Plantas medicinales y parásitos intestinales en gatos

Existen numerosas plantas medicinales para luchar contra los parásitos intestinales en gatos. En este post seleccionamos las más importantes.
parasitos intestinales gatos
Imagen de Vets Affinity

AJO: El Allium sativum es una planta de la familia de las Liliáceas, perenne, con hojas finas, planas y largas. Su parte más famosa es el bulbo, a nivel subterráneo, formado por diferentes dientes.

Tiene propiedades antisépticas, antifúngicas, antihelmínticas, antiateromatosas, antiagregante plaquetario, diuréticas, hipotensoras, hipocolesterolemiantes e hipoglucemiantes. Los dientes se administran vía oral mezclados con la comida.


Sus principios activos son el aceite esencial, el mucílago, las glucoquininas o el germanio. Han demostrado científicamente su eficacia contra parásitos intestinales en gatos de tipo Ascarium suum o contra el protozoo Giardia.

En crudo no hay que administrarlo ad libitum porque a partir de ciertas dosis puede tener efectos secundarios en perros.

 

↓ Descarga la guía:

 

ARTEMISA: La Artemisa vulgaris es una planta  de la familia de las Compositáceas, con hojas verdinegras en la cara superior y blanquecinas en el reverso. En las axilas aparecen cabezuelas de flores, de 10 a 12 brotes, rojizas o amarillentas.

Se ha demostrado mediante ensayos clínicos su eficacia de sus principios activos contra parásitos intestinales en gatos como los ascárides. Los principios activos se encuentran en las hojas y raíz. Estos son los taninos, resina e inulina.

 

CALABAZA: La Cucurbita pepo es una planta de la familia de las Cucurbitáceas, con hojas muy grandes cubiertas de vellosidades urticantes. Sus flores son de color amarillo.

Se utiliza como tratamiento contra los parásitos intestinales en gatos y perros, con gran éxito contra la tenia. Sus principios activos (cucurbitina, albúmina, lecitina, resina y fitosterina) se encuentran en gran concentración en las semillas. Estas se administran (maduras y frescas) enteras o machacadas, repartidas en 3 tomas a lo largo del día.

 

CLAVO DE OLOR: La Eugenia caryophyllata es un árbol perenne de la familia de las Mirtáceas.  Tiene propiedades antisépticas, analgésicas, antiparasitarias, carminativas, cicatrizantes y estimulantes del apetito.

Son eficaces contra parásitos intestinales en gatos, como áscaris y tenias. Se administran vía oral mediante infusiones. Su eficacia aumenta si se combina con Salvia officinalis, que contiene alfa-thujone.

 

CUASIA DE JAMAICA: La Picrasma excelsa pertenece a la familia de las Simarubáceas. Destaca por sus propiedades colagogas, eupéoticas, febrífugas, tónicas y vermífugas.

Se administra en forma de infusión aplicada mediante enemas. Tiene efecto antiparasitario contra los oxiuros en gatos y perros.

 

ENEBRO: El Juniperus communis es un arbusto de la familia de las Cupresáceas con propiedades antisépticas, antirreumáticas, antimicóticas, diuréticas, desinfectantes, hipoglucemiantes y expectorantes.

Contiene monoterpenos, sesquiterpenos, resina, taninos y ácidos orgánicos. Se utiliza como antiséptico y acaricida. 

Uno de sus usos más importantes es su empleo contra los parásitos intestinales en gatos y otros animales, destacando su uso contra helmintos.

 

HIERBA LOMBRICERA: La Tanacetum vulgare pertenece a familia de las Compuestas.

Su comercialización en España está restringida por ley al ámbito farmacéutico. Se utilizan infusiones realizadas con las semillas. También pueden utilizarse los capítulos florales secos y triturados disueltos en agua. Su acción paraliza la actividad de los helmintos.

 

PIMIENTA CAYENA: La Capsicum mínimum es una planta de la familia de las Solanáceas. Sus flores blancas se transforman en un fruto que va cambiando de color al rojo a medida que madura.

Frena los síntomas causados por los parásitos. Tiene una acción reconstituyente y estimulante, que mejora síntomas como la debilidad o los vómitos.

 

Las plantas medicinales pueden ser de gran ayuda para luchar contra los parásitos intestinales en gatos. Siempre tienen que administrarse de forma controlada consultando al veterinario especialista. Sin control su ayuda podría tornarse peligrosa.

 

Post relacionados:

 

fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
13 + 7 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento