La alimentación del perro atleta


La alimentación del perro atleta

Necesidades especiales

La actividad física intensa de un perro puede ir desde los sprints, como los de los galgos que participan en carreras cortas, hasta el trabajo intenso de tirar de un trineo por la nieve durante un periodo prolongado, pasando por los diferentes niveles de actividad de perros de trabajo, como los que buscan explosivos o los perros pastores, que pueden estar sometidos a periodos prolongados de actividad de moderada a alta durante varios días o semanas.  Todos estos tipos de perros son atletas y, como ocurre con las personas deportistas, tienen necesidades especiales.

 

Alimentación y ejercicio

Los perros tienen una resistencia increíble y, si están hidratados y su temperatura corporal es adecuada, pueden seguir corriendo durante más tiempo que casi cualquier otra especie animal, una cualidad que ha ayudado a sus antepasados a cazar distintos tipos de presas que carecían de esa resistencia. Cuando los huskies compiten en una carrera en invierno, un ejemplar de 30 Kg. puede llegar a consumir 10.000 calorías al día, que en proporción es mucho más de lo que comería un atleta humano. La fisiología del perro está hecha para utilizar las grasas y proteínas de forma eficaz y proporcionarle la energía necesaria, a diferencia de los seres humanos para los que se puede recomendar una "carga de carbohidratos" antes de hacer ejercicio.


Para las altas necesidades energéticas de los perros se deben seguir unas pautas especiales:

 

  1. Alimentar al perro con raciones pequeñas y frecuentes. De lo contrario, el aparato digestivo no procesa el alimento correctamente.

  2. Alimentar al perro con productos que se digieran con mucha facilidad para proporcionarle la energía necesaria de forma eficiente.

  3. Utilizar niveles bajos de fibra para un menor volumen, pero suficientes como para favorecer un buen proceso digestivo.

  4. Incluir un nivel alto de grasas animales de buena calidad. De esta forma se le proporciona más del doble de energía que con la misma cantidad de proteínas o carbohidratos.

  5. Utilizar proteínas de origen animal de gran calidad para proporcionarle los aminoácidos esenciales que mantengan y desarrollen los músculos y reparen los tejidos.

  6. Los carbohidratos son una buena fuente de energía rápida, sobre todo si el arroz o los cereales se presentan con una trituración fina y están preparados de manera adecuada para que los almidones digeribles estén disponibles fácilmente y sean absorbidos por el intestino sin problemas.

  7. Las vitaminas y los oligoelementos son necesarios, pero si el perro está comiendo tanta cantidad, los niveles normales serán suficientes.


Además, es importante tener en cuenta otros dos aspectos de la actividad física intensa de los perros:

 

  1. Regulación de la temperatura: los perros jadean para regular su temperatura, aunque este sistema no es tan eficiente como el sudor en los seres humanos.  En condiciones de calor, si el perro sufre un calor excesivo, no podrá seguir haciendo un ejercicio intenso.  Por este motivo, las pruebas de resistencia más largas se dan en el frío y la nieve del invierno.

  2. Agua: al regular su temperatura, el perro pierde agua jadeando y sin el agua necesaria no puede seguir haciendo el ejercicio.


Cuando el perro atleta no está trabajando, puede que se deban sustituir los alimentos muy calóricos recomendados por una dieta normal. Posteriormente, la alimentación de trabajo se debe reintroducir paulatinamente durante el periodo previo a la carrera o al trabajo físico.

 

Alimentos

Hay alimentos desarrollados específicamente para alimentar a los perros de trabajo, que es la forma más sencilla y eficaz de aplicar los conocimientos científicos para conseguir una alimentación óptima en este tipo de perros.