Patologías

Hiperplasia Endometrial Quistica

ETIOLOGÍA: Es una respuesta exagerada del útero a un estímulo progesterónico durante la fase luteal del ciclo o por una administración inadecuada de progesterona. La exposición repetida o continuada a la acción de la progesterona provoca en el útero unos cambios histológicos, que son: - Adelgazamiento de la mucosa endometrial. - Aumento de la secreción de las glándulas del endometrio, previamente estimuladas por la actividad de los estrógenos. - Aumento de la producción de moco en el lumen del útero, el cual puede provocar a veces una hidrómetra o una mucómetra. Ocurre en la perra y en la gata. En la gata, la hiperplasia endometrial es un patrón histopatológico que sucede en casi cualquier gata a partir de los 5 años.

PRONÓSTICO: El pronóstico suele ser bueno tras la castración. Una secuela importante, en el caso de que no se castre, es la formación de una piómetra más o menos grave. SÍNTOMAS: Suelen ser asintomáticas, pero a veces puede observarse infertilidad, exudado vaginal, etc. En algunos casos pueden darse únicamente signos de masa abdominal. TRATAMIENTO: No es una patología que se trate en principio, aunque es aconsejable la ovariohisterectomía por ser una patología evolutiva hacia la piómetra.