Debilidad patas traseras en perros ¿Puede tener moquillo?

El moquillo canino es una enfermedad vírica grave que causa gran variedad de signos y síntomas, la mayoría inespecíficos, entre ellos una pérdida de fuerza en las patas traseras del perro. Dado el mal pronóstico es importante la prevención a través de la vacunación.
debilidad patas traseras perro
Imagen de Vets Affinity

¿Qué es el moquillo canino?

Se trata de una enfermedad causada por un virus RNA del género Morbillivirus perteneciente a la familia Paramyxoviridae. Es una de las enfermedades contagiosas más comunes y letales para los perros. El contagio es por contacto directo con animales enfermos. Se replica en tejido linfoide inicialmente y provoca un estado de inmunosupresión severo. Después infecta al resto de vísceras incluyendo al sistema nervioso central, provocando, entre otros, debilidad en las patas traseras del perro.  El período de incubación es de 14 a 18 días. Existen diferentes cepas con virulencia desigual que provocan cuadros clínicos de distinta evolución y severidad. Afecta principalmente a perros jóvenes de 3 a 6 meses aunque se han descrito casos en animales mayores y hay cuadros de encefalitis crónicas en animales adultos.


↓ Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho  más ↓

 

Moquillo canino: cuadro clínico

Entre los diferentes síntomas es frecuente hallar fiebre, conjuntivitis, rinitis, tos, diarrea, vómitos, anorexia, deshidratación, adelgazamiento, descarga mucopurulenta, neumonía (infecciones bacterianas secundarias por Bordetella), hiperqueratosis almohadillas e impétigo.

Por  lo que respecta a la afectación del sistema nervioso central el perro puede presentar signos de encefalitis con mioclonus, ataxia, torneo, hiperestesia, rigidez muscular, gritos, convulsiones y ceguera. Los signos neurológicos en ocasiones pueden aparecer de manera retardada semanas a meses después de la recuperación de una fase aguda de moquillo o tras infecciones subclínicas.

Hay dos formas de encefalitis crónicas que afectan a animales adultos.

●      La encefalitis multifocal caracterizada por incoordinación, debilidad en las patas traseras del perro, déficit en el reflejo de amenaza, cabeza ladeada, nistagmus, parálisis facial y temblores de la cabeza sin mioclonus. Se da en perros de 4 a 8 años y tiene un curso progresivo lento, de aproximadamente un año. El cuadro suele evolucionar hacia una parálisis. Desde aquí puedes acceder a un test para evaluar la movilidad articular del perro.

●      La encefalitis del perro viejo, cuadro infrecuente, descrito en perros mayores de 6 años caracterizada por déficit visual y en el reflejo de amenaza, apareciendo progresivamente signos de depresión mental, cambios de personalidad graves, torneo e incapacidad para sostener la cabeza.

 

Moquillo canino: tratamiento

Se basa en un tratamiento de soporte con antibioterapia de amplio espectro, complejo vitamínico, fluidoterapia y nutrición forzada. No existe un tratamiento que permita eliminar al virus cuando la enfermedad se ha presentado.

La prevención se basa en la vacunación a partir de la 6ª-8ª semana, revacunación a las 3-4 semanas y anualmente.

Si el perro ya está infectado la administración de la vacuna ya no tendrá ningún efecto.

 

Pronóstico

El pronóstico es reservado especialmente si hay signos neurológicos asociados, pues indican un estadío avanzado de la enfermedad. La mortalidad se estipula en torno al 50%-90% dependiendo de la virulencia de la cepa. Aquéllos que sobreviven a la enfermedad suelen presentar trastornos de comportamiento causados por el daño ocasionado al sistema nervioso.

Para más información puedes hacer clic en: Moquillo canino

 

Post relacionados:

 

 

e-learning

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
17 + 2 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento