Epilepsia en perros y su tratamiento

La epilepsia es un trastorno neurológico que causa convulsiones, resultado de impulsos eléctricos dentro del cerebro y con una forma de presentación que puede variar en cada perro. En algunos casos puede ser causada por tumores cerebrales, toxinas, niveles bajos de azúcar en sangre, infecciones o problemas en algún órgano. Cuando la enfermedad no está relacionada con ninguna otra alteración médica es denominada epilepsia idiopática, por lo que el perro que la padece se encuentra sano en general.
epilepsia en perros tratamiento
Imagen de Vets Affinity

Las convulsiones se dividen en dos categorías: generalizadas o focales. En el primer caso las sacudidas son involuntarias o movimientos espasmódicos de las cuatro extremidades y normalmente pérdida de conciencia. En las focales las convulsiones pueden involucrar sólo un lado del cuerpo, una extremidad o la cara.


Esta enfermedad puede ser una fuente de angustia para los dueños de los perros, sobre todo cuando se presencia este trastorno por primera vez en la mascota.

La epilepsia idiopática puede aparecer entre los 6 meses y 6 años de edad y se considera también una enfermedad hereditaria. Ciertas razas tienen mayor predisposición a padecerla (como Cocker Spaniel, Beagles o Pastor Belga), por lo que aquellos perros diagnosticados con EI, no deben ser usados para la reproducción.

 

Fases de la epilepsia en perros

  • Aura: momento previo a las convulsiones. Los signos más comunes son cambios en el comportamiento del perro, suelen ser sutiles e incluyen búsqueda de atención, inquietud y ansiedad.

Descarga gratis aquí la ficha de evaluación para determinar la movilidad  articular del perro

  • Ictal: se produce el ataque epiléptico. Puede durar entre pocos segundos a varios minutos. El perro se pone rígido y cae al suelo con movimientos espasmódicos. Deja de estar consciente y, en muchas ocasiones, no podrá controlar los esfínteres.
  • Post-ictal: tras las convulsiones. El perro puede encontrarse desorientado. Ocasionalmente puede aparecer ceguera y sordera temporal u otras anormalidades neurológicas.

 

Diagnóstico

Exámenes recomendados para determinar una posible causa subyacente que provoque las convulsiones en el perro:

  • Anamnesis
  • Examen físico y neurológico completo
  • Análisis de sangre: bioquímica, hematología y ácidos biliares pre y post-pandriales
  • Ecografía abdominal y radiografía de tórax.
  • Resonancia magnética
  • Análisis de líquido cefalorraquídeo
  • Pruebas de PCR: descartar enfermedades infecciosas.
  • Pruebas de ADN: descartar enfermedades de base genética.

Accede a la plataforma e-learning exclusiva para veterinarios de Affinity Vets y amplía tu formación en las áreas terapéuticas de tu interés.

 

Tratamiento

La epilepsia no tiene cura ni tratamiento preventivo; pero gracias a la farmacoterapia se consigue reducir los signos clínicos de la enfermedad. El objetivo del tratamiento es restaurar una vida normal para el perro y para su dueño mediante un control completo de las convulsiones y minimizar los efectos adversos. La idea es reducir la frecuencia, severidad y duración siendo aceptables para el dueño.

El asesoramiento y educación del propietario con respecto a la enfermedad es vital para el éxito del tratamiento. El dueño debe entender que la epilepsia es un problema de salud crónico y que es difícil de predecir su pronóstico. Tiene que tener un compromiso emocional, económico e invertir tiempo para lograr resultados favorables.

Idealmente se utiliza un solo fármaco antiepiléptico para evitar interacciones farmacológicas y para facilitar la administración por parte del cliente. Los dos medicamentos más empleados en el tratamiento de la epilepsia en perros son el fenobarbital y el bromuro de potasio. Existen otras alternativas como gabapentina, levetiracetam  o zonisamida; pero son de coste mucho más elevado y no parecen ser más eficaces que los dos anteriores.

Deben programarse seguimientos periódicos para medir las concentraciones séricas de los fármacos antiepilépticos, hemograma y bioquímica. Si hay aumento de peso corporal en el perro o diarrea se evaluará la función hepática para ajustar la dosis. Estas citas en la clínica veterinaria servirán también para aclarar cualquier duda que le surja al propietario.

 

Descarga gratis el test de movilidad articular del perro. Comprueba cómo evoluciona la salud articular del perro y el cumplimiento del tratamiento[1] .

 

Post relacionados:

 

Descarga los requerimientos nutricionales para gatos esterelizados

 

New Call-to-action
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías