Patologías

Pericardio, Alteraciones

ETIOLOGÍA: Las alteraciones del pericardio pueden ser congénitas o adquiridas. Entre las alteraciones congénitas se distingue la hernia diafragmática peritoneo-pericárdica. La alteración más común del pericardio son las efusiones pericárdicas, debidas a un transudado o transudado modificado (hidropericardio), exudado (pericarditis séptica o aséptica) o hemorrágico (hemopericardio).

HIDROPERICARDIO: Las causas suelen ser las de una insuficiencia cardíaca congestiva, hipoalbuminemia o una alteración congénita. PERICARDITIS: Tanto las infecciosas (endocarditis, etc.) como las no infecciosas (peritonitis felina) suelen ser secundarias a otros procesos. HEMOPERICARDIO: Suelen estar provocadas por un tumor (hemangiosarcoma, mesotelioma o linfoma en el gato), por un trauma importante, ruptura atrial o de manera idiopática. La efusión en el pericardio produce un aumento de presión sobre la diástole cardíaca impidiendo el rellenado de las cámaras y, por lo tanto, una falta de output cardíaco muy importante. PRONÓSTICO: El pronóstico de las alteraciones cardíacas es malo en casi todos los casos. Hay una excepción que es la efusión pericárdica idiopática, en la cual, tras el vaciado, mejoran el 50% de los casos. Al principio deben realizarse controles rutinarios (semanales) del animal que incluyan ecografía cardíaca, a fin de poder diagnosticar recidivas. Más adelante estos controles podrán distanciarse. SÍNTOMAS: Los síntomas de la hernia diafragmática peritoneo

-pericárdica se dan en un cachorro joven y son los de cualquier alteración cardíaca congénita. Los síntomas de cualquier efusión pericárdica son los de una insuficiencia cardíaca congestiva con disnea, letargia, síncope, muerte súbita, etc.

Pero hay unos signos que hay que tener en cuenta:

- Hipertensión venosa (pulso en la yugular).

- Disminución de los ruidos cardíacos y del latido cardíaco.

- Cardiomegalia bajo RX muy globosa (exageradamente globosa).

- En el ECG se observan hipovoltajes y la presentación de arritmias de todo tipo.

TRATAMIENTO: El tratamiento de la hernia diafragmática peritoneo-pericárdica es quirúrgico, con pericardiectomía total. El tratamiento del tamponade cardíaco por una efusión pericárdica consiste en la estabilización del animal cuando es muy agudo y su vaciado por punción pericárdica. El animal mejora rápidamente tras la punción y vaciado. Cuando se diagnostica un tumor pericárdico o cardíaco debe estudiarse la posibilidad de resolverlo quirúrgicamente, aunque el pronóstico suele ser malo.