Patologías

Hepatopatia Por Farmacos

ETIOLOGÍA: Hay algunos fármacos utilizados en medicina veterinaria que pueden provocar alteraciones hepáticas. Los mecanismos de acción se engloban básicamente en la toxicidad intrínseca de ellos (por tanto, las alteraciones hepáticas son dosis-dependiente) y, en segundo lugar, en la toxicidad idiosincrática que depende de la susceptibilidad individual. Los fármacos capaces de producir hepatopatía aguda son: - Mebendazol y oxibendazol: Se han descrito diversos casos de enfermedad hepatobiliar tras el uso de estos fármacos a dosis recomendadas. Las lesiones son necrosis centrilobulares causadas probablemente por alteraciones en su metabolismo de naturaleza idiosincrática, ya que no se han podido reproducir experimentalmente. - Dietilcarbamazina: Se han decrito casos de shock hipovolémico y lesiones hepáticas tras su administración en pacientes con Dirofilaria immitis, por la liberación de sustancias por parte de éstas. - Tiacetarsamida: El mecanismo de toxicidad parece ser directo, causando necrosis hepatocelular por el propio fármaco. - Halotano: Se han descrito casos de hepatopatía aguda tras el uso de halotano con necrosis centrilobular debido a alteraciones en la circulación hepática por metabolitos del halotano y por fenómenos de hipoxia. - Tetraciclinas: No causan hepatopatías a las dosis recomendadas por vía oral pero no deben usarse en perros y gatos con hepatopatías en las cuales hay lipidosis ([diabetes mellitus], [hipotiroidismo], y [lipidosis hepática idiopática felina]). - Trimetoprin-sulfadiazina: El mecanismo de acción tóxica es probablemente por reacciones de hipersensibilidad. No debe usarse en el Dobermann. - Griseofulvina: Se han descrito casos en gatos, probablemente de origen idiosincrático, ya que no se han reproducido experimentalmente. - Paracetamol: Algunos metabolitos de la glucuronoconjugación del paracetamol tienen efectos tóxicos directos sobre macromoléculas del hepatocito, provocando degeneración y necrosis hepatocelular y éstasis biliar. En gatos, la toxicidad se alcanza a dosis relativamente inferiores debido a su conocida insuficiencia en glucurono conjugar sustancias exógenas. Fármacos capaces de producir hepatopatía crónica: - Esteroides: Las lesiones que provocan los glucocorticoides son de vacuolización centrilobular y acúmulo de glicógeno y, raramente, de necrosis hepática. - Anticonvulsivos: Especialmente la primidona y la fenitoína, provocan una hepatopatía, sobre todo si se usan en combinación o a dosis más altas de las normales, pudiendo en algunos casos llegar a producir [cirrosis hepática]. La frecuencia de toxicidad es baja.

PRONÓSTICO: Pronóstico variable según el carácter agudo o crónico de las lesiones y el fármaco en cuestión. SÍNTOMAS: Síntomas de enfermedad hepática, normalmente inespecíficos, anorexia, depresión, vómitos, diarrea, PU/PD e ictericia, asociados a elevaciones de enzimas hepáticas y las pruebas de función con resultados anormales (ácidos biliares). TRATAMIENTO: Suspender el fármaco en cuestión y tratamiento de soporte y de las complicaciones secundarias si hay insuficiencia hepática. En el caso del paracetamol hay un [tratamiento específico] con N-acetilcisteína y ácido ascórbico.