Patologías

Vaginitis/Vulvovaginitis

ETIOLOGÍA: La vaginitis o la vulvovaginitis es un proceso inflamatorio, generalmente infeccioso, aunque no lo es siempre. Suele ser debida a superinfecciones de gérmenes saprófitos por causas variadas como pueden ser infecciones del tracto urinario, alteraciones estructurales como divertículos vaginales, neoplasias vaginales, etc. Puede suceder en la perra y en la gata, aunque es más frecuente en la perra. Puede darse en hembras prepúberes, castradas o enteras. Hay una vaginitis prepuberal que sucede en las hembras antes de haber tenido el primer celo y que suele solucionarse con la llegada de éste.

 

↓ Descubre la influencia de la intervenciones MEMO en la  reducción de las FLUTD con esta herramienta clínica gratuita ↓

PRONÓSTICO: El pronóstico suele ser bueno, aunque se debe visitar al animal a las 2 semanas de acabar el tratamiento y realizar una nueva vaginoscopia y citología para descartar una recidiva. Si los signos vuelven o no han mejorado, hay que considerar que hay factores predisponentes o que hay una piómetra.

 

SÍNTOMAS: Se caracteriza por la efusión mucosa o mucopurulenta de la vagina, con alteraciones de lamido insistente de la zona, atracción de machos, etc.

 

TRATAMIENTO: El tratamiento debe ir encaminado a intentar evitar la causa que produce la vaginitis, como puede ser la neoplasia, cuerpo extraño, etc. Deben administrarse antibióticos sistémicos de amplio espectro como la [amoxicilina ácido clavulánico] durante, al menos, una semana después de la remisión de los signos. Las duchas con productos como el cloruro de benzalconio en diluciones adecuadas pueden ser muy útiles. Las vaginitis prepuberales suelen tratarse sólo con duchas con productos apropiados y desaparecen en el primer celo.

 

enfoque multimodal