Viajar con gatos en coche: 7 consejos - ADVANCE

Viajar con gatos en coche: 7 consejos

Llega el verano y con ellas las vacaciones. Tiempo de relajarse y divertirse. Si sales de vacaciones, seguro que lo haces acompañado de tu gato y quizás eliges tu propio vehículo para desplazarte. Pero ¿sabes los trucos para viajar con gatos en coche?

En esta ocasión queremos darte 7 consejos prácticos para que viajar con gatos en coche sea seguro y una experiencia gratificante para todos. Te recomendamos seguir algunas pautas básicas para que el viaje no se convierta en una pesadilla. Además, debes cumplir las normas de la DGT para viajar con tu gato en coche sin exponeros a ningún peligro en la carretera. ¿Cómo lograr seguridad y confort para todos? ¡Sigue leyendo!

 

CÓMO VIAJAR CON GATOS EN COCHE

 

Como ya te hemos adelantado, son 7 los consejos imprescindibles para facilitarte la organización y planificación de tu viaje en coche. ¡Veámoslos!

 

1. Siempre, siempre en el transportín

Por tu seguridad y la suya. Un gato suelto por el vehículo podría interferir en la conducción. Imagina lo peligroso que sería si se colase bajo los pedales o te despiste con un salto inesperado. Sin duda, en el transportín estará más cómodo y tú conducirás sin sobresaltos. Si maúlla, háblale con suavidad para que note tu apoyo.

¿Cómo colocar el transportín?

  • Puedes colocarlo en el suelo, detrás de cualquiera de los asientos delanteros.
     

  • También puedes colocarlo en el asiento trasero y asegurarlo con el cinturón de seguridad.

  • Si tienes un coche de cinco puertas puedes poner el transportín en el maletero y quitar la bandeja para que tu gato esté en contacto contigo y tenga suficiente ventilación.

 Evita viajar con tu gato en coche de cualquier otra forma, pues podría suponerte una multa de más de 100 €. Además, no olvides el pasaporte de tu gato y, si es posible, ponle un collar con una placa de identificación en la que figuren su nombre y tu teléfono.

 

2. Elige el mejor transportín para tu gato

Viajar con gatos en coche ya hemos visto que pasa por tener un transportín. A la hora de elegir el tuyo y entrenar a tu gato, te proponemos lo siguiente:

  • Elige un transportín amplio, cuanto más grande sea, más cómodo estará tu gato. Debería poderse mover fácilmente y dar la vuelta.

  • Unos días antes de iniciar el viaje, empieza a familiarizar a tu gato con el transportín. Introduce dentro su juguete favorito, su manta o una golosina. Podrías esparcir también feromonas felinas para ayudar a tu gato a sentirse como en casa. Deja la puerta abierta para que explore y entre y salga cuando quiera.

3. Un cajón de arena portátil

Sería fantástico que el arenero de tu gato cupiese en el transportín. Sin embargo, si no fuera el caso, puedes comprar un arenero más pequeño para la ocasión o hacer uno con una caja de zapatos. Otra opción es poner un empapador en el suelo del transportín para que absorba la orina en caso de que tu gato no pueda aguantarse.

 

4. Mejor no comer, pero sí beber

No es una buena idea darle de comer a tu gato antes de empezar el viaje. Para evitar los mareos, trata de que tu gato no coma nada en las horas previas al viaje. 

 

Sin embargo, no debes olvidar llevar agua fresca para ofrecérsela en las paradas. Estos descansos os sentarán bien tanto a ti como a tu gato. Evita dejar un recipiente con agua en el transportín porque lo más seguro es que se derrame toda durante el camino.

 

5. Para cada dos horas

Esta norma la deberíamos tener siempre, ya sea que vayamos a viajar con gatos en el coche como si no.

  • Tu gato necesita moverse por el interior del coche o por el exterior, si tienes un arnés.

  • Además, aprovecharás las paradas para darle agua y jugar con él.

  • No lo fuerces a hacer ninguna actividad, observa cómo se siente y deja que haga aquello que le proporcione tranquilidad.

  • Nunca lo dejes solo dentro del coche, las altas temperaturas podrían provocarle un golpe de calor, ¡la peor forma de empezar las vacaciones!

6. ¿Qué hacer si tu gato se marea?

Viajar con gatos en coche puede tener una consecuencia no muy agradable, el mareo. Si te preocupa mucho este asunto puedes consultar con tu veterinario las diferentes alternativas, especialmente si estás pensando en sedarlo. Nunca mediques a tu gato sin consultar con el veterinario. Ante todo, ten en cuenta los pros y los contras de sedar a tu gato.

 

7. Hemos llegado, ¿ahora qué?

Es probable que tu gato se haya estresado durante el trayecto así que cuando lleguéis a vuestro destino, ten especial cuidado a la hora de sacarlo del vehículo y presentarle su nuevo y transitorio hogar. 

 

Deja que explore el interior, mímalo y háblale para que esté tranquilo. No lo dejes suelto en el exterior, podría escaparse por el miedo al cambio de ambiente. Enséñale dónde estará la comida y el agua y reserva un snack delicioso para esta ocasión. Así, asociará algo positivo y placentero con el nuevo ambiente.

 

Como ves, un viaje con tu gato en coche puede ser toda una aventura. Para que no te lleves sorpresas y disgustos, planifícalo bien y familiariza a tu gato con su transportín. Ten en cuenta que lo más importante es la seguridad de toda la familia, así que asegúrate de cumplir con las normas de la DGT. Superado el escollo del viaje, seguro que las vacaciones serán sinónimo de disfrute para todos. ¡Feliz viaje!

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar