Hiperadrenocorticismo en perros. Tratamientos y esperanza de vida

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Hiperadrenocorticismo en perros. Tratamientos y esperanza de vida

El hiperadrenocorticismo (HAC) en perros es el resultado de un exceso de glucocorticoides. Esta enfermedad clínica afecta a la calidad de vida del paciente y sus propietarios.

Medicina y cuidados veterinarios

Solicita aquí el póster de valoración corporal del perro.  ¡Te lo enviamos gratis a tu clínica!

Introducción

El hiperadrenocorticismo (HAC) en perros, conocido también como síndrome de Cushing, se caracteriza por poliuria y polidipsia, polifagia, alopecia bilateral, atrofia muscular con debilidad generalizada, hepatomegalia y letargo, que afectan a la calidad de vida del paciente y sus propietarios. También está asociada a complicaciones potencialmente mortales, como tromboembolismo pulmonar, pancreatitis aguda, hipertensión, proteinuria, enfermedades infecciosas, diabetes mellitus y mucocele. 

Actualmente, hay varios cuestionarios dirigidos a veterinarios y propietarios que intentan establecer un baremo para evaluar esta calidad de vida, optimizar el manejo de la enfermedad y aumentar la supervivencia. Cualquier impacto negativo de la enfermedad o el tratamiento en el propietario podría llevar al cese del tratamiento o incluso a la eutanasia.1,2

hiperadrenocorticismo en perros

Pronóstico y tratamiento del hiperadrenocorticismo

Las opciones de tratamiento, monitorización y pronóstico varían según la forma de hiperadrenocorticismo presente. Por lo tanto, debe obtenerse la diferenciación entre hiperadrenocorticismo pituitario dependiente (PDH) y tumor adrenal (AT) antes de elegir el tratamiento más adecuado.

Para el PDH, la opción médica más utilizada es el trilostano. En la literatura veterinaria se ha descrito el uso de otros fármacos como el mitotano o el ketoconazol pero con resultados inferiores. En Europa, en centros limitados, la hipofisectomía; es decir, la extirpación pituitaria está disponible y resulta una opción viable para tumores de tamaño reducido.

Por otra parte, el tratamiento de elección para los AT es la adrenalectomía. Sin embargo, la cirugía no siempre es posible por numerosas razones. En este caso, las principales opciones médicas son las mismas que para la PDH.

Actualmente, el tratamiento médico del hiperadrenocorticismo en perros tiene el objetivo de mejorar los signos clínicos y por lo tanto la calidad de vida del paciente, a pesar de que este enfoque no es curativo. En general, la terapia debe seleccionarse sobre la base de la forma de HAC, así como de la experiencia del veterinario.1

Solicita aquí el póster de valoración corporal del perro.  ¡Te lo enviamos gratis a tu clínica!

Síndrome de Cushing en perros: esperanza de vida

Existe una "leyenda urbana" de que la supervivencia es la misma independientemente de que un perro con HAC sea tratado o no. Esa afirmación puede ser cierta para algunos perros, pero probablemente no para todos. Depende de los signos clínicos y las complicaciones asociadas a la enfermedad.  Por otro lado, no todos los perros con pruebas positivas de HAC necesitan ser tratados, y la decisión debe tomarse de forma individualizada. El tratamiento de HAC puede desenmascarar enfermedades que pueden no aparecer debido a los efectos antiinflamatorios de la hipercortisolemia. Por ejemplo, se pueden desarrollar signos clínicos de atopia o enfermedad degenerativa de las articulaciones con el tratamiento de HAC a medida que disminuyen las concentraciones de cortisol.1,2

Los perros con hiperadrenocorticismo tienen una esperanza de vida de aproximadamente treinta y seis meses. Es importante destacar que el tratamiento generalmente mejora en gran medida la calidad de vida tanto del dueño como del perro. Si la enfermedad se trata a tiempo, la esperanza de vida puede ser cercana a la normal y con una calidad aceptable para el propietario.1  

e-learning

Referencias bibliográficas

1. Schofield I, O’Neill DG, Brodbelt DC, et al. (2019). Development and evaluation of health-related quality-of-life tool for dogs with Cushing’s syndrome. J Vet Internal Med. 33: 2595-2604.
2. Behrend EN. (2015). Canine hyperadrenocorticism. En Feldman EC, Nelson RW, Reusch CE. (eds). Canine and Feline Endocrinology.. 4th ed. Elsevier: 337-417.


Anna Vila
Veterinaria

EBVS ESPECIALISTA EUROPEA EN MEDICINA INTERNA VETERINARIA