Gatos esterilizados: ¡ha llegado el momento de ponerse en forma!


Gatos esterilizados: ¡ha llegado el momento de ponerse en forma!

Muchos gatos que no tienen acceso al exterior pasan gran parte del día durmiendo o haciendo actividades tranquilas como acicalarse o mirar lo que ocurre a su alrededor. En gatos poco activos es fácil encontrarse en la situación donde las calorías ingeridas con la comida superan las gastadas, con el consecuente riesgo de acumular los excesos en forma de grasa corporal. El problema se puede intensificar tras la castración cuando el metabolismo del gato suele disminuir, reduciendo aún más el gasto energético. En esta situación, para conseguir que el gato mantenga su peso ideal, es importante adoptar una alimentación adecuada y planificar actividades diarias que ayuden al gato a mantenerse activo y en forma.

El primer paso del programa consiste en aumentar la actividad a la hora de comer. En lugar de colocar su ración diaria en un comedero, se pueden estimular conductas relacionadas con la alimentación como la localización y la captura de la presa. Por ejemplo, se puede esparcir el pienso en el suelo, esconderlo en diferentes partes de la casa, colocarlo en un juguete hueco, como una pelota o una botella de plástico pequeña con agujeros, que el gato tenga que manipular o se pueden lanzar, de una en una, algunas croquetas para que el gato las cace. Para los animales es natural “trabajar” e invertir tiempo en actividades relacionadas con la caza, mientras que no es natural tener toda su comida concentrada en un punto y dedicar a la alimentación solo pocos minutos al día.

El otro punto clave del programa consiste en estimular el juego. Cada gato tiene sus preferencias pero la mayoría de juegos de gato se basan en la caza. Este instinto se puede despertar con juguetes del tamaño de un ratón, ligeros, posiblemente con plumas, y que se puedan mover fácilmente simulando una presa que huye del gato en línea recta. En el mercado hay una gran oferta de juguetes para gatos, incluidos ratones teledirigidos y juguetes con temporizador que se activan a horas predeterminadas para entretener al gato cuando el propietario no está en casa. Los gatos se suelen cansar rápidamente: en la naturaleza tienen explosiones de actividad, cuando persiguen y capturan a la presa, seguidas por largos periodos de descanso. Así que lo mejor para que el programa de actividad tenga éxito es que se organicen varias sesiones de juego de pocos minutos de duración, para llegar a realizar aproximadamente media hora de actividad diaria. Claramente para un gato que ya está sobrepeso el aumento del ejercicio tiene que ser progresivo.

La actividad física se puede aumentar también creando un espacio más complejo para el gato, con estanterías y árboles rascadores, ofreciéndole objetos para explorar, como cajas de cartón, o dejándole acceso controlado al exterior. Hay muchas posibilidades para conseguir que el gato de casa haga más deporte! Las actividades se elegirán en función de las características del gato y de la participación del propietario, pero lo importante es que permitan hacer ejercicio y mantenerse en forma, además de aumentar el nivel de estimulación mental del gato y mejorar su calidad de vida.

Así que manos a la obra. ¡Empieza la operación bikini!