Gastroenteritis en gatos, ¿qué la causa?

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Gastroenteritis felina, ¿qué la causa?

La gastroenteritis en gatos es un término general que describe una irritación o inflamación del tubo digestivo caracterizada por la súbita aparición de vómitos y diarrea. Estas alteraciones pueden tener una etiología múltiple que trataremos en este post, junto al diagnóstico y la importancia de la dieta.

Medicina y cuidados veterinarios

Rellena el formulario y descarga gratis el III Análisis científico del vínculo entre las personas y los gatos

Causas

La gastroenteritis aguda es un proceso inflamatorio de curso corto que afecta al estómago e intestino de perros y gatos. Ocurre con frecuencia en la práctica clínica y se reconocen múltiples etiologías.1

↓ Para profundizar en los cuidados y requerimientos nutricionales  de los gatos esterilizados, descarga esta guía gratuita ↓

Las distintas causas son comunes a todas las razas y edades, aunque en animales jóvenes predominan las parasitarias (coccidios, giardias, nematodos diversos), obstructivas por cuerpos extraños, intususcepciones, y agentes virales como el virus de la panleucopenia felina. En los adultos también pueden producirse trastornos metabólicos como insuficiencia hepática, renal, pancreatitis aguda, piómetra, diabetes mellitus descompensada y reacciones adversas a medicamentos, como los antiinflamatorios esteroideos y no esteroideos, entre otros.1

Diagnóstico

Se deben obtener datos de especie, raza, sexo, y edad debido a los hábitos de los cachorros. Es importante evaluar el ambiente, el estado de otros animales con los que convive, hacinamiento y la posibilidad de haber estado en un refugio o guardería recientemente, por la mayor probabilidad de haber contraído una enfermedad infectocontagiosa.1

El diagnóstico requiere de una detallada anamnesis en busca de datos de vacunaciones, desparasitación, cambios dietéticos, pica y posibilidad de ingestión de tóxicos. Deben analizarse el comienzo de los signos, la presencia o no de apetito y evolución del cuadro. La frecuencia y tipo de deposiciones, el hallazgo de moco, sangre fresca en las heces, tenesmo y pequeño volumen nos orientan en afecciones de intestino grueso.1

gastroenteritis en gatos

La diarrea de alto volumen y la presencia de melena puede indicar un posible trastorno del intestino delgado. En la palpación abdominal, el hallazgo de masas nos haría sospechar de cuerpos extraños, intususcepciones, tumores, granulomas (raros) u organomegalia (hígado, bazo, riñón, ovarios). Las asas de intestino agregadas sugieren adherencias (con frecuencia postquirúrgicas) o ingestión de cuerpos extraños lineales (común en los gatos). El agrandamiento de los linfonódulos mesentéricos puede corresponder a procesos inflamatorios, infecciones bacterianas, micóticas o neoplasias.1

Se deben realizar estudios rutinarios de laboratorio para evaluar posibles problemas, así como examinar las heces de manera directa para una posible presencia de parásitos y de sangre fresca o digerida.1

El coprocultivo está indicado ante la sospecha de una infección bacteriana intestinal, como por ejemplo por Salmonella o Campilobacter. Sin embargo, existen portadores asintomáticos, y muchas bacterias se consideran habitantes normales del lumen intestinal, por lo cual no se logra una adecuada relación entre la presencia de la bacteria y la enfermedad. El coprocultivo tiene una especial importancia si hay muchos animales afectados simultáneamente (refugios, hospitalización, hacinamiento o riesgo de zoonosis).1

Los estudios radiológicos simples y contrastados sirven para confirmar o descartar cuerpos extraños, intususcepciones o masas abdominales. La ecografía puede complementar a la radiología, aportando datos importantes en presencia de cuerpos extraños, intususcepciones, linfoadenopatías, ausencia o presencia de peristaltismo y grosor de las paredes intestinales y estomacales, así como sus contenidos luminales.1

En muchas ocasiones no se llega a determinar la causa de la gastroenteritis aguda y se establece una terapia sintomática y de mantenimiento en el paciente.1

Importancia de la dieta

Es de suma importancia realizar un reposo digestivo sólido-líquido durante aproximadamente 24-48 horas, para evitar la abrasión del intestino por el alimento, impedir la colonización por bacterias extrañas del lumen intestinal y evitar la sensibilización a antígenos dietéticos intactos, así como para permitir la recuperación de las disacaridasas de la célula intestinal. Al cesar el vómito, se debe intentar la administración oral de líquidos en pequeñas cantidades para probar la tolerancia digestiva, si esta es adecuada, se suministra alimentos de fácil digestión y absorción en intestino delgado, poco alergénicos y de bajo residuo.1

En felinos puede utilizarse carne magra, existiendo otras opciones como la soja o huevos cocidos.1

Los alimentos deberán administrarse con una frecuencia de 6-8 veces al día en pequeñas cantidades a fin de evitar la sobrecarga osmótica que podría estimular la diarrea.Se mantendrá por el término de 5 a 7 días o hasta lograr la formación de heces normales, luego, se retomará paulatinamente a la dieta habitual.1

Guía Osteoartritis canina: Herramientas de prevención y tratamiento

Referencia bibliográfica:
1. Ortemberg L. (2012) Gastroenterología. En Gómez N.V., Feijoó S. (eds). Clínica médica de animales pequeños; 5:275-323. Eudeba.