Paracetamol para perros. Intoxicación, síntomas y consecuencias

El paracetamol, también conocido como acetaminofén, es un medicamento con propiedades analgésicas y antipiréticas, principalmente usado para tratar la fiebre y el dolor en medicina humana. Desafortunadamente, los animales no metabolizan los fármacos igual que las personas. La toxicidad del paracetamol en perros es común, al ser suministrado por los dueños sin previa consulta al veterinario para tratar el dolor. También puede deberse a un consumo accidental si el animal, jugando, alcanza un frasco e ingiere varias píldoras.
paracetamol para perros
Imagen de Vets Affinity

En el perro se ha establecido una dosis terapéutica de paracetamol de 15 mg/kg. Por lo tanto, una dosis de 150 mg/kg para un perro es letal. El paracetamol en cantidades elevadas daña el hígado (citólisis hepatocelular, destrucción de las células del hígado) y los glóbulos rojos (hemólisis, destrucción de las células que transportan el oxígeno por el organismo).


Signos de toxicidad por paracetamol en perros

El perro no puede metabolizar todo el fármaco, por lo que tendrá un metabolito tóxico en el organismo que no se puede excretar y producirá daños en diferentes células, entre ellas, las del hígado. Los síntomas pueden desarrollarse dentro de las primeras 4 horas tras la ingestión. Los más habituales son:

  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Anorexia
  • Debilidad
  • Disnea
  • Ictericia
  • Taquicardia
  • Edema subcutáneo (cara y extremidades)
  • Cianosis (resultado de una molécula llamada "metahemoglobina", que interrumpe la capacidad de los glóbulos rojos de transportar oxígeno a los tejidos del cuerpo).

La toma de grandes dosis de paracetamol también puede tener consecuencias más graves en los perros: un tercio de los animales muere en las primeras 24-72 horas.

Descarga gratis el informe sobre las causas más comunes de los trastornos gastrointestinales caninos y su tratamiento dietético.

 

Diagnóstico y actuación en caso de intoxicación por paracetamol en perros

El veterinario comenzará tomando el historial médico del perro.  Será importante que el propietario indique la cantidad exacta de paracetamol dada al animal y la hora. El primer paso es la descontaminación: si no han transcurrido más de 4 horas, se debe intentar eliminar el tóxico mediante inducción del vómito, lavado gástrico y administración de carbón activado (atrae las moléculas restantes de paracetamol y evita que sean absorbidas por el tracto gastrointestinal).

Se realizará un estudio físico completo, un panel de bioquímica, conteo sanguíneo, análisis de orina y examen fecal. Estas pruebas de diagnóstico ayudarán a determinar el nivel de toxicidad y la opción de tratamiento.

 

Solicita aquí el póster de valoración corporal del perro.  ¡Te lo enviamos gratis a tu clínica!

 

La presencia de metahemoglobina en la sangre y signos tales como la ictericia y la hematuria exigen hospitalización y cuidados intensivos. La observación de anemia, hematuria y hemoglobinuria puede requerir una transfusión de sangre.

Dado que la intoxicación está provocada por un metabolito activo que reduce la concentración de glutatión en hígado y en eritrocitos, dañando ambos, y que la principal consecuencia en los perros es padecer necrosis hepática, el hígado debe ser monitorizado de cerca. Asimismo, hay que observar la función renal para detectar cualquier cambio que pueda significar fallo hepático o renal.

Es probable que la atención de apoyo incluya oxígeno suplementario y la administración de fluidoterapia por vía intravenosa para mantener una hidratación adecuada y el equilibrio electrolítico del animal. La acetilcisteína se considera un antídoto contra la toxicidad del paracetamol, mientras que la vitamina C reduce los niveles de metahemoglobina en la sangre.

Descarga gratis la guía del adoptante y ofrécela en tu clínica.

 

Seguimiento tras el tratamiento de la intoxicación

Los niveles sanguíneos de metahemoglobina deben ser monitorizados; si alcanzan más del 50%, el pronóstico es grave. También se debe controlar la concentración de glutatión en sangre para evaluar si el tratamiento es efectivo, así como los niveles de enzimas hepáticas en suero para determinar el daño hepático. Si las enzimas continúan aumentando entre 12-24 horas después de la ingestión, también plantea serias preocupaciones. La muerte por daño hepático puede ocurrir en solo unos pocos días.

Es vital una actuación rápida por parte del propietario y del veterinario en cuanto se sospeche una intoxicación por paracetamol.

 

En la guía veterinaria de bolsillo BSAVA puedes encontrar diferentes secciones con información sobre principios activos, tratamientos de referencia, dosis de urgencia y mucho más.

 

Post relacionados:

 

poster diagnostico diferencial diarreas caninas Vets Affinity

 

Microbiota
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías