Vómito marrón en perros ¿Indica posible obstrucción intestinal?

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Vómito marrón en perros ¿Indica posible obstrucción intestinal?

El vómito marrón en perros puede estar causado por una obstrucción gastrointestinal. Analizamos los principales síntomas asociados, sus causas y las técnicas diagnósticas recomendadas.

Nutrición y enfermedades

Los vómitos en los perros son frecuentes y pueden estar causados por diferentes factores, pero su contenido, volumen, olor y aspecto son indicadores importantes que contribuyen a restringir el abanico de posibilidades a la hora de realizar el diagnóstico. El vómito marrón en perros, en particular, suele estar causado por una obstrucción gastrointestinal.

Webinar "Mitos en el manejo de la diarrea en el perro" a cargo del Dr. Xavier Roura

Las principales causas de la obstrucción gastrointestinal y los síntomas asociados

La obstrucción gastrointestinal se produce debido a un bloqueo parcial o completo del flujo de nutrientes que han sido ingeridos, y/o secreciones del estómago hacia y a través de los intestinos. Esa obstrucción puede producirse en el estómago o en los intestinos y puede deberse a múltiples causas, desde la ingestión de un objeto extraño, algo relativamente común en los perros, sobre todo en los cachorros, hasta la presencia de úlceras, pólipos, un tumor o un crecimiento excesivo del revestimiento del estómago.

Los signos habituales de la obstrucción gastrointestinal son:

  • Letargo
  • Pérdida de apetito
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Dolor e hinchazón abdominal
  • Fiebre
  • Deshidratación

Si la obstrucción está causada por un cuerpo extraño, lo habitual es que los signos se manifiesten durante las 24 horas tras la ingestión, ya que el objeto se irá moviendo por el tracto intestinal. Un estudio publicado en la Journal of Small Animal Practice1 realizado en 208 perros y gatos descubrió que cuando las obstrucciones intestinales se deben a la ingestión de un objeto, el 63 % de los casos se producen en el yeyuno, a pesar de que se pueden encontrar objetos extraños en todos los puntos a lo largo del tracto gastrointestinal.

En este mismo estudio también se vio que el 94 % de los perros se recuperaron sin grandes complicaciones, aunque la tasa de supervivencia es más alta cuando se trata de cuerpos extraños discretos. Esta disminuye al 80 % cuando se trata de cuerpos extraños lineales, ya que aumenta el riesgo de que se produzca una hemorragia por perforación.

Cuando el objeto es grande y no logra pasar al intestino, puede quedar alojado en el estómago durante bastante tiempo, en cuyo caso provocará vómitos crónicos de manera intermitente. Pero si el objeto obstruye completamente el intestino, este se deteriorará rápidamente y el estado clínico del animal empeorará en cuestión de horas. En ese caso, los vómitos serán más intensos y persistentes.

Cuando la sangre ha sido parcialmente digerida experimenta un proceso de oxidación que le confiere un tono más oscuro, por eso el vómito adquirirá un color marrón y tendrá el aspecto de posos de café.

Técnicas para diagnosticar una obstrucción gastrointestinal

La palpación del abdomen puede proporcionar evidencias de dolor, peritonitis, agrandamiento de órganos, asas intestinales engrosadas o gases. Un examen rectal puede revelar signos de que el perro ha ingerido algún objeto o la presencia de sangre. El hemograma también puede ser útil puesto que, según este estudio publicado en el Journal of Experimental Medicine2, la obstrucción intestinal desencadena cambios en la composición sanguínea.

Las radiografías abdominales pueden revelar la presencia de cuerpos extraños, masas, obstrucción, líquido abdominal o hinchazón. La endoscopía es otra técnica diagnóstica interesante, ya que no solo puede contribuir a detectar la causa del problema, sino que también permite la extracción del objeto con unos fórceps especiales, sin necesidad de recurrir a la cirugía.

La prevención de las obstrucciones gastrointestinales

Los perros que ya han ingerido algún cuerpo extraño suelen reincidir, por lo que es importante que los pet parents lo sepan y estén más pendientes de las situaciones de riesgo. Es fundamental evitar que queden al alcance del perro pequeños objetos que pueda ingerir, como juguetes, botones, corchos, agujas o monedas, así como extremar las precauciones cuando salga a pasear, ya que también puede ingerir piedras o pequeñas ramas de árboles. Se recomienda además evitar que coman huesos y piel cruda.

 

Referencias:
1. Hayes, G. (2009) Gastrointestinal foreign bodies in dogs and cats: a retrospective study of 208 cases. Journal of Small Animal Practice; 50(11): 576-583.
2. Haden, R. L. & Orr, T. G. (1923) Chemical changes in the blood of the dog after intestinal obstruction. Journal of Experimental Medicine; 37 (3): 365.

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina