parvovirus) o situaciones de estrés ambiental.

 

Campylobacteriosis: La presentación más frecuente también es la de portadores asintomáticos. Puede producir signos en animales que sufren otras patologías entéricas infecciosas como parvovirus o parasitarias (giardias o helmintos). Diarrea mucosa, con sangre, tenesmos y vómitos. No suele haber fiebre o ésta es baja. También puede producir diarrea crónica de intestino grueso.

 

Yersiniosis: Puede haber signos de diarrea mucosa, sangre y tenesmos sin signos sistémicos.

 

TRATAMIENTO:

 

Salmonelosis: En los casos más graves, especialmente si hay septicemia, debe utilizarse principalmente [enrofloxacino].

 

Campylobacteriosis: El antibiotico de elección es la [eritromicina] y también el [enrofloxacino].

 

Yersiniosis: Tratamiento con [trimetroprim-sulfa] y [doxiciclina].

 

fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento