¿Qué es la mielomalacia hemorrágica progresiva?

La mielomalacia hemorrágica progresiva es una alteración de la vascularización de la médula espinal que resulta fatal. La hemorragia y la isquemia provocan necrosis progresiva del tejido nervioso que concluye finalmente en fallo respiratorio. Detectarlo convenientemente y realizar un diagnóstico certero puede evitar el sufrimiento innecesario del animal.
mielomalacia
Imagen de Vets Affinity

Descripción de la alteración

La mielomalacia progresiva ascendente y descendente es una complicación vascular derivada de una lesión aguda o hiperaguda de la médula espinal, habitualmente en perros. El traumatismo produce un daño extenso de la vascularización intramedular espinal y como consecuencia, la hemorragia isquémica se extiende craneal y caudalmente desde el punto de la lesión. No es frecuente, pero en todos los casos se trata de una alteración aguda y grave que tiene como consecuencia inevitable la muerte del animal.


No se conoce con exactitud el mecanismo fisiopatológico que la origina, pero parece ser consecuencia de una liberación de sustancias vasoactivas, radicales libres y enzimas celulares producto de la contusión medular y la isquemia.

 

Ficha de evaluación: Movilidad articular del perro

 

Esta complicación de la lesión vertebral suele aparecer entre 1 y 10 días después de apreciarse parálisis en el perro como consecuencia de la lesión. Por esta razón, en ocasiones los signos clínicos se manifiestan en el periodo postoperatorio, tras someter al paciente a cirugía para corregir la lesión.

 

Causas de la mielomalacia hemorrágica

Esta alteración vascular deriva de una lesión medular por:

  • Traumatismo que provoca daño vertebral o intervertebral.
  • Extrusión discal aguda en enfermedad de los discos intervertebrales. Puede afectar a un 5-10% de los perros que presentan paraplejia sin nocicepción por esta causa.
  • Embolismo fibrocartilaginoso de la médula espinal.

Por esta razón, si la parálisis avanza tras el diagnóstico de la lesión medular o aparecen otros signos clínicos típicos de la mielomalacia en las siguientes horas o días, deberá sospecharse la aparición de esta enfermedad.

 

Síntomas y signos clínicos

La mielomalacia se caracteriza por la aparición de:

  • Hiperestesia.
  • Fiebre.
  • Pérdida de nocicepción que se extiende desde el área medular dañada hacia la zona caudal.
  • Pérdida del tono motor y de los reflejos espinales en los miembros inferiores.
  • Disminución o ausencia del tono anal.
  • Ascenso progresivo de la pérdida del reflejo cutáneo del tronco hacia la zona craneal.

Finalmente, progresa hacia fallo respiratorio cuando la necrosis asciende hasta el nivel del quinto o sexto segmento cervical medular, destruyendo las motoneuronas del nervio frénico y paralizando así el diafragma.

 

Resolución de la enfermedad

Desafortunadamente, no existe una alternativa médica o quirúrgica para los animales que presentan mielomalacia hemorrágica progresiva. Esta enfermedad progresa paulatinamente en horas o pocos días, y su extensión hacia el sistema nervioso de los músculos respiratorios es irreparable. Por ello, la muerte es inevitable y debe considerarse la eutanasia para evitar un sufrimiento excesivo al paciente canino.

El fallecimiento de una mascota es siempre un momento duro para el propietario. No obstante, de este momento doloroso puede originarse algo bueno: la adopción de una nueva mascota no llenará el vacío, pero puede ayudar a superar la situación a la persona y dará una oportunidad a un animal sin hogar.

La desaparición de una mascota puede convertirse en ocasión para darle una oportunidad a una nueva amistad.

 

Post relacionados:

 

e-learning

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
3 + 12 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento