Asma felino. ¿Son las células madre mesenquimatosas la solución?

El asma felino es un proceso respiratorio que puede afectar a gatos de cualquier raza y edad, aunque habitualmente se da en gatos entre los 2 y 8 años, y algunas razas, como los birmanos o los siameses parecen tener una incidencia mayor. Es un síndrome consistente en el estrechamiento de las vías respiratorias, y podemos encontrarlo bajo otros nombres, como bronquitis eosinofílica, bronquitis alérgica o EPOC.
asma felino
Imagen de Vets Affinity

Fisiopatología

El estrechamiento de las vías aéreas se produce  por la presencia  de diferentes mecanismos, resultando todos en la disminución del diámetro de la luz bronquial:

  •  Hipertrofia del músculo liso de la pared bronquial
  •  Inflamación y edema de la mucosa
  • Formación de tapones mucosos (secreción mucosa excesiva)
  • Descamación celular y exudados inflamatorios intraluminales que permanece dentro de los bronquios
  • Broncoconstricción exagerada y mantenida en el tiempo
  • Hiperplasia de glándulas mucosas y submucosas.

     

Los episodios pueden aparecer estando el gato en total reposo o haciendo ejercicio, de repente el gato se para y empieza a jadear abriendo la boca y su pecho y abdomen se mueven ostensiblemente.

 

Clinical Report: Línea de investigación Urinary Feline [Estudios sobre la mineralización del agua, y su relación con las FLUTD]

 

En gatos con bronquitis crónica, hay posibilidad de daño del epitelio bronquial y de fibrosis de las vías respiratorias. Parece existir un componente alérgico o inflamatorio, así que los síntomas pueden verse exacerbados  de forma aguda por el estrés y por la presencia de partículas de aerosoles como perfumes, humo o polvo en suspensión. Arenas de gato muy polvorientas son habitualmente las desencadenantes de los episodios.

 

Células madre

Las células madre mesenquimales son células procedentes del mesodermo (tejido embrionario) con capacidad totipotencial, es decir, pueden diferenciarse en diferentes tipos de células, como osteocitos, condrocitos, adipocitos…

En los últimos años la investigación en el ámbito de las terapias con células madre en animales ha sufrido un gran avance, y aunque aún es un campo en desarrollo, hoy en día se sabe de su utilidad en medicina regenerativa o en procesos autoinmunes.

Terapéuticamente, las CMM son interesantes gracias a su capacidad proliferativa, antiinflamatoria y moduladora de la respuesta inmunitaria. Una de las conclusiones a las que se ha llegado con estas investigaciones es que la diferenciación que sufren estas células pueden ser inducidas si modificamos los componentes que se añaden al medio, lo que parece especialmente útil.

El procedimiento más utilizado actualmente para su aislamiento y cultivo se hace a partir de la extracción tejido adiposo. Una vez aisladas las CMM pueden infiltrarse directamente en el lugar de la lesión o administrarse por vía sistémica ya que tienen la capacidad de migrar hasta el lugar de la lesión. En la especie felina las investigaciones en este tema han ido un poco más retrasadas, pero hoy en día ya se están aplicando con éxito en el tratamiento de la insuficiencia renal crónica.

 

Investigación de la viabilidad de la terapia con células madre en el asma felino.

Se realizó un estudio piloto sobre la viabilidad y la eficacia de las células madre mesenquimatosas extraídas de tejido adiposo en un modelo experimental de asma felino.

El estudio consistía en inducir un episodio de asma alérgico agudo y administrar 5 infusiones intravenosas de CMM a cuatro animales o de solución salina (placebo) a dos.

Durante nueve meses los animales fueron monitorizados, comparando en ambos casos diversos parámetros: la eosinofilia de las vías respiratorias, la mecánica pulmonar, estudios de tomografía computarizada del tórax  y varios ensayos inmunológicos.

En los primeros periodos no se apreciaron diferencias considerables entre ambos grupos pero en el noveno mes, el porcentaje de eosinófilos en todos los gatos tratados con CMM alcanzaron los niveles normales de referencia.  En todos estos gatos se observó una disminución de la hiperreactividad del tracto respiratorio comparada con los gatos tratados con el placebo alrededor del día 133 y el engrosamiento de la pared bronquial se redujo significativamente en el mes 9. A la vista de estos resultados se concluyó que la terapia con CMM puede tener un efecto retardado en la reducción de la inflamación de las vías respiratorias, lo que justificaría investigaciones adicionales sobre el tema.

 

Accede a la plataforma de e-learning exclusiva para veterinarios de Affinity Vets y amplía tu formación en las áreas terapéuticas de tu interés. Accede haciendo clic al enlace a la formación impartida por el Dr. Jaume Fatjó  “Estrés en gatos de interior”.

 

Posts relacionados:

 

e-learning

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
1 + 4 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento