Tiña perros o dermatofitosis canina. Diferentes técnicas de detección

Detectar adecuadamente la tiña en perros nos ayudará a instaurar un tratamiento más precoz y por tanto obtener unos mejores resultados. En este post os explicamos las técnicas con mayor rendimiento.
tiña perros
Imagen de Vets Affinity

¿Qué es la dermatofitosis y cuáles son sus síntomas?

La dermatofitosis, popularmente conocida como tiña, es una infección cutánea ocasionada por hongos del género Microsporum, Trichophyton y Epidermophyton, siendo el agente causal principal Microsporum canis en las infecciones de tiña en gatos.


La tiña es una enfermedad zoonótica común y contagiosa, que es más frecuente en gatos que en perros. Es común verla en animales que viven en grupos y con el fin de evitar el contagio es importante detectarla y tratarla lo antes posible.

 

Clinical report - Dermatitis atópica canina

 

La clínica de la tiña en perros es visible entre 2 y 4 semanas tras el contagio, siendo más rápida la propagación si el animal está inmunodeprimido. Así pues, visualizaremos lesiones circulares acompañadas de alopecia, que pueden ser localizadas o generalizadas. La tiña en perros, al contrario que en los humanos, no produce prurito y por tanto menos lesiones por rascado (para más información sobre aspectos relacionados con la Dermatología accede al Clinical Report del grupo de Affinity "El papel de la dieta en el control de la dermatitis atópica canina"). 

Es importante diagnosticarla en fases iniciales pues menos agresivo deberá de ser el tratamiento. A veces es suficiente con mejorar el sistema inmunológico del animal afectado, evitando la propagación del hongo. Habitualmente se realiza un tratamiento fungicida tópico en forma de pomada, polvos o loción en el cuerpo entero del animal afectado. En casos más avanzados de mayor severidad se utiliza un antifúngico sistémico.

 

Tiña en perros: técnicas diagnósticas

Entre sus presentaciones clínicas figura la dermatofitosis nodular (Kerion), que se trata de una infección localizada a nivel de la dermis.

Entre las diferentes herramientas diagnósticas hay algunas como la lámpara de wood, el examen microscópico de los pelos para detectar elementos fúngicos y el cultivo fúngico que pueden dar resultados falsamente negativos. En estos casos se debe realizar un análisis histológico con tinciones específicas.

Para ello se llevó a cabo un estudio1 publicado en el 2009, descriptivo, de 23 perros afectos de dermatofitosis nodular de diferentes razas, sexo edad y con uno o varios nódulos.

En dicha muestra obtuvieron un resultado negativo en la lámpara de wood para todos los casos. El mayor número de resultados positivos (21 casos, 91%) fue con las improntas de exudados, mostrando arthrosporas dentro de los fragmentos de pelos o libres entre neutrófilos y macrófagos (inflamación piogranulomatosa), realizándose histología en 2 casos. El número de positivos en los raspados cutáneos en aceite mineral buscando arthrosporas y/o hifas, fue de 12 con un examen microscópico de los pelos que mostró arthrosporas en 8 casos. El cultivo fúngico fue positivo para microsporum canis en 16 perros y para microsporum gypseum en 1 perro, con 6 casos sin identificar por cultivo.

En cuanto al tratamiento en dicha muestra todos ellos fueron tratados con antifúngicos sistémicos y en 8 casos conjuntamente con antibioterapia, resolviendose la dermatofitosis nodular en todos los casos entre las 4 y 8 semanas.

Siempre puedes acceder a nuestra plataforma online de formación en este enlace para mayor información.

 

Post relacionados:

 

1.Cornegliani L, Persico P, Colombo S. Dermatofitosis nodular canina (kerion): 23 casos. Vet Dermatol. 2009 Apr 7.

 

e-learning

fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías