Castrar perro postoperatorio. Necesidades y cuidados más frecuentes | Vets & Clinics

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Castrar perro postoperatorio. Necesidades y cuidados más frecuentes

La técnica de la castración consiste en una intervención quirúrgica en la cual se produce la extirpación de los testículos en el perro y de los ovarios (u ovarios y útero) en la hembra. Con esterilización nos referimos a una técnica, que, aunque menos invasiva, no retira el efecto producido por las hormonas. Se produce una sección de los conductos seminíferos en perros y una ligadura de las trompas de falopio en perras.

Medicina y cuidados veterinarios

¿Qué queremos decir con castración?

La técnica de la castración consiste en una intervención quirúrgica en la cual se produce la extirpación de los testículos en el perro y de los ovarios (u ovarios y útero) en la hembra. Con esterilización nos referimos a una técnica, que, aunque menos invasiva, no retira el efecto producido por las hormonas. Se produce una sección de los conductos seminíferos en perros y una ligadura de las trompas de falopio en perras.

Póster: Valoración corporal del perro y el gato.  ¡Te lo enviamos gratis a tu clínica!

Cuidados postoperatorios tras la castración

Tras castrar al perro, en el período postoperatorio, deberemos de llevar a cabo una serie de cuidados, entre los que se encuentran:

  • Prevención de la aparición de dolor: con analgesia y antiinflamatorios. Aunque no suele ser necesario, según el criterio del veterinario a veces se pueden pautar antibióticos.
  • Protección de la herida quirúrgica: se utilizará un collar isabelino o camisetas de algodón, para evitar el lamido de la herida.
  • Limpieza de la herida quirúrgica, siempre en condiciones de asepsia.

  • Vigilancia regular de aparición de complicaciones tales como infección de la herida, dehiscencia de la herida con daño en los puntos de sutura, hematomas...
  • Cuidado del entorno: los primeros días tras castrar al perro hay que mantenerlo en un lugar tranquilo.
  • Retirada de los puntos de sutura.

Cambios que debemos esperar tras la castración

La castración en perros conlleva ciertos beneficios tanto a nivel orgánico como a nivel conductual por repercusión sobre aquellas conductas relacionadas con el patrón reproductivo o con procesos hormonodependientes. En perros machos, se producen los beneficios derivados del cese de la producción de testosterona, por lo que se inhibe el deseo sexual y la dominancia, disminuyendo la agresividad. La castración además previene el posible desarrollo de una hipertrofia prostática benigna. En cuanto al cáncer prostático, los datos apoyan una independencia hormonal en este tipo de cáncer (Puedes acceder a uno de estos estudios desde aquí)

En hembras, los beneficios se derivan del cese de la producción de hormonas como los estrógenos y la progesterona, desapareciendo el celo y con ello mejorando el carácter. A nivel orgánico, hay evidencia de que la castración disminuye considerablemente el riesgo de padecer tumores mamarios (aquí te enlazamos con un estudio que apoya este dato) así como eliminación de la pseudogestación (si estás interesado en el tema accede a nuestro post sobre pseudogestación aquí).

En referencia a la aparición de tumores en testículos y ovarios, aunque su incidencia es baja, la castración puede considerarse como medida preventiva y curativa.

Por otra parte, hay que prevenir y vigilar la aparición de obesidad, pues tras la castración, el perro tiene una mayor facilidad para ganar peso. Se recomienda trazar un plan dietético estricto después de la esterilización, ya que las hembras esterilizadas tienen unas necesidades energéticas menores y su comportamiento alimenticio se modifica, propiciando el aumento de peso.

Desde este enlace podrás acceder al artículo de investigación de Affinity Advance sobre obesidad canina, sus consecuencias sobre el organismo, cómo podemos prevenirla y tratarla.
valoración corporal del perro