Eczema en perros: Tratamiento. Breve revisión.

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Eczema en perros: Tratamiento. Breve revisión.

Antes de poder instaurar un tratamiento adecuado para los ezcemas cutáneos en perros, es necesario definir e identificar el problema primario que causa los síntomas visibles. Una vez aclarado el problema se procederá a identificar las lesiones y la localización de las mismas, obteniendo así una aproximación clínica basada en un enfoque más global de la situación1

Medicina y cuidados veterinarios

Aproximación diagnóstica

Antes de poder instaurar un tratamiento adecuado para los ezcemas cutáneos en perros, es necesario definir e identificar el problema primario que causa los síntomas visibles. Una vez aclarado el problema se procederá a identificar las lesiones y la localización de las mismas, obteniendo así una aproximación clínica basada en un enfoque más global de la situación1.


Conocer la historia clínica y los antecedentes del perro, así como la realización de exámenes físicos y pruebas complementarias (citología, raspados, tricogramas, cultivos bacterianos y fúngicos y biopsia) será de ayuda para el establecimiento de un diagnóstico y su tratamiento correspondiente.

Clínicamente el eczema cutáneo en perro presenta una incomodidad aguda en el paciente, que puede prolongarse en el tiempo y tiende a recidivar. Esta sensación desagradable provoca acciones en el animal tales como el rascado o la mordida en las zonas sensibles, produciéndose lesiones más profundas y de mayor extensión a lo largo de la piel.

Antes de instaurar cualquier tratamiento antibiótico será necesario realizar un cultivo bacteriano y un antibiograma para establecer una pauta antibiótica específica en el animal para la lesión concreta que tiene. Así se obtendrán resultados más favorecedores y evitaremos el desarrollo de resistencias a antibióticas en el paciente.

Tratamiento

Tanto el aspecto como la integridad de la piel se ven influidos por factores sistémicos como el estado nutricional, nivel hormonal, estado de la vascularización y perfusión sanguínea, de tal manera que antes de establecer cualquier tratamiento para la curación del eczema debemos controlar la causa primaria que la está provocando (trastornos hormonales, dermatitis atópica o dermatitis alérgicas entre otras).

Clinical report - Dermatitis atópica canina

El tratamiento del eczema puede ser tanto a nivel local como a nivel sistémico, depende de la extensión y gravedad de los signos clínicos.

Para el tratamiento local será necesario rasurar la zona afectada, para conseguir una mayor exposición de la lesión y evitar que los pelos circundantes puedan ponerse en contacto con el eczema y retrasar su cicatrización.

Una vez rasurada la zona en cuestión se procederá a lavar con suero fisiológico la herida para eliminar toda la suciedad posible para evitar complicaciones tales como la infección secundaria. La zona lavada será desinfectada localmente con productos como la clorhexidina o soluciones yodadas rebajadas con agua, entre otros.

Si la herida es superficial y presenta una gravedad relativa pero está focalizada, se podrán emplear antibióticos de amplio espectro tópicos en pomadas para evitar el sobrecrecimiento bacteriano en dicha zona, donde los principio activos elegidos como primera opción son: amoxicilina-ácido clavulánico, cefalexina, clindamicina o sulfamidas potenciadas con trimetroprim, con una pauta mínima de dos semanas de aplicación.

En los casos en que el eczema es generalizado o afecta a capas profundas de la piel, se deberán de utilizar antibióticos sistémicos de amplio espectro para evitar las infecciones secundarias, donde el antibiograma es obligatorio para la elección del antibiótico que será más eficaz, que se administrará durante un mínimo de 6 semanas para asegurarnos del éxito del tratamiento. Las quinolonas o el marbofloxacino son antibióticos de amplio espectro que se pueden utilizar en el caso de que se tenga que realizar terapia empírica debido a la gravedad de la situación.

En el caso de existencia de prurito se podrá emplear corticoterapia local (basada en pomadas tópicas) o sistémicas (ya sea vía oral o inyectada) para reducir la sensación de incomodidad en el animal, así como la realización de baños con champús específicos para la reducción de este. Los antihistamínicos pueden ser de utilidad en el caso de que la causa primaria sea alérgica.

Las pomadas cicatrizantes con base de miel pueden ser una buena opción para acelerar la cicatrización de la herida, siempre que no haya infecciones secundarias ni afecte la lesión a sustratos profundos.

Conclusión

Los eczemas en perros son lesiones que pueden desarrollarse como consecuencia de otras patologías a nivel hormonal, alérgico, autoinmune o vascular, de tal manera que para instaurar su tratamiento será necesario encontrar la causa primaria que desarrolla estas lesiones, y después combinar la terapia tópica con la sistémica dependiendo de la severidad de la alteración.

1 Díaz S. Dermatología: examen dermatológico. En: Agut A, Clemente F, Díaz S, Lloret A, Luján A, Noli C, Pastor J, Salazar V, Tabar MD. Manual clínico de medicina interna en pequeños animales II. ed. 5M Publishing; 2016. p.111-114.
Post relacionados:

Lupus cutáneo

Vets & Clinics

Espacio de referencia de los veterinarios