Intoxicación en perros por antidepresivos SSRI

Durante los últimos años el uso de medicación antidepresiva, especialmente de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI), ha aumentado exponencialmente. No solo se utilizan en humanos sino que también son útiles para tratar problemas de comportamiento en perros, como la ansiedad por separación. Los SSRI cada vez se encuentran en más domicilios lo que aumenta el riesgo de la ingesta accidental en perros.
intoxicacion en perros
Imagen de Vets Affinity

La serotonina es una amina biogénica sintetizada mayoritariamente en el sistema nervioso central (SNC), en las células enterocromafines y en pequeñas cantidades en las plaquetas. Tiene un papel importante en el mecanismo de agregación plaquetaria, en el mantenimiento del tono vascular y en la motilidad gastrointestinal.


Otras funciones atribuidas al este neurotransmisor tienen que ver con la regulación del apetito, el estado de ánimo, la ansiedad y la felicidad. En el SNC la serotonina es almacenada en las vesículas presinápticas de las neuronas serotogénicas, la glándula pineal y las neuronas catecoaminérgicas. Los SSRI inhiben selectivamente el transportador de recaptación presináptico de la serotonina generando un proceso neuroadaptativo de los receptores que resulta en un incremento en la producción de serotonina y en su transmisión. Dado que no alteran la función de otros neurotransmisores y presentan niveles de toxicidad elevados tienen un perfil de seguridad mejor que el de otros fármacos psicotrópicos.

 

Tratamiento de la diarrea y vómitos en felinos DESCARGA GRATIS EL INFORME  COMPLETO 

 

La incidencia de la intoxicaciones en perros por ingesta accidental de SSRI ha aumentado con el paso de los años según los datos registrados por la Pet Poison Helpline. Con el objetivo de definir los signos clínicos, la dosis tóxica y las consecuencias de la intoxicación por SSRI en perros se revisaron un total de 313 casos. Se realizó un estudio retrospectivo entre febrero de 2005 y agosto de 2010 de las llamadas recibidas a la Pet Poison Helpline. Se incluyeron aquellos perros con ingesta presenciada o sospechada de SSRI (citalopram, escitalopram, paroxetina, fluoxetina, fluvoxamina, sertralina y otros).

Las signos clínicos aparecen de forma secundaria a la presencia de altos niveles de serotonina en sangre, las alteraciones más frecuentes en la intoxicación por SSIR son de tipo neurológico (por depresión o estimulación) y gastrointestinal. El tiempo medio entre la sobreingesta de fármacos y la aparición de sintomatología fue de 2 horas. Estadísticamente no hubo ninguna diferencia significativa entre los signos clínicos descritos con la ingesta de un fármaco en concreto. Cuatro de los perros incluidos en este estudio desarrollaron síndrome serotoninérgico con presencia de temblores, alteraciones en el estado de conciencia, hiperreflexia, diaforesis, diarrea, descoordinación e hipertermia. En todos los casos los perros presentaron una recuperación completa de los síntomas tras ser tratados. Las dosis de medicación individuales ingeridas en cada caso fueron de 1’1 mg/kg de citalopram, 91’6 y 86’6 mg/kg de fluoxetina y 25’8 mg/kg de paroxetina. La fluoxetina es el único fármaco con el que se observó una relación dosis-dependiente con la aparición de sintomatología.

Un total de 94 perros requirieron asistencia veterinaria. De los 55 casos en los que consta el tipo de atención recibida, 37 fueron hospitalizados y 18 fueron atendidos en la consulta. El tiempo medio de hospitalización fue de 18’5h y la supervivencia del 100%. El pronóstico en caso de intoxicación por SSRI es excelente siempre bajo atención veterinaria.

Los SSRI son metabolizados en el hígado y disminuyen potencialmente su capacidad para metabolizar otros fármacos, alterando la concentración en el plasma de otros componentes con un grado elevado de unión a las proteínas plasmáticas. Muchos de estos componentes generan metabolitos que se eliminan a través de la orina que si no se metabolizan aumentan la vida media del fármaco y con ello el riesgo de interacciones. Por ello los perros con insuficiencia renal o hepática previa son más susceptibles a mostrar signos clínicos tras la ingestión de SSRI. Si quiere profundizar en el conocimiento del funcionamiento del sistema gastrointestinal ponemos a su disposición nuestra guía. También puede encontrar otros recursos y compartir su experiencia con otros profesionales en nuestra plataforma de e-learning.

 

POSTS RELACIONADOS:

 

New Call-to-action

 

FAQS Alimentación
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías