Patologías

Leishmaniosis

ETIOLOGÍA: Es una enfermedad provocada por un protozoo flagelado del género Leishmania. Es una enfermedad endémica en el área mediterránea en la cual el parásito Leishmania infantum se transmite mediante la picadura de mosquitos del género Phlebotomus. Dentro de las áreas endémicas se crean pequeños focos hiperendémicos debido a que estos mosquitos no se desplazan grandes distancias de su núcleo central. El ciclo evolutivo puede durar de 4 a 20 días durante el cual los amastigotes ingeridos por el mosquito, al picar a un perro enfermo o portador sufren diversas transformaciones hasta la forma de promastigote que será fagocitada por macrófagos de la piel en el momento que el mosquito pique de nuevo a otro animal. Dentro de los macrófagos los amastigotes se replican y se diseminan a todos los tejidos corporales exceptuando el SNC. Se producen lesiones inflamatorias granulomatosas en diversos órganos inducidas por la presencia del parásito (nefritis intersticial crónica, hepatitis crónica, dermatitis y colitis granulomatosa, queratoconjuntivitis). Además se producen lesiones inmunomediadas por el depósito de inmunocomplejos antígeno-anticuerpo (glomerulonefritis, vasculitis, artritis y uveitis). Es típica también de esta enfermedad una estimulación inespecífica de la inmunidad humoral que no es protectora. Hay una clara predisposición en perros que viven al aire libre la mayor parte del tiempo debido a los hábitos alimenticios de estos mosquitos, que se alimentan preferentemente al anochecer y amanecer. El periodo de incubación es largo, variando de algunos meses a algunos años. El punto clave en la gran susceptibilidad de la especie canina a sufrir esta infección se halla en la interacción entre los macrófagos y el parásito.

PRONÓSTICO: Actualmente la LC se considera una enfermedad controlable pero no curable y las recaídas son muy frecuentes tras el tratamiento. Los perros que inicialmente presentan una IR tienen un pronóstico muy malo. El control de la evolución del paciente y la detección precoz de las recaídas mejoran el pronóstico de cada caso. En el seguimiento de la enfermedad hay que tener en cuenta la posibilidad de que el animal pueda desarrollar otra enfermedad parasitaria como la ehrlichiosis, babesiosis, etc. SÍNTOMAS: Es una enfermedad que puede presentar numerosos signos clínicos y múltiples combinaciones entre ellos. SIGNOS CUTANEOS: - Alopecia no pruriginosa con abundante seborrea seca normalmente simétrica y de distribución anterior hasta generalizarse.

- Ulceraciones no dolorosas especialmente en salientes óseos.

- Pústulas estériles generalizadas.

- Nódulos cutáneos (especialmente en Boxer).

- Nódulos solitarios en piel y mucosas.

SIGNOS SISTEMICOS: - Adelgazamiento, anorexia, atrofia muscular, depresión, linfadenopatía local o generalizada, cojeras intermitentes y recurrentes, epistaxis, debilidad, colitis crónica, vómitos, PU/PD. En ocasiones sintomatología de la IR aguda. SIGNOS OCULARES:

- Blefaritis, queratoconjuntivitis, uveitis y edema corneal.

TRATAMIENTO: El tratamiento tradicional es la N-metilglucamina 100 kg/día (15 dosis). Actualmente muchos clínicos utilizan alopurinol como tratamiento único de la LC, 20 a 30 mg/kg c12h (4 a 6 meses). Debe intentarse controlar las lesiones inmunomediadas en aquellos perros que las presentan (glomerulonefritis, artritis) mediante [prednisona/olona] inicialmente a dosis antiinflamatorias y disminuir posteriormente la dosis. Debe realizarse un tratamiento de soporte, fluidoterapia y, si es necesario, [tratamiento de la insuficiencia renal aguda].