Antiinflamatorios para perros: uso racional de AINEs

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Antiinflamatorios para perros: uso racional de AINEs

Medicina y cuidados veterinarios

Introducción

Los AINEs para perros se utilizan principalmente para el tratamiento de la osteoartritis y la enfermedad articular degenerativa, y también para el control del dolor postoperatorio.3 Aunque en general pueden considerarse fármacos seguros, no están exentos de ocasionar efectos adversos.

Descubre otros modos de contribuir a la inmunidad de cachorros [Descarga gratis la guía]

Por ello, y para evitar dichos problemas, es importante que el clínico conozca su mecanismo de acción, indicaciones y contraindicaciones.

Mecanismo de acción

Los efectos clínicos de la mayoría de AINEs, tanto los positivos como los negativos, son consecuencia de la inhibición de la enzima ciclooxigenasa, que interviene en la síntesis de prostaglandinas. Las prostaglandinas intervienen en procesos como la inflamación, la protección de la mucosa gástrica frente a lesiones y la regulación del flujo sanguíneo a nivel renal.3 Tradicionalmente se reconocían 2 isoenzimas de la ciclooxigenasa; la COX-1 o “constitutiva” y la COX-2 o “inducible”. Posteriormente, se describió una tercera isoenzima, denominada COX-3, con acción central y que podría explicar la acción analgésica del metamizol y el paracetamol. Sin embargo, el término COX-3 ha sido rechazado por algunos autores que la consideran una variante de la COX-1.2

La inhibición de la actividad de las prostaglandinas permite el control del proceso inflamatorio, pero puede resultar en efectos adversos al inhibir las acciones beneficiosas que éstas tienen nivel orgánico. Estos efectos están ligados, al menos en parte, a la actividad de la COX-1, (que se encuentra principalmente en estómago, riñón, endotelio y plaquetas), mientras que la actividad COX-2 se relaciona con la inflamación.

Por otra parte, recientemente se ha comercializado una nueva clase de antiinflamatorios para perros, los antagonistas de los receptores de prostaglandinas EP4, que ejercen sus efectos a través de la inhibición selectiva de un único receptor prostanoide, sin inhibir las otras funciones homeostáticas de las prostaglandinas. Teóricamente esto mejoraría el perfil de seguridad de estos fármacos en relación a los inhibidores de la COX, manteniendo sus efectos beneficiosos.4

Efectos adversos de los antiinflamatorios para perros

La administración de AINEs puede inducir efectos adversos a diversos niveles, siendo los más frecuentes los digestivos (irritación, ulceración o perforación gastrointestinal, enteropatía perdedora de proteínas) y después los renales. Otros efectos adversos incluyen la necrosis hepatocelular inducida por AINEs, que se considera extremadamente rara y la prolongación del tiempo de sangrado por sus efectos en la agregación plaquetaria.3, 5

Actualmente se acepta que los inhibidores COX-2 selectivos tienen un perfil de seguridad mejor que los no selectivos, sobre todo a nivel digestivo. Este hecho probablemente tenga que ver con la no inhibición de la COX-1 a ese nivel.Sin embargo, tampoco están exentos de posibles efectos adversos; 6 de hecho, ese carácter selectivo sobre la COX-2 que los hace más seguros a nivel digestivo, podría resultar en una mayor susceptibilidad para afectar a negativamente a la función renal del perro, especialmente en animales con enfermedad renal crónica previa, donde los efectos de la COX-2 sobre las prostaglandinas contribuyen a mantener el balance de fluidos y el flujo sanguíneo renal.7

Indicaciones

La mayoría de antiinflamatorios para perros comercializados en España están registrados para el alivio de la inflamación y el dolor musculoesquelético agudo o crónico y del dolor postquirúrgico, si bien en algún caso la indicación es únicamente para el tratamiento de la artrosis. No hay evidencias concretas que muestren mayor eficacia y/o menos efectos adversos de un AINE sobre los demás.5 Por ello, y aunque administrados a las dosis recomendadas y en las condiciones adecuadas pueden considerarse fármacos seguros, es importante tomar precauciones en aquellas situaciones que pudieran favorecer la presentación de eventos adversos.

Contraindicaciones

De modo general, se desaconseja el uso de AINEs en pacientes anémicos o con coagulopatías, en presencia de hipovolemia o hipotensión, enfermedad gastrointestinal, enfermedad hepática o renal;2,6 sin embargo no todas estas situaciones deben considerarse contraindicaciones absolutas (p. ej. es frecuente la administración de AINEs en pacientes geriátricos con ERC y artrosis) y es el clínico el que debe valorar los beneficios/riesgos de su administración y en tal caso, monitorizar adecuadamente al animal.

Se recomienda evitar la coadministración de AINEs y corticoides o de 2 AINEs simultáneamente. Aunque se ha aconsejado un periodo de “lavado” de entre 1-7 días cuando deba cambiarse un AINE por otro, no hay evidencias al respecto, excepto en el hipotético caso de querer sustituir un inhibidor COX-2 por aspirina.2

La administración simultánea de AINEs, furosemida e IECAs puede favorecer la aparición de daño renal, por lo que en esos casos es importante hacer una monitorización adecuada, al igual que si administran AINEs junto a fármacos potencialmente nefrotóxicos.5

Para tratar de reducir la prevalencia de efectos adversos a nivel digestivo es frecuente que se administren conjuntamente inhibidores de la bomba de protones. Sin embargo, un estudio reciente concluyó que, si bien el omeprazol es fármaco de primera elección para el tratamiento del sangrado gastrointestinal inducido por AINEs, su uso profiláctico para evitarlo no muestra beneficio alguno y podría causar inflamación intestinal y disbiosis fecal.8

En cuanto al uso perioperatorio de AINEs, se considera que su administración parenteral después de la inducción anestésica hará que sus efectos estén presentes una vez haya concluido el procedimiento quirúrgico, facilitando la recuperación. Sin embargo, si existe riesgo de hipotensión, hipovolemia o disminución de la perfusión renal, se aconseja que sean administrados al finalizar la cirugía o en el momento de la extubación.6

La administración de AINEs a largo plazo puede afectar negativamente a la cicatrización ósea; por ello, en pacientes sometidos a cirugía ortopédica se ha desaconsejado su uso más allá del periodo perioperatorio (2 semanas).9

Conclusiones

La administración de AINEs forma parte del día a día del clínico. Generalmente su uso es seguro, pero es importante no olvidar que no están exentos de producir efectos adversos. Por ello deben utilizarse cuando realmente estén indicados, a las dosis adecuadas y con una monitorización adaptada a cada caso particular.

Descarga el informe: Inmunonutrición en cachorros

Bibliografía
1.  Lascelles BDX, McFarland JM, Swann H. (2005). Guidelines for safe and effective use of NSAIDs in dogs. Veterinary Therapeutics 6, 237-251.
2. Papich MG. (2008). An update on nonsteroidal anti-inflammatory drugs (NSAIDs) in small animals. Vet Clin North Am Small Anim Pract; 38: 1243-1266.
3. McLean MK, Khan SA. (2018). Toxicology of frequently encountered nonsteroidal anti-inflammatory drugs in dogs and cats: an update. Vet Clin North Am Small Anim Pract; 48: 969-984.
4. de Salazar Alcalá AG, Gioda L, Dehman A, et al. (2019). Assessment of the efficacy of firocoxib (Previcox) and grapiprant (Galliprant) in an induced model of acute arthritis in dogs. BMC Vet Res. 29;15: 309.
5. Epstein M, Rodan I, Griffenhagen G, et al. (2015). 2015 AAHA/AAFP pain management guidelines for dogs and cats. J Am Anim Hosp Assoc; 51: 67-84.
6. Monteiro B, Steagall PV. (2019). Antiinflammatory Drugs. Vet Clin North Am Small Anim Pract.; 49: 993-1011
7. Lomas AL, Grauer GF. (2015). The renal effects of NSAIDs in dogs. J Am Anim Hosp Assoc; 51: 197-203.
8. Jones SN, Gaier A, Enomoto H, et al. (2020). The effect of combined carprofen and omeprazole administration on gastrointestinal permeability and inflammation in dogs. J Vet Intern Med; 34: 1886-1893
9. Gallaher HM, Butler JR, Wills RW, et al. (2019). Effects of short- and long-term administration of nonsteroidal anti-inflammatory drugs on osteotomy healing in dogs. Vet Surg; 48: 1318-1329. 
Oscar Cortadellas
Profesor Asociado Departamento Medicina y Cirugía Animal

HOSPITAL CLINICO VETERINARIO

UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA