Patologías

Esofagitis

ETIOLOGÍA: Hay causas muy diversas, como la ingestión de sustancias irritantes o calientes, vómitos persistentes, obstrucción por cuerpo extraño y reflujo gastroesofágico (esofagitis péptica) asociado a disfunción del esfínter esofágico inferior por enfermedad neuromuscular, neoplasias, hernias de hiato, vómitos persistentes, algunos fármacos, etc.

PRONÓSTICO: Dependiendo de la causa que la produzca, suele ser excelente. SÍNTOMAS: Los signos clínicos aparecen en las esofagitis crónicas, muy severas o con presencia de ulceración, estenosis o perforación. Las esofagitis leves son habitualmente subclínicas. Tienen signos muy inespecíficos y difíciles de valorar: anorexia, adelgazamiento, sialorrea, saliva con sangre, regurgitación o dolor en zona cervical ventral. TRATAMIENTO: Con ayuno de sólidos durante 24-48 h, tratamiento de soporte y fluidoterapia. La esofagitis por reflujo se trata con dieta rica en proteínas y pobre en grasa en pequeñas dosis, [cimetidina] o [ranitidina], asociados a la [metoclopramida] para aumentar la presión sobre el esfínter esofágico inferior y evitar el reflujo.