Patologías

Estenosis Degenerativa Lumbosacra (Cauda Equina)

ETIOLOGÍA: La estenosis degenerativa lumbosacra es un proceso degenerativo de la articulación entre L7-S1 que produce una compresión sobre las raíces nerviosas de la cauda equina. Es un proceso que tiene una prevalencia mayor de lo que los profesionales creen, ya que suele yuxtaponerse a otras patologías de la cadera, como la displasia. Es un proceso característico de razas grandes como el Pastor Alemán, Rottweiler, etc. El proceso aparece por alteración de los tejidos intervertebrales, que acaban produciendo un movimiento vertebral, que evoluciona a una protrusión del disco con la consiguiente hernia y compresión sobre las raíces nerviosas.

PRONÓSTICO: Los perros que cursan sólo con dolor o con cojeras intermitentes tienen un pronóstico excelente con el tratamiento médico e incluso con el quirúrgico (si es necesario realizarlo). Los perros que cursan con fallos neurológicos del tercio posterior son de peor pronóstico y además nunca se recuperan del todo. Para un mejor pronóstico las medidas médicas y quirúrgicas deben acompañarse de otras como el control de la obesidad. SÍNTOMAS: Suelen ser síntomas que evolucionan en el tiempo. El propietario nos describe un perro que es reacio a levantarse, con cojeras intermitentes, etc. Si la lesión es grave se observa dolor en la zona lumbosacra y un fallo propioceptivo en las extremidades posteriores, llegando a producir incontinencia urinaria/fecal. Radiológicamente se observan lesiones artrósicas en la articulación L7-S1 con pérdida del espacio intervertebral (en la posición ventro-dorsal se observa la L7 incluso con una imagen de aplastamiento contra el sacro, y en la posición latero-lateral se observa un osteocito de unión entre la L7 y la S1). TRATAMIENTO: El tratamiento debe ser médico y si el proceso no se controla puede pensarse en el tratamiento quirúrgico. Debe indicarse el reposo absoluto durante 4 semanas. Los antiinflamatorios de primera elección son el [AAS], el metamizol magnésico y el [naproxeno] a dosis de terapia crónica. El uso de los corticoesteroides como la [prednisona/olona] o la [dexametasona] se deberá reservar para los cuadros en los que predomina la compresión neurológica y no el dolor. La terapia quirúrgica se basa en una laminectomía exploratoria de la articulación y una discoectomía con o sin foraminotomía. Debe reservarse la terapia quirúrgica para los casos en los que no se puede controlar el proceso con antiinflamatorios.