¿Por qué el gato babea? - Principales causas de la hipersalivación

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

¿Por qué el gato babea? - Principales causas de la hipersalivación

Analizamos las principales causas de la salivación excesiva en gatos, desde el estrés y las intoxicaciones hasta las enfermedades infecciosas o las alteraciones bucodentales.

Medicina y cuidados veterinarios

↓ Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho  más ↓

Si un gato babea, es importante encontrar la causa ya que no suele ser algo habitual en los felinos. La saliva con una apariencia sanguinolenta o purulenta puede indicar un problema localizado en la cavidad oral1, pero la hipersalivación también puede ser una consecuencia de enfermedades neurológicas, metabólicas, infecciosas o inmunomediadas y también por la presencia de cuerpos extraños, abscesos, inflamaciones, quemaduras y otro tipo de lesiones.

Los gatos son animales muy vulnerables al estrés, por lo que un estado de intenso nerviosismo puede provocar la hipersalivación. De hecho, algunos gatos babean cuando acuden a la consulta veterinaria debido al miedo, o cuando se exponen a sonidos fuertes.

Existen diferentes sustancias que pueden desencadenar una salivación excesiva en los gatos. La ingesta de sustancias cáusticas o corrosivas, muchas de las cuales se encuentran en los productos domésticos de limpieza o en algunas plantas, como las flores de Pascua, pueden hacer que el gato hipersalive. Algunos gatos también reaccionan a los sabores desagradables babeando.

Los insecticidas organofosforados y los carbamatos que se solían usar como pulguicidas inhiben la actividad colinesterasa y provocan con frecuencia signos muscarínicas como lagrimeo y salivación. En estos casos, el gato puede sufrir además diarrea, emesis, bradicardia, miosis, neuropatía y debilidad muscular. Algunos medicamentos, como la mirtazapina y la ciclosporina, pueden provocar hipersalivación, según señalaron estudios realizados por Ferguson LE y su equipo2 y Lôres Lopes N y colaboradores3.

Una de las causas más comunes del babeo en gatos son los problemas odontológicos como los abscesos, gingivitis o estomatitis. La inflamación e infección de las encías y la mucosa bucal suelen estimular la producción de saliva o afectar su deglución. Las alteraciones en los dientes como el sarro también pueden producir una salivación excesiva. En estos casos es habitual que el gato padezca halitosis, ya que se produce una contaminación bacteriana.

↓ Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho  más ↓

  • Trastornos que afectan las glándulas salivales

Algunos trastornos que afectan las glándulas salivales, como la sialoadenitis, una inflamación de estas glándulas provocada por infección bacteriana, normalmente debido a una obstrucción por un cálculo o hiposecreción glandular, puede causar una hipersalivación. La presencia de un cuerpo extraño o un infarto en la zona que genere tejido necrótico por la pérdida de suministro sanguíneo también es otra causa del babeo en gatos.

Los tumores de las glándulas salivales pueden ser otra causa y, aunque son raros en pequeños animales, los gatos tienen el doble de probabilidades de desarrollarlos que los perros. La mayoría aparecen en gatos mayores de 10 años, generalmente se trata de carcinomas y adenocarcinomas con infiltración local y metástasis a los ganglios linfáticos. No obstante, uno de los problemas más comunes que genera hipersalivación es el sialocele, un quiste de retención salival en los tejidos submucosos o subcutáneos como resultado de un daño en el conducto salival o las glándulas.

Algunas enfermedades infecciosas pueden producir alteraciones y lesiones ulcerativas en las mucosas de la boca, haciendo que el gato hipersalive. Las enfermedades que causan úlceras bucales o linguales, como el calcivirus, herpesvirus felino y la inmunodeficiencia y leucemia felinas pueden provocar una salivación excesiva.

Aunque la saliva se produce y secreta en la cavidad oral desde las glándulas salivales, los centros superiores del sistema nervioso pueden excitar o inhibir los núcleos salivales del tronco encefálico. Por eso algunos trastornos que afecten el funcionamiento neurológico pueden causar una salivación excesiva. La rabia, el botulismo, los trastornos que causan parálisis del nervio facial o aquellos que generan convulsiones pueden generar una hipersalivación. Las náuseas asociadas a los trastornos vestibulares también pueden causar sialorrea.

Algunos trastornos metabólicos pueden causar en alguna fase de la enfermedad una producción excesiva de saliva en los gatos. La insuficiencia renal, por ejemplo, así como la hepatoencefalopatía, en la que los riñones o el hígado respectivamente no logran eliminar las sustancias nocivas de la sangre, hacen que las toxinas se desvíen al cerebro y causan una salivación excesiva.

  • Problemas gastrointestinales y/o esofágicos

Diferentes trastornos gastrointestinales o del esófago pueden provocar un exceso de saliva, entre ellos el reflujo gastroesofágico, tumores, esofagitis, úlcera gástrica o megaesófago. También se ha referido4 la hipersalivación como resultado de una obstrucción esofágica debido a tricobezoares.

Por último, para determinar por qué un gato babea, es importante tener en cuenta si la hipersalivación se ha producido de manera aguda o crónica, o si se trata de un signo intermitente o permanente.

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina

Referencias:
1. Kook, P. H. (2013) Ptyalism in dogs and cats - a short review. NAVC Conference 2013 Small Animal; Orlando, Estados Unidos.
2. Ferguson, L. E. et. Al. (2016) Mirtazapine toxicity in cats: retrospective study of 84 cases (2006-2011). J Feline Med Surg; 18(11): 868-874.
3. Lores, N. et. Al. (2019) A blinded, randomized, placebo-controlled trial of the safety of oclacitinib in cats. BMC Veterinary Research; 15: 137.
4. Woerde, D. J. et. Al. (2019) Oesophageal obstruction due to trichobezoars in two cats. JFMS Open Rep; 5(1): 2055116918823581.
Vets & Clinics

Espacio de referencia de los veterinarios